savia


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con savia: sabia

savia

(Del lat. sapa, mosto.)
1. s. f. BOTÁNICA Jugo nutritivo de las plantas, consistente en una solución acuosa de sales minerales, azúcares y sustancias orgánicas, que circula por los vasos o conductos de las plantas superiores.
2. Cualquier cosa que sirva para dar energía, vigor o vitalidad a una persona o una cosa el vino de la bota es la savia que aún da vida al abuelo. fuerza

savia

 
f. bot. Solución acuosa que circula por los elementos conductores de las plantas vasculares.
savia bruta o ascendente Solución muy diluida que contiene sales y pequeñas cantidades de metales. Circula por los vasos leñosos.
savia elaborada o descendente Solución que contiene glúcidos, sustancias nitrogenadas, minerales y pequeñas cantidades de hormonas. Circula por los vasos cribosos.
fig.Energía, elemento vivificador.

savia

('saβja)
sustantivo femenino
1. botánica líquido espeso que circula por las plantas y que sirve para nutrirlas la savia de los pinos
2. desánimo elemento o persona que trasmite vitalidad Los proyectos son la savia de la vida.
Sinónimos
Traducciones

savia

Pflanzensaft

savia

sap

savia

sapea

savia

linfa

savia

SAP

savia

sap

savia

SAP

savia

SAP

savia

树液

savia

樹液

savia

SAP

savia

SAP

savia

樹液

savia

수액

savia

SAP

savia

SFsap

savia

f. sap, natural juice.
Ejemplos ?
Alrededor de las caladas franjas del ajimez, y enredándose por la columnilla de mármol que lo partía en dos huecos iguales, subía desde el interior de la vivienda una de esas plantas trepadoras que se mecen verdes y llenas de savia y lozanía sobre los ennegrecidos muros de los edificios ruinosos.
Y como el heroísmo en la paz es más escaso, porque es menos glorioso, que el de la guerra; como al hombre le es más fácil morir con honra que pensar con orden; como gobernar con los sentimientos exaltados y unánimes es más hacedero que dirigir, después de la pelea, los pensamientos diversos, arrogantes, exóticos o ambiciosos; como los poderes arrollados en la arremetida épica zapaban, con la cautela felina de la especie y el peso de lo real, el edificio que había izado, en las comarcas burdas y singulares de nuestra América mestiza, en los pueblos de pierna desnuda y casaca de París, la bandera de los pueblos nutridos de savia gobernante en la práctica continua de la razón y de la libertad...
Yo me incrusté en el chopo centenario con tristeza y con ansia, cual Dafne varonil que huye miedosa de un Apolo de sombra y de nostalgia. Mi espíritu fundióse con las hojas y fue mi sangre savia.
Estamos seguros también de que los gobiernos locales sabrán respaldar la labor del Ejecutivo, cooperando dentro de sus posibilidades económicas a la reintegración a sus respectivas Entidades Federativas de los mexicanos provenientes de los Estados Unidos, ya que estos grupos de conciudadanos constituyen valiosa inyección de nueva savia para el pueblo de México.
No fue, pues, aquí en donde recibieron su fuerza, su poder; sino allá se doblegó, se humilló a las tribus grandes, a las tribus pequeñas, cuando se las sacrificó ante Pluvioso, cuando se le dio a éste la sangre, la savia, la horcajadura, la axila, de todos aquellos hombres.
transfundida sangre de Italia, o de Germania, o de Vasconia, o venidos de la entraña de Francia, o de la Gran Bretaña, vida de la Policolonia, savia de la patria presente, de la nueva Europa que augura más grande Argentina futura.
(Tiembla la floresta de laurel del mundo, y antes que tu hermano vago, Segismundo, el pálido Hamlet te ofrece una flor) Ruega generoso, piadoso, orgulloso, ruega casto, puro, celeste, animoso; por nos intercede, suplica por nos, pues casi ya estamos sin savia, sin brote, sin alma, sin vida, sin luz, sin Quijote, sin pies y sin alas, sin Sancho y sin Dios.
Y el medio único de ponérselas es hacer de modo que el elemento científico sea como el hueso del sistema de educación pública. Que la enseñanza científica vaya, como la savia en los árboles, de la raíz al tope de la educación pública.
En efecto, poeta es el que escribe versos como los siguientes: jAy! en el vicio estéril el corazón del hombre se marchita, sin savia que lo aliente, cual un árbol mordido de serpiente.
Fuentes naturales brotan de la tierra y refrescan los bosques, cristalinos arroyos serpean por los montes de limoneros y naranjos, y dan savia a sus raíces; brazos de ríos en caprichosas ramificaciones se dilatan por los valles; pájaros de vistosos plumajes, y preciosas avesitas de melancólicos cantos son los habitantes de los bosques.
Brotante salió la savia del árbol rojo; semejante a sangre; la savia salió en cambio de la sangre; entonces la sangre, la savia del árbol rojo se formó en bola; semejante a sangre, apareció brillante, rojiza, en bola, en la copa.
Que yo vea”, dijo Supremo Muerto. Entonces él levantó aquello. La savia rojiza se esparció como sangre. “Animad bien el resplandor del fuego.