sectario

(redireccionado de sectarios)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sectarios: sectaria

sectario, a

1. adj./ s. Que es miembro de una secta los sectarios obedecen fielmente a su líder.
2. Que sigue de manera fanática una ideología defiéndeles, pero no caigas en actitudes sectarias. partidista

sectario, -ria

 
adj.-s. Que profesa o pertenece a una secta.
Secuaz, fanático e intransigente.

sectario, -ria

(sek'taɾjo, -ɾja)
abreviación
1. persona que es parte de una secta proselitismo sectario
2. persona comprensivo que sigue con fanatismo ciertas ideas discursos sectarios
Sinónimos

sectario

, sectaria
adjetivo y sustantivo
Traducciones

sectario

settario

sectario

sectaire

sectario

sektarische

sectario

الطائفية

sectario

sekterisk

sectario

/a
A. ADJsectarian
no sectario (Pol) → non-sectarian (Rel) → non-denominational
B. SM/Fsectarian
Ejemplos ?
Pasemos ahora a los grupos sectarios. La primera etapa de la lucha del proletariado contra la burguesía se desarrolló bajo el signo del movimiento sectario.
Esta misma filosofía en la revolución francesa tentaba a sus sectarios como en otro tiempo se tentó al Redentor...
Pertenece a los espíritus mezquinos, sin horizontes y sin alas, a las mentalidades dogmáticas que quieren petrificar e inmovilizar la vida en una fórmula rígida, el privilegio de la incomprensión y del egotismo sectarios.
El primer calificativo que nos colgaron fue de sectarios, incluso cuando implican el tiempo en que se estuvo dando la lucha ideológica al interior de las organizaciones.
Con ella y con lo despejado de su ingenio alcanzó a conquistarse el cariño del sultán, quien lo elevó al rango de visir. Su fervor religioso en América y España fue la máscara tras la que se escondía el más fiel de los sectarios de Mahoma.
¿Por qué no reserváis para vuestros amigos y vuestros hijos esas lecciones provechosas? Recibiríais muy pronto el premio y no temeríamos nosotros encontrar en los nuestros alguno de vuestros sectarios.
No importa que estos modernos sectarios de la prescindencia sigan figurando en el mundo, escribiendo poemas, novelas, ensayos; todo eso es apariencia, tal vez un modo de ganar el pan y las distracciones; pero en el fondo ya no hay nada; no hay deseo, no hay plan, no hay orden bello de vida que aspira a un fin determinado; no hay nada de lo que había, por ejemplo, en el sistemático Goethe, que metió el mundo en su cabeza para poder ser egoísta pensando en lo que no era él; por eso se ve que tales hombres siguen figurando entre los artistas, entre los escritores; parece que siguen aspirando al primer puesto...
Despues de ejercitar su lápiz en el Gil Blas y otros periódicos de su ralea, Ortego marchó á París, y en aquella Babilonia de la civilizacion moderna acabó de extraviarse, halagado por el aplauso de los sectarios que veían con gusto á un español maldiciendo de las glorias de nuestros exclarecidos artistas, que en pintar la vida monacal no han tenido rival en Europa.
Y esto es tan justo que no sólo a las mujeres, que por tan ineptas están tenidas, sino a los hombres, que con sólo serlo piensan que son sabios, se había de prohibir la interpretación de las Sagradas Letras, en no siendo muy doctos y virtuosos y de ingenios dóciles y bien inclinados; porque de lo contrario creo yo que han salido tantos sectarios y que ha sido la raíz de tantas herejías; porque hay muchos que estudian para ignorar, especialmente los que son de ánimos arrogantes, inquietos y soberbios, amigos de novedades en la Ley (que es quien las rehusa); y así hasta que por decir lo que nadie ha dicho dicen una herejía, no están contentos.
La fraseología de estos sectarios, cuyo radicalismo consiste sólo en pronunciar palabras altisonantes, sirve espléndidamente los designios de la reacción.
Después Gustavo se fue a Inglaterra, a Amburgo, en donde quiso entrar en la congregación de los Padres Moraves; pero sus sectarios se opusieron.
A persuasion suya se fundó la Universidad de Palencia, que después fué trasladada á Salamanca: porque no hubo en su tiempo empresa importante, ya para fomentar la piedad y las letras, ya para dilatar con las armas los términos del Imperio Castellano contra los Sectarios de Mahoma, en que no tubiese parte D.