sarta

(redireccionado de sartas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sarta

(Del lat. serta, guirnalda.)
1. s. f. Serie de cosas atravesadas por otra fina y alargada, como un hilo, cuerda o una paja sarta de moras. ristra
2. Serie de sucesos o cosas no materiales de la misma clase nos contó una sarta de mentiras. retahíla, sucesión
3. Serie de personas o cosas que van en fila unas tras otras una sarta de gente esperaba para entrar en el cine. ringlera

sarta

 
f. Serie de cosas metidas por orden en un hilo, cuerda, etc.
fig.Porción de gentes o de cosas que van unas tras otras.
Serie de sucesos o cosas no materiales y análogas.

sarta

('saɾta)
sustantivo femenino
1. serie de cosas puestas una tras otra en un hilo sarta de perlas
2. serie de hechos o cosas no materiales de la misma índole sarta de tonterías
Sinónimos

sarta

sustantivo femenino
serie, retahíla*, sartal, rosario, aluvión, rastra, ristra, horco, horca.
Rastra, ristra, horco y horca, aluden a la sarta de frutos secos.
Traducciones

sarta

string

sarta

السلسلة

sarta

низ

sarta

字符串

sarta

文字列

sarta

문자열

sarta

SF sartalada SF (Cono Sur) (= serie) → string; (= fila) → line, row
una sarta de mentirasa pack of lies
Ejemplos ?
Dádivas quiero decir. DOÑA JUSEPA Perlas hay para cubrir diez gargantas; guarnecidas tres sartas dellas me envía, que te has de admirar de verlas.
El cacique, adornado con sus vistosos plumajes, con su diadema llena de piedras preciosas, y ricas sartas de coral y perlas que rodeaban su cuello, y caen sobre su ensangrentado pecho, no con la sangre de sus heridas, sino con la sangre española de sus víctimas, su mirada fiera y aterradora, su actitud imponente, estaba soberbio, más que un hombre era un ángel exterminador -estaba hermoso- Lucía al verlo, dio un grito, y cayó desmayada.
Si revuela a nuestro alrededor un solo murciélago, nos crispa; si en una gruta pabellonada de sartas de murciélagos se nos aplana encima el enjambre, nos ahoga.
odos la recuerdan, porque vivió muchos, muchos años, y tres generaciones la han visto envejecer lentamente, en su tienda angosta, entre rollos de estambre, piezas de pasamanería, rechamantes galones de oro y plata para casullas, y sartas de almas de bellotas, de madera torneada, que, colgadas de clavos, producían, al entrechocarse, un castañetear de huesecillos de muertos.
Quiero decir que a nadie sino a mí le llevan a hilar sartas de perlas; que los joyeros a mí acuden y, a pesar de ser bien escaso el número de collares magníficos en Europa, como todos vienen a parar aquí, ando siempre agobiada de labor...
Pues dam’ una cinta bermeja bien tinta, et buena camisa, fecha a mi guisa con su collarada. Et dam’ buenas sartas de estanno e fartas, et dame halía de buena, valía, pelleja delgada.
Que entre los gauchos cumplidos, pocas güeltas debe haber, pedir, pagar, y querer son siempre güenos partidos. Pero el gringo no era lerdo, y no se enredó en las cuartas, pronto llegó con dos sartas de chorizos, ¡puro cerdo!
o no trocaría, esclava, mi tez por tu tez morena, ni tus ojos de acebache Con mis ojos de Gazela, Ni los blondos rizos mios Por tu negra cabellera, Ni mis ricos borceguies por tu menuda chinela, Ni las decenas de aljófar con que tu cuello rodeas Por las sartas con que el mio Cubren de coral y perlas...
En aquellos tiempos los huevos, hojas acuáticas, las sartas de perlas, etc., tenían un significado que no conocemos hoy bastante, y no creo que fuesen puro capricho trivial el poner en nuestras catedrales los vegetales de las huertas, y efectivamente creo que poner los medios que Dios pone a nuestra disposición para sustentamos y alimentamos es un modo de graciar la presencia de estos dones.
Ya no cabía duda; faltaban de allí todas las joyas, las hereditarias y las nupciales. Rama de diamantes, sartas de perlas, collar de chatones, broche de rubíes y diamantes...
Hubo sartas de insolencias, y diluvios de moquetes, codazos y pisotones y sangrías de alfileres, hasta que al fin por la plaza, con lanzones y broqueles, entraron por varias calles, a son de clarín, jinetes.
El pago inmediato de las otras joyas había amansado al mismo Berándiz, y Avelino, presintiendo el gran día, de venta gorda, se liquidaba, se deshacía, probando las sartas a la cliente con gestos de fervor.