satírico

(redireccionado de satíricos)
También se encuentra en: Sinónimos.

satírico, a

(Derivado de sátira.)
1. adj. De la sátira respondió a sus acusaciones con un poema satírico.
2. adj./ s. LITERATURA Se aplica al autor que escribe sátiras.
3. Que gusta de criticar con ironía y mala intención deberías ser más moderado y menos satírico. irónico

satírico, a

(Derivado de sátiro.)
adj. De los sátiros.

satírico, -ca

 
adj. Relativo a la sátira.
Relativo al sátiro.
Inclinado a la mordacidad.

satírico, -ca

(sa'tiɾiko, -ka)
abreviación
1. literatura relacionado con la sátira una comedia satírica
2. que implica o denota sátira El cómico realizaba un ataque satírico de los personajes políticos durante su rutina.
Sinónimos
Traducciones

satírico

satírico

satírico

satirical

satírico

讽刺

satírico

諷刺

satírico

ADJsatiric, satirical
Ejemplos ?
influye mucho. Tal ministro que se ríe de todas las minorías, tiembla ante una caricatura o ante unos versitos satíricos de pie quebrado.
Sinceramente le debemos alabanza, y aquí citaremos de muevo, como otras veces hemos hecho, a los que de maldicientes nos acusan; solo se presenta el autor de Los amantes de Teruel, sin pandilla literaria detrás de él, sin alta posición que le abone; no le conocemos; pero nosotros, «mordaces y satíricos», contamos a dicha hacer justicia al que se presenta reclamando nuestro fallo con memoriales en la mano como Los amantes de Teruel.
Es más, un periódico muy grande, a quien perseguía mucho el Gobierno por avanzado, publicaba artículos satíricos contra los ostras que creían en la psicología vulgar, y los equiparaba a los reaccionarios políticos.
Este pueblo ha dado para todo; severidad para los viejos tiempos; austeridad para la República; depravación para los Emperadores; catacumbas para los cristianos; valor para conquistar el mundo entero; ambición para convertir todos los Estados de la tierra en arrabales tributarios; mujeres para hacer pasar las ruedas sacrílegas de su carruaje sobre el tronco destrozado de sus padres; oradores para conmover, como Cicerón; poetas para seducir con su canto, como Virgilio; satíricos, como Juvenal y Lucrecio; filósofos débiles, como Séneca; y ciudadanos enteros, como Catón.
El común y más elevado código para hombres y mujeres que la conciencia de la humanidad demandaba se hizo posible por primera vez, e inmediatamente a partir de ese momento se aseguró, cuando hombres y mujeres estuvieron los unos frente a los otros en la relación sexual, como en las demás, en actitud de absoluta igualdad y mutua independencia." "Después de todo, doctor," dije, "aunque al principio me sorprendió un poco oirle decir que no había ética sexual, aun así en realidad no dice usted nada más, ni usa palabras más fuertes, que las que usaron nuestros poetas y escritores satíricos al tratar sobre el mismo tema.
iempo hacía que deseábamos una ocasión de decir algo acerca de la mala interpretación que se da generalmente al carácter y a la condición de los escritores satíricos.
He asistido a la última conferencia pública de Alejandro Dumas sobre las obras de su gran amigo Delacroix. Algunos periódicos satíricos de aquí han puesto en ridículo por estas causeries al autor in partibus de Los tres mosqueteros .
Pepito Rueda era muy amigo de Bustamante, que le doblaba la edad; pero consistía el aquel de la amistad en que ambos eran de genio alegre y amigos de la literatura, cada uno según sus posibles. Pepito mojaba algo en varios periodiquitos satíricos de la corte.
Créese vulgarmente que sólo un principio de envidia, y la impotencia de crear, o un germen de mal humor y de misantropía, hijo de circunstancias personales o de un defecto de organización, pueden prestar a un escritor aquella acrimonia y picante mordacidad que suelen ser el distintivo de los escritos satíricos.
Es curioso advertir que el exacerbado gongorismo de sus composiciones serias disminuye hasta casi desaparecer en sus poemas satíricos, como puede observarse en el soneto A Guatavita.
Lo que no sabía Caces era que don Diego, admirador en general de los escritores satíricos, a él, a Masito, le había consagrado un culto verdadero de entusiasmo literario, de mucho tiempo atrás, desde la época en que Caces no se acordaba para nada del ilustre prócer.
Y asimismo contra satíricos maldicientes, que tratan a las mujeres de mentirosas, declaramos que tres verdades dicen en su vida: la primera cuando dicen: «¡Ay qué loca me levanté desta cabeza!».