sedoso

(redireccionado de sedosas)

sedoso, a

adj. Que es suave como la seda este champú deja el cabello sedoso. áspero

sedoso, -sa

 
adj. Parecido a la seda.

sedoso, -sa

(se'ðoso, -sa)
abreviación
que es tan suave como la seda cabello sedoso
Traducciones

sedoso

silky

sedoso

serico

sedoso

seidig

sedoso

soyeux

sedoso

絹のような

sedoso

Silky

sedoso

ADJsilky, silken
Ejemplos ?
Ramas adultas lampiñas, las jóvenes más o menos pelosas y cenicientas. Hojas escasas, simples, alternas, lampiñas por el haz y sedosas por el envés.
Proceden del pelo de dos razas distintas de cabra: la «cabra de Cachemira» y la «cabra de Angora». Estas fibras son suaves, sedosas y cálidas.
Son hierbas perennes gramíneas rizomatosas nativas de las zonas tropicales y regiones cálidas y templadas de todo el mundo. Tienen tallos sólidos erguidos y sedosas inflorescencias.
La única excepción son los pollos de los megapódidos, que ya están cubiertos con plumas de contorno al nacer. El plumón corporal es la capa de plumas pequeñas y sedosas que cubren el cuerpo del ave adulta bajo las plumas de contorno.
Con tallos erectos o decumbentes, las ramas de color gris-marrón o marrón rojizo, velloso o corto y sedoso a glabrescentes; ramillas de color marrón rojizo, largas y sedosas.
Poseía una belleza salvaje, grandes ojos almendrados, solamente pupila, una aceitunada melena, suave y sedosa como diente de león que le llegaba hasta más allá de su cintura, un cuerpo esbelto como un junco y su piel de un ligerísimo tono verde. Sus pestañas son larguísimas y sedosas, sus dedos, largos, finos y perfectos.
La seta, o cuerpo fructífero, de este hongo presenta un sombrero entre 8 y 20 centímetros de diámetro, y es de color blanco —de color amarillo claro en la var. flaviceps —, cubierto de fibras sedosas, que le confieren un aspecto lanoso muy característico.
La parte superior del tronco y los báculos desplegados son particularmente atractivos, cubiertos con largas escamas cospicuas, sedosas y de color pajizo.
es decir: mundos de tul, de encajes de sedosas gasas; ríos de brillantes; bellísimas flores; perfumes exquisitos; el nácar y el marfil bajo todas las formas; tesoros de raso, gro, terciopelo, blondas, oro y perlas derramados en faldas, colas, pufes, manteletas, sombrillas, zapatitos, botas, pantuflas; y allá en el fondo de un suntuoso retrete, sobre una columna de alabastro, ese delicioso vestido, ensueño de las jóvenes, compuesto de tul chantilly sobre moirée blanco, guarnecido de anchos volantes de valencienne, con una túnica del mismo tul, e iguales guarniciones recogidas con ramilletes de azahares.
Y en esta penumbra verde, moteada de inquietos puntos de sol; en este ambiente rumoroso, donde aletean tenues mariposas, zumban pesados insectos de metálico coselete y alas estridentes, y vuela el regio faisán, aristócrata del aire, extienden las rosas su erupción primaveral: unas, encendidas, de color de aurora; otras, pálidas y sedosas, con el tinte suave de la carne femenil oculta bajo el misterio de las ropas.
onti era un hombre activo y noble, excitable como un espadachín, enjuto como un hidalgo. Su penetrante mirada no desmentía la irónica sonrisa del labio fino, sombreado por sedosas hebras de bigote negro.
Harto había notado Nuño la fina devoción y el acendrado rendimiento con que el mancebo cautivo miraba y servía a su señora; pero no se atrevía a sospechar que ella pagase con amor tan delicados extremos, si bien advertía que a veces, bajo la ardiente mirada del joven, doña Mencía bajaba suave y lánguidamente los ojos, y tal vez se ponía encarnada como las amapolas, y aún creyó percibir en ocasiones, por entre los párpados y sedosas pestañas de ella, asomar una lágrima, que más que amarga parecía ser de ternura.