señas

(redireccionado de senas)
También se encuentra en: Sinónimos.

señas

('seɲas)
sustantivo femenino plural
indicación precisa de un domicilio o lugar ¿Me das las señas de tu casa?
indica que se añadirá un detalle específico a una descripción o explicación Para más señas, consulten los anexos que tienen ejercitación sobre el tema.
Sinónimos

señas

sustantivo femenino plural
Ejemplos ?
Se incluyen además dos cuentos yanquis (Tres senas, dos ases y El círculo de la muerte), un cuento cinematográfico (El beso de Evans), cinco cuentos chinos, un cuento simiesco o humorístico (La tragedia en una redoma), un cuento incaico (Chaymanta Huayñuy) y un cuento fantástico o metafísico (Finis desolatrix veritae).
En total 16 cuentos: El caballero Carmelo El vuelo de los cóndores Hebaristo, el sauce que murió de amor Los ojos de Judas Yerba santa Tres senas...
En 1915 el diario La Prensa de Lima le publicó dos de sus cuentos: Tres senas, dos ases (7 de julio), cuento yanqui; y El hombre maldito (28 de julio), cuento incaico que fue la primera versión de Chaymanta huayñuy.
Mi debilidad es la culpa de toda esta tragedia. Yo temí que te mataras y por eso dije que eran tres senas dos ases. Irving, vuelve a la vida.
Por cuarta vez el cubilete sacudido por la mano del capitán, arrojó un par de treses que acabaron la obra de las senas, despojando al incógnito de todo el oro que llevaba consigo.
Los rostros alisáronse cárdenos de incertidumbre. Chale lanzó sus dados. Y de este solo cordelazo, apuntaron dos senas en el paño. ¡Suerte!
Veía con placer que Tomy ganaba. No me arrepentía de haber aceptado la partida. –Cuatro senas, Tomy. Jugó Tomy: –Una sena, Irving.
Me puse de pie. –Tú has ganado Tomy –le dije. –He echado dos senas, una cuadra y dos ases; estamos iguales. –No, Tomy. Tú has ganado.
Era necesario jugar tres partidas; el que perdiera dos, sería el vencido y era necesario hacer el mayor número de senas en cada juego.
Nuestra respiración se aceleraba de manera alarmante. Eché los dados. –Dos senas, Tomy. Tomy, con relativa calma, jugó: –Cuatro senas, Irving.
–La última, –le respondí. Jugamos. Eché dos senas, una quina y dos treses. Tomy jugó. Echó tres senas y dos ases, pero hizo un movimiento imperceptible y volteó una de las senas.
Pasaban las muelas de Santa Apolonia a manos de Izquieta, quien haciendo con la izquierda una cruz bajo el tapete, aflojaba senas o quinas que era un primor.