serafín


También se encuentra en: Sinónimos.

serafín

(Del lat. seraphin < hebreo seraphim .)
1. s. m. RELIGIÓN Espíritu celeste que pertenece al primer coro de la jerarquía angélica.
2. Persona, en particular mujer o niño, de belleza extraordinaria. querubín

serafín

 
m. rel. Cada uno de los espíritus bienaventurados que se distinguen por el perenne ardor con que aman las cosas divinas.
fig.Persona de singular hermosura.
zool. serafín de platanar Mamífero maldentado (Cyclopes didactylus), de hocico corto y cola larga. Es nocturno y arborícola. Se halla desde el S de México hasta Brasil y Bolivia.

serafín

(seɾa'fin)
sustantivo masculino
religión espíritu celeste que forma parte del primer coro de ángeles y superior a los querubines el coro de serafines
Sinónimos

serafín

sustantivo masculino
Traducciones

serafín

Seraph

serafín

serafino

serafín

séraphin

serafín

SM
1. (Rel) → seraph (fig) → angel
2. (Caribe) (= broche) → clip, fastener
Ejemplos ?
Si queda un pintor de santos, si queda un pintor de cielos, que haga el cielo de mi tierra, con los tonos de mi pueblo, con su ángel de perla fina, con su ángel de medio pelo, con sus ángeles catires, con sus ángeles morenos, con sus angelitos blancos, con sus angelitos indios, con sus angelitos negros, que vayan comiendo mango por las barriadas del cielo. Si al cielo voy algún día, tengo que hallarte en el cielo, angelitico del diablo, serafín cucurusero.
Fígaro, que, según decían, tenía una vaga semejanza con el barbero del número 8 de aquella calle, por lo que había merecido dos veces ser llamado de aquella manera, no estaría del todo bien en casa de don Serafín, cuyos niños eran muy revoltosos y trataban con dureza a los animales.
Pero al cabo, como el tiempo urgía, Morito fue entregado a Doña Carlota y Fígaro a Don Serafín. Ambos fueron adornados con collares rojos y cascabeles, y Blanca, la niña de la viuda, y Alejandro y Pepita, hijos del cacallero, que también era vecino de Doña Casimira, habitando en el otro tercero, no dudaron ya que en sus moradas todo sería bienestar y ventura con haber llevado a ellas a los dos gatitos.
Al pronto la casualidad vino a confirmar aquella idea: Doña Carlota ganó un premio a la lotería y D. Serafín, que estaba cesante, fue colocado con doce mil reales en un Ministerio.
Eres tú aquel Adán afortunado Que de recientes flores coronado Dios puso en un jardín, Para que con tu vista entretenido, Al resplandor del sol recién nacido, Te amase el serafín?
Yo bebía en tus ojos dulce encanto, Y envidiaba mi dicha el ángel santo, Y el mismo serafín, Que, al eco de tu voz, dejaba el cielo, Por gozar tu mirada de consuelo, Volando en el jardín.
Hablando un día D. Serafín con la vecina del piso entresuelo, delante de los dos niños, en tono de burla, de la felicidad que les había llevado el gato negro, la señora le dijo: -Hay dos clases de gatos negros: unos que dan la ventura y otros que la quitan.
-¿De modo -insistí- que niegas que don Serafín, por el puesto que desempeña, sea un hombre bueno, de sentimientos nobles y humanitarios?
En la red que amor labró Parecía su cendal Azucena que voló De su tallo virginal. Y el olor de frescas flores En la cuna del jardín Regaló un sueño de amores Al aéreo serafín.
Era también aquella una mañana, pero luminosa, con un cielo de zafiro y una atmósfera cálida que hacía bullir con fuerza la sangre en las arterias de los jóvenes y devolvía el vigor y la energía a los viejos. Don serafín, el vicedirector, hallábase en el primer patio haciendo su visita de inspección reglamentaria.
De la noche en el capuz Se oculta tal atentado; Mas, hecho tan mal recado, Fernán es quien pide luz: Y la luz vino a alumbrar La escena de graves duelos: Los errores de los celos, La injuria de sospechar, La muerte injusta y mal dada, El sueño de un serafín Y por complemento y fin La maldad de una criada.
¡Afortunadamente, pronto me iré a mi cuartito de la calle de Tudescos, a la oficina de mi seráfico pariente y a mi casino de mi alma y cesará este martirio a que me ha condenado usted con su cara, su cuerpo y sus acciones de serafín, y con su frialdad, sus bromas y su sonrisa de demonio!