separarse


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con separarse: divorciarse

separarse

(sepa'ɾaɾse)
verbo pronominal
1. distanciarse o tomar posiciones distintas dos personas o cosas Lo acompañó hasta la estación de trenes y ahí se separaron.
2. dejar de vivir juntas dos personas casadas o que vivían en pareja Se separaron después de diez años de convivencia.
3. dejar una persona voluntariamente de pertenecer a una asociación política, social o religiosa Se separó del partido y se presentó como candidato independiente.
4. volverse una comunidad política autónoma o independiente de aquella a la cual pertenecía Hong Kong se separó del gobierno británico.
Traducciones

separarse

separate, to divorce, break up, part, secede, split up

separarse

trennen, entzweien

separarse

rozejít se

separarse

gå fra hinanden

separarse

χωρίζω

separarse

jakaa

separarse

se séparer

separarse

prekinuti

separarse

分裂する

separarse

갈라서다

separarse

dele

separarse

separar-se

separarse

göra slut

separarse

แยกทาง

separarse

ayrılmak

separarse

chia ra

separarse

分手
Ejemplos ?
Podrá el juez, con todo, separarse de este orden, a petición de los herederos legítimos o de los acreedores, si lo estimare conveniente.
Porque su objeto no es, a mi parecer, aprovecharse de la imprudencia de un joven amigo y seducirle para dejarle después, y riéndose de su victoria correr tras cualquier otro; se unen con el pensamiento de no separarse más y pasar toda la vida con el que aman.
Ella lo sabía, y a pesar del terror que esta idea le producía, anhelaba ver ante sus ojos el rostro bondadoso y rudo de don Leovigildo, de aquel buen cura que tanto la acariciara de niña, al ver pasar al cual apresurábase siempre a separarse de sus compañeras de juegos y travesuras infantiles par ir a besarle la mano y a pedirle alguna estampita sagrada; a aquel bondadoso apacentador del rebaño de su pueblo, que había bendecido su unión con su Joseíto.
Cuando uno de éstos ama a los jóvenes o en otro llega a encontrar su mitad, la simpatía, la amistad y el amor se apoderan del uno y del otro de tal manera, de tan maravillosa manera, que ya no quieren separarse, aunque sólo sea un momento.
Así es. Lo mismo sucede con lo que se llama mezclarse, separarse, calentarse, enfriarse, y con todo hasta lo infinito. Y aunque ocurra a veces que carecemos de términos para expresar todos estos cambios, vemos, no obstante, por la experiencia, que es siempre de absoluta necesidad que las cosas nazcan las unas de las otras y que a través de un medio pasen de la una a la otra.
Y entonces el bisabuelo se salía de sus casillas. No podía ponerse de acuerdo con Federico, pero tampoco podían separarse, de igual manera que la época vieja y la nueva.
Joaquin Vasquez, á muy poca distancia de los contrarios, con la orden á ambos oficiales de replegarse sobre sus cuerpos si les perseguía un número muy excedente, y á este de aprovechar la menor ventaja al separarse de su punto de apoyo, en un pequeño desorden.
Dentro había dos personas, un hombre joven y guapo y una hermosísima muchacha; sentados uno junto al otro, deseaban no tener que separarse en toda la eternidad; se querían con toda el alma, mucho más de lo que el mejor de los hijos pueda querer a su madre y a su padre.
Por tener las mismas opiniones que el cuerpo, está por fuerza obligada a tener los mismos hábitos y costumbres, lo que la impide llegar pura a los infiernos; pero saliendo de esta vida, manchada todavía con las máculas del cuerpo del que acaba de separarse, entra muy pronto en otro cuerpo, donde arraiga como si la hubieran sembrado, y esto es lo que hace que esté privada de toda relación con la esencia pura, simple y divina.
Al contrario, reprimiendo todas las pasiones en una tranquilidad perfecta y teniendo siempre la razón por guía, sin separarse nunca de ella, contempla incesantemente lo que es verdadero, divino e inmutable y está por encima de la opinión.
Me parece que Simmias teme que el alma, aunque más excelente y divina que el hombre, no perezca antes que él como ha dicho de la armonía; y Cebes, si no me equivoco, ha estado conforme en que el alma es más duradera que el cuerpo, pero que no se puede asegurar si, después de haber usado varios cuerpos, no perece antes de separarse del último, y si esto no es una verdadera muerte del alma, porque el cuerpo no cesa un solo instante de perecer.
30 ¿Quién a ti te ha mudado, tan gran dios? ¿Acaso es que los amantes no largamente de su querido cuerpo separarse quieren? Y allí, a mí, a todos los divinos por tu dulce esposo, no sin taurina sangre, me prometiste, si de vuelta viniese.