sedicioso


También se encuentra en: Sinónimos.

sedicioso, a

(Del lat. seditiosus .)
1. adj./ s. Que promueve una sedición o toma parte en ella detuvieron a los principales sediciosos.
2. adj. Que tiene relación con la sedición se reprimirán los actos sediciosos.

sedicioso, -sa

 
adj.-s. Que promueve una sedición o toma parte en ella.
Díc. del acto o palabra de la persona sediciosa.

sedicioso, -sa

(seði'θjoso, -sa)
abreviación
acto, dicho, persona pacífico que promueve la sedición discurso sedicioso
Sinónimos

sedicioso

, sediciosa
adjetivo y sustantivo
Traducciones

sedicioso

Aufrührer

sedicioso

seditious

sedicioso

sedizioso

sedicioso

/a
A. ADJseditious
B. SM/Frebel
Ejemplos ?
Los romanos, por considerarlo un rebelde sedicioso que incita al pueblo judío a rebelarse contra Roma, y los sacerdotes judíos en cabeza de Caifás, apoyando el argumento doble de blasfemia y sedición política contra Roma.
El Analytical Review suspendió su publicación en diciembre de 1798 después de la muerte de Christie (1796) y Wollstonecraft (1797), la convicción de Johnson por libelo sedicioso (1798), y la retira de contribuciones de otros autores.
Podían disolver "cualquier revuelta popular y agrupamiento sedicioso", arrestar y entregar a la justicia "los culpables de excesos y de violencias", y emplear "la fuerza de las armas" en el marco de la ley marcial o de la ley sobre "la acción de la fuerza pública" (III.
(Casi a la misma hora en que Azaña abandona su hotel Lerroux está hablando con el general Batet, al que le informa, entre otra cosas, de que Azaña en esos momentos estaba redactando un manifiesto para Companys «presumiblemente sedicioso») Los temores de Azaña se vieron cumplidos pues la prensa de derechas de Madrid, sabiendo que está en Barcelona, le acusa de estar detrás de la rebelión de la Generalidad (El Debate del día 7: «allí está Azaña, el masón»), inventando historias de que había difundido por radio proclamas llamando «a los catalanes a colocarse en pie de guerra» (ABC del día 7) o de que había conseguido escapar del Palau de la Generalidad a través de las alcantarillas (ABC del día 9 de octubre).
Los últimos días de la Semana Santa de 1820 estaban fijados para iniciar un movimiento sedicioso que debía iniciarse con el asesinato del doctor Francia durante su habitual recorrido a caballo.
En la época revolucionaria salió en defensa de la cabecera municipal y para evitar el saqueo de la población aportó 200 de los 400 pesos que el 6 de octubre de 1927 exigió Manuel Gassos y un grupo sedicioso de 80 hombres, a su paso por la jurisdicción.
Éste, movido por misericordia hacia los bárbaros y por la religión (o por el deseo de perturbaciones, a las que era muy aficionado, pues era sedicioso por naturaleza), vuelto a España, con su amigo Rodrigo de Andrada informó al Emperador, tomando por testigo a Rodrigo, de las calamidades de los bárbaros, y demostró que muchas islas y aun parte del continente de muy poblados habían quedado reducidos a desiertos por la avaricia y crueldad de los nuestros y que muchos habían sido hechos esclavos contra todo derecho humano y divino, exagerándolo todo y mezclando cosas falsas y verdaderas (Hechos del Emperador Carlos V, lib.
Prats les expresó que era “una orden”, pues como Comandante en Jefe del Ejército tenía el deber de reprimir el movimiento sedicioso contra el gobierno, y los oficiales debían obedecerle.
Otro conspirador fue un habanero conocido por el nombre de don Fermín quien, en 1809, tramó con el propósito de declarar a Santo Domingo independiente de España. Fue acusado de sedicioso y encerrado durante siete años en Fortaleza Ozama, antes de ser embarcado hacia la Península.
El 30 de agosto, ya en Candelaria y antes de avanzar hacia San Carlos, Velasco hizo jurar fidelidad al Consejo de Regencia de Cádiz y ordenó a los delegados de los departamentos la captura de Rocamora "para imponerle el ejemplar castigo que merecía por haberse introducido en el territorio de mi mando, sin mando, sin autoridad ni jurisdicción, y ser sedicioso perturbador público y traidor a la Patria y al Rey"'.
Respecto a la parte final de la ley, los obispos añadieron que no podría ser rey quien llegara al trono por medio de la conspiración de unos pocos o de un levantamiento sedicioso de la «plebe rústica».
Fue denunciado, arrestado ese mismo día y conducido a las bóvedas de La Guaira, donde se le siguió juicio por sedicioso; esta causa fue vinculada a la que se les siguió a los comprometidos en la Conjuración de los Mantuanos (noviembre de 1808); puesto en libertad, fue confinado a su hacienda.