Ejemplos ?
El hecho de que una persona de la valía del autor que nos ocupa tuviera que recurrir a universidad de tan poco fuste y de tan mala fama, como era la de Sigüenza, no se explica en este caso por el medio habitual: ser de sangre conversa, lo que le incapacitaría para obtener grado alguno, salvo en centros como el seguntino que los otorgaban, con muy pocos escrúpulos por otra parte, a cambio de dinero.
Todos ellos se decoran en la parte interior del muro con chambrana lisa y voltean sobre dobles columnas con fustes separados con bellos capiteles de gusto seguntino y cisterciense formado por hojas de acanto, palmetas, etc.
En su interior destaca el retablo principal barroco, obra del maestro seguntino de arquitectura y talla Juan de Sancho (1670-1726) y sufragado por Lucas del Olmo y Monje.
Cercana a ella se encuentra la Casa del curato, actualmente desocupada al residir los párrocos en Sigüenza, que conserva un bello escudo labrado con el emblema del jarrón con azucenas del obispado seguntino y un balcón de madera labrada.
Destaca la iglesia de "San Martín Obispo" del siglo XVI con su portada renacentista; Reja Plateresca fechada en 1592 procedente probablemente de un taller seguntino que encierra la capilla de la Asunción de Nª Señora y las lápidas bajorrelieve en mármol blanco de Pedro Gálvez y su esposa Ana Velázquez, señores de Riosalido.
A mediados del siglo XVIII y según se informa en el Catastro del Marques de la Ensenada el Monasterio de San Bartolome de Lupiana(Jerónimos), el Convento de Capuchinas de Nª Sª de Belén de Cifuentes, el Colegio de la Compañía de Jesus de Soria (Instituto Antonio Machado (Soria)), las dominicas del Convento de San Blas (Lerma), así como la Iglesia y el Cabildo Seguntino, eran receptores de rentas de tierras.
En el censo diocesano seguntino de 1353 leemos: enla eglesia de cubertelada ay cuatro beneficios e vale el beneficio conla cura e con sus aventuras 120 mrs.
En el censo del obispado seguntino de 1353 leemos: " enla eglesia de lodares e almantica ay un beneficio curado vale de renta con sus aventuras 350 mrs.
En 1556 cobró la pintura del retablo del colegio de Infantes de Toledo, obra de Vergara, y contrató las pinturas del retablo mayor de la parroquial de Fuentelencina, completado por el pintor de seguntino Diego de Madrid, que en abril de 1557 se comprometió a ejecutar de su mano seis pinturas según las condiciones y trazas dadas por Velasco.
No sólo los hermanos Romo y Gamboa ocuparon cargos de importancia; en 1820 el alcalde constitucional de Hita se llamaba Fernando Gamboa; en noviembre de 1835, José Fernando Gamboa era el representante de Sigüenza en la nueva Diputación Provincial; Felipe Gamboa Botija fue diputado en las Cortes de la Primera República, diputado provincial y alcalde de Sigüenza; y José Gamboa Calvo también representó al distrito seguntino en la Diputación Provincial.
Costeado por concejo y el cardenal de Toledo, Juan Martínez Silíceo, de las tareas escultóricas se encargaron los toledanos Nicolás de Vergara el Viejo y Juan Bautista Vázquez, siendo autor de las tablas pintadas el seguntino Diego de Madrid que en 1557 se comprometía a ejecutarlas con arreglo a las trazas proporcionadas por Luis de Velasco.
En 1644 se le encuentra avecindado ya en Sigüenza, donde permanecerá hasta su muerte, el 10 de agosto de 1657, sin dejar de trabajar para las iglesias del obispado seguntino y sus inmediaciones: en 1654 cobra de los vecinos de Yunquera de Henares el retablo de San Pedro, destruido en la guerra civil, y en 1656 fecha los retablos de la Asunción de Villanueva de Jiloca (Zaragoza), valiéndose aún de modelos de Federico Zuccaro, y el mayor de Arbancón (Guadalajara), donde firma dos de los lienzos: Santiago en Clavijo y Conversión de San Pablo.