Ejemplos ?
él promedio del Cerro, formando en su semi-planicie, de toda la infantería las columnas en masa, y destacando dos guerrillas de Caballería por la derecha é isquierda de su linea, mientras salía otra de Infanta.
-Los curiosos sonreían burlones. Los semi ofendidos siguieron al gendarme que llevaba del brazo al Amadís, como si temiera que fuera a desaparecer.
En la mayoría de los casos no se trataba de debutantes en escena política o intelectual, de jóvenes pertenecientes a una nueva generación en sentido estricto, sino de hombres que provenían de los círculos ilustrados, como Benito Juárez, o de las tertulias y asociaciones semi-secretas del romanticismo sansimoniano, como Juan Bautista Alberdi.
En los tiempos prehistóricos, cuando el hombre salvaje, fiera semi-rracional, había de contentarse con grandes cantidades de alimentos vegetales, y perseguido sin cesar por otras bestias superiores, o perseguidor a su vez de las bestias inferiores, sentía la necesidad de mantener en su organismo durante largas horas los nauseabundos desperdicios de la alimentación, el intestino grueso le prestó un gran servicio desarrollándose como un órgano de indispensable necesidad.
Si la conciencia sud-americana adoptase el culto de los héroes, preconizado por una moderna escuela histórica, resurrección de los semi-dioses de la antigüedad, adoptaría por símbolos los nombres de San Martín y de Bolívar, con » todas sus deficiencias, como hombres, con todos sus errores »como políticos.» Con admirable acierto y escrupuloso análisis pasa el señor Mitre, después del inspirado preámbulo que acabamos de copiar, á ocuparse de la conferencia de Guayaquil que, hasta aquí, se nos presentaba rodeada de misterios y de accidentes capri- chosos.
No quería ser un tirano, pero fundaba el »más estéril de los despotismos, sin comprender que los pueblos »no pueden ser semi-libres ni semi-esclavos.
Se fundaron además: 3 escuelas primarias fronterizas; 6 semi - urbanas; 38 jardines de niños en comunidades rurales; 1 instituto para la preparación del profesorado de las escuelas de enseñanza secundaria; 3 escuelas más Hijos del Ejército, en Pátzcuaro, Mich., Guadalajara, Jal.
Con la última palabra de este semi-discurso sonó el timbre y entraron por la puerta del comedor el cojito y su madre, una viejecita sarmentosa, encorvada por los años, por el trabajo y por la miseria.
—Fume, fume, y no haga caso. —¡Pero Luis María!—le reprochó la madre, semi-seria—cualquiera creería al oirte que le estamos diciendo mentiras a Durán!
Semi incorporado en un sofá, con los brazos cruzados y la galera echada sobre la frente, el Astrólogo meditaba esa noche sus preocupaciones, en la oscuridad del escritorio.
Sólo los que quieren ignorarlo no saben que una de las esperanzas más halagüeñas de los rebeldes es que el desaliento llegue a enervar los bríos de los voluntarios, sus implacables perseguidores, y no es el hecho que menos se la alimenta la semi amnistía que se ha dado a los desterrados a Fernando Poo con la fundada presunción de que mañana esa amnistía será completa y general.
Al despojarse del prestigio que le daban los tradicionales factores históricos, semi anulados hoy por la democracia, el odio social se ha desnudado de cuanto lo volvía interesante y casi poético.