sensacionalista

(redireccionado de sensacionalistas)

sensacionalista

adj./ s. m. y f. SOCIOLOGÍA Se refiere al periodista, la prensa o la noticia que trata la información con sensacionalismo periódico sensacionalista.

sensacionalista

 
adj. Que practica el sensacionalismo.

sensacionalista

(sensaθjona'lista)
abreviación
1. medio de comunicación que presenta las noticias llamativas para provocar asombro y escándalo con fines comerciales prensa sensacionalista
2. persona que trabaja en los medios y que practica este tipo de periodismo un periodista sensacionalista

sensacionalista


sustantivo
persona que trabaja en los medios y que practica este tipo de periodismo Esa cadena está llena de sensacionalistas.
Traducciones

sensacionalista

gazzettistico, scandalista

sensacionalista

сензационен

sensacionalista

A. ADJsensationalist
la prensa sensacionalistathe sensationalist press, the tabloid press
B. SMFsensationalist
Ejemplos ?
Autores que por puro exhibicionismo abren su grifo derramando literatura gauchesca; autores venales que producen por requerimiento comercial calculando efectos numerarios; sensacionalistas rebuscadores de truculencias, explotadores del asombro ingenuo sin desdeñar recurso que valga para "el cartel", con más o menos delito, todos deben ser señalados como delincuentes y llevar su castigo en el repudio público.
¿Quiere usted tarjetas, cartelones, anuncios para paredes, gas neón, entrevistas, informaciones sensacionalistas, noticieros de cine y de televisión?
A.) e iba con dos compañeros igual de valientes. Formaban el trío volátil, según los noticieros sensacionalistas de las cadenas televisivas.
Los talk shows sensacionalistas, tan exitosos a finales de los años noventa, han perdido terreno por considerarse ofensivos para ciertos sectores.
Rumores de una «maldición» se extendieron entre los medios de comunicación sensacionalistas, algo que ofendió profundamente a Craig, a quien no le gustó que compararan el accidente de Comninos con la lesión menor en un dedo que sufrió más tarde en el rodaje (también parte de la «maldición»).
Incluso en medios más sensacionalistas se habló de un inusitado resurgimiento del interés por el español en Filipinas y de una hipotética vuelta a la oficialidad del español en dicho país.
Realmente no es el único en su época, y la Corona de Aragón medieval (verdadera encrucijada entre Italia, el norte de Europa y sur hispánico y siciliano, donde los escritores musulmanes actuaron como portador de la herencia helenística e innovadores en terreno científico) fue un buen lugar para recibir toda clase de influencias, en particular el Periphyseon de Juan Escoto Erígena, la Clavis Physicae de Honorio de Autun (prohibido en 1225 porque los herejes lo utilizaban) o la doctrina, quizá derivada del Timeo de Platón, del Anima mundi (o alma cósmica, que atribuye al mundo las tres potencias anímicas: memoria, inteligencia y voluntad). No desmerece en nada la importancia de Llull si ignoramos las implicaciones ucrónicas de algunas lecturas sensacionalistas.
Blogs de chismes Este tipo de blog se puede atribuir en gran medida a la popularidad de Pérez Hilton, un bloguero que postea sobre celebridades del entretenimiento mediático. Suele publicar fotografías sensacionalistas de las celebridades, acompañadas por títulos y comentarios.
Algunos títulos de culto de este género son: Psycho (1960), Blood Feast (1963), Night of the Living Dead (1968), Dawn of the Dead (1978), The Evil Dead (1981), The Blair Witch Project (1999), Final Destination (2000), Saw (2004), Hostel (2005). Mondo: Se caracteriza por presentar temas sensacionalistas sobre las costumbres étnicas en diferentes lugares exóticos.
Inmediatamente comenzaron algunas polémicas en torno al rock, cuando ciertos medios sensacionalistas y amarillistas argumentaban que los jóvenes "enloquecían" en las salas de cine a causa de las películas rockeras, causando en algunos casos destrozos, y levantaban la guardia ante la llegada de Bill Haley diciendo que el rock and roll era música extranjerizante.
Despedido, abandonado por su mujer y apartado por sus colegas, se ve obligado a trabajar en periódicos sensacionalistas de segunda fila para lograr subsistir.
Durante la década de 1980, el gran interés mediático en las opiniones y la vida privada de la familia real británica llevó a una serie de historias sensacionalistas dentro de la prensa, aunque no todas fueron ciertas.