senectud


También se encuentra en: Sinónimos.

senectud

(Del lat. senectus, -utis.)
s. f. Período de la vida de una persona que corresponde a la edad senil. ancianidad, vejez

senectud

 
f. Edad senil, que comúnmente empieza a los sesenta años.

senectud

(senek'tud)
sustantivo femenino
juventud etapa de la vida correspondiente a la edad senil La senectud no significa pérdida de agilidad mental.
Sinónimos

senectud

sustantivo femenino
Traducciones

senectud

old age, senility

senectud

sénescence

senectud

senescence

senectud

衰老

senectud

衰老

senectud

senescence

senectud

SFold age

senectud

f old age
Ejemplos ?
Lo único que ha envejecidos son los vicios y sus órganos, pero el alma es vigorosa y se alegra de no tener demasiado ligamen con el cuerpo: ella ha dejado gran parte de la carga. Por eso salta de gozo, y me desmiente mi pretendida senectud, pues dice que esta es la flor de su edad.
Pero apenas hubo visto la vieja al caballero, cuando sus narices se pusieron lívidas, porque le pareció que los muertos resucitaban, y huyó, invocando al objeto de su devoción, Belzebut, haciéndole promesa de comer cuantas peras y manzanas le presentase si la libertaba de aquella visión de carne y hueso, salida de la mansión de los muertos. -Señora senectud -le gritaba el recién llegado-, ¿no ha venido por acá un caballero que viste así?
Metchnikoff declara que morimos a causa de una especie de parasitismo, de una flora microbiana, cuyos efectos se pueden combatir, alargando la vida y aliviándonos de los achaques de la senectud.
Es un gusto existir consigo mismo el más largo tiempo posible, cuando uno se ha hecho digno de disfrutar de sí mismo; por eso ahora decidiremos si procede hacer menosprecio de los últimos años de la senectud y no esperar al fin, antes uno mismo hacérsela.
V En el amplio panorama de su desolación divaga la inmortal ausencia de su juventud enclaustrada en la locura virgen de un ayer que la incendió y ornamentado en los humos de la confusión caminó los pasos lúbricos de la senectud aislado en su febril origen de una flor hecha rencor.
¿Qué hombre puede igualarse en la perspicacia de la vista con las águilas y los buitres; en el olfato con los perros; en la velocidad con las liebres, con los ciervos y con las aves; en el valor con los leones y elefantes; en la vida larga con las serpientes, de quienes se dice que dejando los despojos de la senectud, y mudando su antigua túnica, vuelven a remozar?
Al lado de la piedra enorme, que giraba incesante, moliendo, en vez de trigo, la harina gris del tiempo, veíanse dos lechos, y postrados en ellos, y gimientes, a un viejo desdentado, de barbazas fluviales, de arado semblante y de brazos que parecían hechos de cordeles retorcidos con todos los estigmas de la senectud en el cuerpo, sacudido ya por el hipo de la agonía, y a una mujer que también se quejaba, pero con el quejido fecundo y vital de las madres.
De esta conformidad irán a la tierra, porque de hombres vivos se harán tierra; como se va a la ceniza lo que se hace ceniza, y se va a la senectud lo que se hace viejo, y se va a cascote lo que del barro se hace cascote, y otras sesenta cosas que decimos de esta manera.
Sé que negáis vuestro favor divino a la cansada senectud, y en vano fuera implorarle; pero en tanto, bellas ninfas, del verde Pindo habitadoras, no me neguéis que os agradezca humilde los bienes que os debí.
¿Perdonarás entonces, padre mío, de mi fogosa vida a la memoria si sólo ofrece mi doliente historia las penas que te dio mi juventud? ¡Sí, y a mi tumba, dolorido anciano, irás a bendecirme cariñoso, y el ángel guardador de mi reposo consolará tu triste senectud!
El viejo la está mejor que es una boba mi hermana, pues cien mil ducados gana al primer lance de amor: la senectud sin calor es nieve que se dilata al fuego que la maltrata; necia será si no admite años que el amor derrite, pues se queda con la plata.
Sin embargo, la nostalgia de niñez, esa necesidad que arrecia con los años, que se hace apremiante en la senectud, seguía experimentándola, sin definírsela, aquel viejo sin hijos, aquel Maestro sin discípulos.