sequía


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sequía: inundación

sequía

1. s. f. Estado climático caracterizado por la ausencia prolongada de lluvias la persistente sequía está dejando los pantanos a niveles muy bajos.
2. Ausencia de cualquier cosa sequía de trabajo; sequía de goles.

sequía

 
f. meteor. Tiempo seco de larga duración.
Sed.

sequía

(se'kia)
sustantivo femenino
falta de lluvias durante un prolongado espacio de tiempo La sequía arruinó los cultivos regionales.
Sinónimos

sequía

sustantivo femenino
1 seca.
2 (América) sed.
Traducciones

sequía

drought

sequía

Dürre

sequía

siccità

sequía

sucho

sequía

tørke

sequía

kuivuus

sequía

suša

sequía

日照り

sequía

가뭄

sequía

droogte

sequía

tørke

sequía

susza

sequía

seca

sequía

torka

sequía

ความแห้งแล้ง

sequía

kuraklık

sequía

hạn hán

sequía

旱灾, 干旱

sequía

суша

sequía

乾旱

sequía

הבצורת

sequía

SF
1. (= falta de lluvias) → drought
2. (= temporada) → dry season
3. (Andes) (= sed) → thirst
Ejemplos ?
Para la siguiente temporada de sequía y de lluvia, ya estaba listo el nuevo regulador de la distribución acuífera, con lo cual, la comunidad zoo botánica vivió en armonía.
La erosión, la sequía, la inundación, podrán ser aminoradas en sus consecuencias desfavorables, si nos guía una amplia visión, si un mismo designio nos concita y si una sola esperanza nos une para integrar, en definitiva, el México que deseamos, que anhelaron los patriotas idos y que lograrán los futuros mexicanos.
Cuando ya Gargantúa es varias veces centenario, nace Pantagruel en un año de gran sequía (lo que explica su sed inextinguible) y el echarlo al mundo le cuesta la vida a su madre Badebec.
En caso de cañas afectadas por sequía, inundación, ciclones y plagas, merecerán consideración especial, debiéndose llevar a cabo una investigación técnica por parte del Comité respectivo, a fin de conocer el grado de deterioro de esa caña, para dictar la resolución que sea conducente, y V.
Y al final me dijo que ella había mandado inundar una casa según el sistema de un arquitecto sevillano que también inundó otra para un árabe que quería desquitarse de la sequía del desierto.
Cuando Chicomecoatl vio tanta mortandad, se estremeció y pensando que se le había pasado la mano, pues el castigo no era para destruir a todos los humanos, sino sólo a los que no se habían librado de la animalidad, se transformó de inmediato en CHALCHIUCIHUATL (chalchihui: esmeralda, jade), es decir, la fertilidad; luego en XOCHIQUETZAL (xochitl: flor), esto es, la energía creadora de flores y por último en CENTEOTL, el maíz; pero ya era demasiado tarde. El sol de tierra, la edad de la sequía destructora, TLALTONATIUH (tlalli: tierra) se había cumplido.
Desarrollar nuevas variedades con elevados contenidos de sacarosa, baja fibra, tolerantes a plagas y enfermedades, sequía e inundaciones y otras adversidades climatológicas; II.
Los helechos y cicadáceas (Brachiphyllum, Pagrophyllun, Otozamites y Nilssonioteris) encontrados demuestran que crecían en lugares húmedos, cerca de ríos, pantanos donde la humedad provenía de corrientes de o agua freática alta : los árboles (Arancaurioxylon) sin embargo crecían en las laderas donde dependían de las lluvias; de hecho deberán estudiarse más a fondo los anillos de los troncos fosilisados para entender mejor las épocas de sequía y precipitación y eventualmente la edad de los árboles.
Inundación o sequía, todo le resultaba desastre, y en tiempo de parición se le perdían o se le aguachaban dos veces más corderos que a los demás puesteros.
Al alza de los precios internacionales del petróleo, del carbón y del gas natural, se suma una severa sequía que se extiende ya por cuarto año consecutivo y que ha reducido a menos de un tercio las reservas hídricas de nuestros embalses.
Pues esas sequías que en las lomas no dejaban pasto ni para las vizcachas, el arroyo no las podía remediar, mientras que con sus crecidas, de repente tapaba los bajos, y en vez de poder soportar el campo por lo menos seis mil vacas y veinte mil ovejas, había que conformarse -y gracias- con echarle sólo tres mil y diez mil respectivamente. Con todo, más que la sequía, era para don Bernabé desastrosa la inundación.
Por el trayecto, ante el espectáculo de la llanura despierta, pensó muchas cosas: Meterse en el hato a luchar contra los enemigos, a defender sus propios derechos y también los ajenos, atropellados por los caciques de la llanura, puesto que doña Bárbara no era sino uno de tantos; a luchar contra la Naturaleza: Contra la insalubridad que estaba aniquilando la raza llanera, contra la inundación y la sequía que se disputan la tierra todo el año, contra el desierto que no deja penetrar la civilización.