satén


También se encuentra en: Sinónimos.

satén

(Del fr. satin < ár. vulgar zaituni < chino Tseuthung, ciudad donde se fabricaba este tejido.)
s. m. TEXTIL Tela de seda o algodón que tiene un brillo y un aspecto liso y uniforme parecidos a los del raso y que se usa para hacer forros.

satén

 
m. Raso.

satén

(sa'ten)
sustantivo masculino
textile tela brillante similar al raso pero de calidad inferior forro de satén
Sinónimos

satén:

satín
Traducciones

satén

satin

satén

sateen

satén

Satin

satén

satijn

satén

cetim

satén

صقيل

satén

Satyna

satén

Сатен

satén

satén

satén

Satén

satén

Satin

satén

Satiini

satén

סאטן

satén

サテン

satén

새틴

satén

Satin

satén

SMsateen
Ejemplos ?
En estos años la vestimenta aristocrática se componía de jubón de satén, gregüescos, calzas de gamuza, sobretodo corto con mangas perdidas, abullonadas y acuchilladas.
La vestimenta está compuesta por::• Pantalón de Satén, a media pierna bombache, de color Negro.:• Camisa de Satén, manga larga bombache, de color Rojo.:• Medias de Algodón de Nylon, hasta los muslos, color Negro.:• Alpargatas con color Negro con colores adicionales.:• Adornos en el pantalón y la Camisa: Motas de Estambres, Flecos, Pechera.
Cascabeles, Espejos, Pañuelos, etc.:• Caretas de Tela Metálica, pintada con vivos Colores, con un Paño de Satén Rojo. Se celebra el 28 de diciembre y salen a las calles del pueblo varias comparsas de "locos" que reciben el nombre de "Locos de Tinaquillo", que forman parte de la tradición de "locainas".
En su formato original publicado en tapa dura, el libro estaba cubierto de cuero negro y marcado con satén rojo, similar a algunas ediciones de la Biblia.
Presta mucha atención a los detalles, utilizando telas bastas en combinación con materiales delicados como el satén en colores vivos.
Tenía catorce años, los cabellos castaños, los ojos marrones y llenos de fuego, el rostro más voluptuoso que sea posible ver, la piel blanca como el lirio y suave como el satén, bastante bien formada, aunque un poco gorda, ligero inconveniente que tenía por resultado el culo más rozagante y lindo, el más rollizo y blanco que haya existido en París.
Por vueltas y corredores tan sombríos como inmensos, llegamos por fin a un aposento lúgubre, alumbrado nada más por seis cirios colocados en el suelo en torno a un colchón de satén negro; toda la estancia estaba tapizada de luto y, al entrar, nos asustamos.
Botas de charol, tan finas que él no las hubiera hecho ni por media onza, pantalón de satén, chaleco de terciopelo color de guinda con botonadura de oro, gabán negro de castor finísimo, camisa de holanda con pechera de batista, corbata de moaré de última moda, sombrero de ocho duros, guantes de veinticuatro reales, reloj de oro con cadena de lo mismo, su valor lo menos media talega, y bastón de concha con puño de oro preciosamente cincelado, y dentro, por lo que pudiera ocurrir, estoque que daba miedo el verle.
Es el mismo de quien habló la Duelos el 29 de noviembre al que le gustaba ver a una prostituta sobre una cama de satén negro, también es el mismo de quien habla la Martaine en primer lugar el 11 de enero.
Ornados mantos de lugoso satén púrpura encerraban sus torsos orondos, atados alrededor de sus cinturas con riendas de seda plateada sujetas con medallones de ébano en forma de cráneos deformes y misántropos.
I – QUIERE usted verlo –me había dicho mi amigo De Jacquels–, sea, consiga un dominó y un antifaz, un dominó elegante, de satén negro, cálcese unos escarpines, y, por esta vez, medias de seda negra también, y espéreme en su casa el martes hacia las diez y media; iré a buscarle.
El martes siguiente, envuelto en los susurrantes pliegues de una larga esclavina, con una máscara de terciopelo con barba de satén sujeta detrás de las orejas, esperaba a mi amigo De Jacquels en mi piso de soltero de la calle Taitbout, calentando mis pies a la vez ateridos e irritados bajo el contacto desacostumbrado de la seda, en las brasas del hogar; fuera, las bocinas y los gritos exasperantes de una noche de carnaval llegaban confusos desde el bulevar.