sepultura

(redireccionado de sepulturas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sepultura

(Del lat. sepultura.)
1. s. f. Hoyo hecho en la tierra para enterrar un cadáver profanaron varias sepulturas del cementerio. fosa, tumba
2. Lugar donde está enterrado un cadáver cada semana lleva flores a la sepultura de su padre. tumba
3. Enterramiento de un cadáver. entierro
4. RELIGIÓN Sitio que tiene una familia para colocar la ofrenda por sus difuntos, en una iglesia.
5. cavar alguien su propia sepultura coloquial Insistir en una conducta que puede originar la ruina económica o profesional de quien la practica estás cavando tu sepultura con tanto criticar al jefe .
6. dar sepultura Enterrar un cadáver.

sepultura

 
f. Acción y efecto de sepultar.
Hoyo hecho en tierra para enterrar un cadáver.
Lugar en que está enterrado un cadáver.
Lugar que en la iglesia tiene una familia para colocar la ofrenda por sus difuntos.
Dar sepultura. Sepultar.

sepultura

(sepul'tuɾa)
sustantivo femenino
1. acción se sepultar realizar la sepultura de los accidentados
2. lugar donde se entierra a un muerto visitar la sepultura de la familia
Sinónimos

sepultura

sustantivo femenino
sepulcro, tumba*, hoyo, fosa, hoya, enterramiento, huesa, yacija, hoyanca, túmulo, cárcava.
La fosa común en los cementerios, se llama hoyanca.
Traducciones

sepultura

Grab

sepultura

burial, grave

sepultura

sepoltura, tomba

sepultura

قَبْر

sepultura

hrob

sepultura

grav

sepultura

τάφος

sepultura

hauta

sepultura

tombe

sepultura

grob

sepultura

sepultura

무덤

sepultura

graf

sepultura

grav

sepultura

grób

sepultura

sepultura

sepultura

могила

sepultura

grav

sepultura

หลุมฝังศพ

sepultura

mezar

sepultura

mộ

sepultura

坟墓, 埋葬

sepultura

埋葬

sepultura

קבורה

sepultura

SF
1. (= acción) → burial
dar sepultura ato bury
dar cristiana sepultura a algnto give sb a Christian burial
recibir sepulturato be buried
2. (= tumba) → grave, tomb
Ejemplos ?
Carlos y él hicieron juntos un viaje a Rouen para ver sepulturas en un taller de marmolista, acompañados de un artista pintor, un tal Vaufrylard, amigo de Bridoux, y que pasó todo el tiempo contando chistes.
Ya la presea estaba en su poder; sus dedos crispados la oprimían con una fuerza sobrenatural; sólo restaba huir, huir con ella; pero para esto era preciso abrir los ojos, y Pedro tenía miedo de ver, de ver la imagen, de ver los reyes de las sepulturas, los demonios de las cornisas, los endriagos de los capiteles, las fajas de sombras y los rayos de luz que, semejantes a blancos y gigantescos fantasmas, se movían lentamente en el fondo de las naves, pobladas de rumores temerosos y extraños.
CIPIÓN.—Lo que yo he oído alabar y encarecer es nuestra mucha memoria, el agradecimiento y gran fidelidad nuestra; tanto, que nos suelen pintar por símbolo de la amistad; y así, habrás visto (si has mirado en ello) que en las sepulturas de alabastro, donde suelen estar las figuras de los que allí están enterrados, cuando son marido y mujer, ponen entre los dos, a los pies, una figura de perro, en señal que se guardaron en la vida amistad y fidelidad inviolable.
Otros han estado sobre las sepulturas donde estaban enterrados sus señores sin apartarse dellas, sin comer, hasta que se les acababa la vida.
Y la linda aldea que se alzaba entre la fronda de los vergeles tornose a mis ojos el campamento de terrible memoria; y las rojas anémonas de la campiña, gotas de sangre; y las ondulaciones del terreno, sepulturas.
Los etruscos vivieron al norte de Italia, en sus doce ciudades famosas, y fueron un pueblo original, que tuvo su gobierno y su religión, y un arte parecido al de los griegos, aunque les gustaba más la burla y la extravagancia, y usaban mucho color. Todo lo pintaban, como los persas; y en las paredes de sus sepulturas hay caballos con la cabeza amarilla y la cola azul.
Sin duda eso hacía que Max y Fabio visitaran, con una curiosidad alegre y una dichosa plenitud de existencia que no hubieran tenido en un cementerio cristiano, aquellos monumentos fúnebres tan suavemente dorados por el sol y que, situados al borde del camino, parecen aferrarse todavía a la vida y no inspiran ninguna de esas frías repulsiones, ninguno de esos terrores fantásticos que se experimentan ante nuestras lúgubres sepulturas.
Vengo a ti, serpiente de ojos que hunden crímenes amenos, la de los siete venenos en el iris de sus ojos; beberán tus llantos rojos mis estertores acerbos, mientras los fúnebres cuervos, reyes de las sepulturas, velan como almas oscuras de atormentados protervos.
Tal vez mañana, cuando de aquellos niños queden sólo las ignotas y viejas sepulturas aún tenga el mismo sitio la ventana. ---- Agosto 1º de 1883.
Atenta, prestó oído al tumulto del mar, bajó su hermosa frente que los años besaron y en dolorosos términos sus labios declararon su lóbrego destino que duele recordar: «Hace ya mucho tiempo, cuando yo sostenía »trato con los vivientes y escuché sus ternuras, »igual que el mar bravío junto a esas sepulturas »con ira lamentáronse de mi pétrea apatía.
Ocurrió que salimos un día -me acuerdo bien: era el 7 de junio, un martes- con dirección a un cerro llamado El Ouad, donde existían al decir de Muley, las sepulturas «de los gigantes».
Con su báculo venía una vieja o espantajo, diciendo: -¿Quién está allá a las sepulturas?- con una cara hecha de un orejón...