sediento


También se encuentra en: Sinónimos.

sediento, a

1. adj./ s. FISIOLOGÍA Que tiene sed vino corriendo sin parar y llegó cansado y sediento.
2. adj. AGRICULTURA, BOTÁNICA Se aplica al terreno o a la planta que necesita humedad o riego con la sequía los campos están sedientos.
3. Que desea mucho una cosa está sediento de aventuras. anhelante

sediento, -ta

 
adj. Que tiene sed.
fig.Díc. del campo o planta que necesita de humedad.
fig.Que con ansia desea una cosa.

sediento, -ta

(se'ðjento, -ta)
abreviación
1. fisiología que tiene necesidad o deseos de beber Los caballos estaban sedientos.
2. que desea intensamente una cosa inmaterial El boxeador estaba sediento de gloria.
Sinónimos

sediento

adjetivo
Traducciones

sediento

thirsty, athirst

sediento

ظَمْآن

sediento

žíznivý

sediento

tørstig

sediento

durstig

sediento

janoinen

sediento

assoiffé

sediento

žedan

sediento

のどが渇いた

sediento

목마른

sediento

dorstig

sediento

tørst

sediento

spragniony

sediento

com sede

sediento

törstig

sediento

ที่กระหายน้ำ

sediento

susuz

sediento

khát

sediento

渴的

sediento

ADJ [persona] → thirsty; [campos] → parched
sediento de poderpower-hungry

sediento-a

a. thirsty.
Ejemplos ?
¡Se necesita poseer un alma donde cada cual posee un sentido, y ser el factor inmediato de todo lo sediento que para ser aguarda nuestro contacto!
Y esto, si lo hicieras saciado, yo callaría. Ahora de esto mismo me duelo: que a hambrear de ti y a estar sediento el chico aprenderá.
Trazaba entonces una figura monstruosa, una imagen que expresaba, acaso justificándola, el tenor de su naturaleza, su espíritu terráqueo, su inclinación al suelo. Sediento y comido por los ardores de la sangre, Miguel doblaba los pedestales iliacos y extendía los brazos hacia adelante, hasta dar las manos en tierra.
Y así, prisionero en la jaula, el sediento y hambriento coyote, requemado por el sol, ultrajado por la humillación, sólo acertaba a meditar: "En vano he nacido; en vano he llegado a la tierra.
Con ardimiento lidiad. MARSILLA. ¿Quién, de libertad sediento, no lidia con ardimiento al grito de libertad? OSMÍN. Cuanto a Zulima....
Quienquiera que seáis estáis necesitado; tomad. (Le ofrece el vaso.) EL MONJE.––Aunque sediento, nada tomaré antes que me digáis...
Si ves el ciervo herido Que baja por el monte, acelerado Buscando dolorido Alivio del mal en un arroyo helado, Y sediento al cristal se precipita, No en el alivio en el dolor me imita, Si la liebre encogida Huye medrosa de los galgos fieros, Y por salvar la vida No deja estampa de los pies ligeros, Tal mi esperanza en dudas y recelos Se ve acosa de villanos celos.
Y salía de sus regazos más sediento, más magullado del alma, más melancólico, y se encerraba, a veces, semanas enteras, sin querer poner los pies en el recinto del serrallo, hasta que, alentando un poco, volvía a su inútil lucha con lo imposible, para recaer en la pena y en el despecho.
Estése el cortesano procurando a su gusto la blanda cama y el mejor sustento; bese la ingrata mano del poderoso injusto, formando torres de esperanza al viento; viva y muera sediento por el honroso oficio, y goce yo del suelo, al aire, al sol y al hielo, ocupado en mi rústico ejercicio; que más vale pobreza en paz que en guerra mísera riqueza.
Perotal conducta era indispensable para demostrara) mundo entero que el pueblo mexicano está apto para la democracia, que está sediento de libertad, y que sus actuales gobernantes no responden a sus aspiraciones.
Estése el cortesano procurando a su gusto la blanda cama y el mejor sustento; bese la ingrata mano del poderoso injusto, formando torres de esperanza al viento; viva y muera sediento por el honroso oficio, y goce yo del suelo, al aire, al sol y al hielo, ocupado en mi rústico ejercicio; que más vale pobreza en paz que en guerra mísera riqueza.
Ni ruegos ni dones la ablandaron, y con la espuela de la dificultad, Floraldo se exaltó, disparatado y loco, y llegó al extremo de poner a disposición de la bohemia, cual si arrojase un cequí sobre la alfombra que zarandeaban sus pies, fortuna, nombre, cuanto ofrecer puede un sediento de felicidades que la fantasía agiganta, a la mujer que se ha hecho dueña de sus potencias y sentidos.