sarcásticamente


Búsquedas relacionadas con sarcásticamente: sarcasmo
Traducciones

sarcásticamente

ADVsarcastically
Ejemplos ?
¿Por qué, les preguntaban sarcásticamente, no se enfrentaban con ellos en batalla campal y confiaban de una vez en la fortuna de la guerra?
Éstos, dijeron, eran sus premios por haber servido a su país;recordaron sarcásticamente a los cónsules las campañas en las que habían combatido y les demandaban imperiosamente que se convocase al Senado.
Arrojé los anteojos al suelo, mudo de terror, mirando cara a cara a la señora Simpson con los brazos puestos en jarra riendo sarcásticamente.
Cuanto más se elevaban con su espejo, tanto más se reía éste sarcásticamente, hasta tal punto que a duras penas podían sujetarlo.
Bonavita y que yo leí cuidadosamente hace muchos años, cuando dicho precioso documento estaba en poder de la finada Doña Pilar de Herrera y de Arteaga-confirma en parte y en parte rectifica el “SUELTO”- sarcásticamente irónico- del Dr.
-¡Buenos días, Juan Falgueira! -respondió sarcásticamente ben-Carime. El renegado tembló de pies a cabeza al oír semejante saludo, y sacó del arado la reja de hierro como para defender su vida.
2 9 d e E n e r o d e 1.942 El 29 de Enero de 1.942 suscribió el Ecuador con el Perú, en el Palacio de Itimary, de Río de Janeiro capital del Brasil, el documento político sarcásticamente llamado Tratado de Paz, Amistad y Límites.
–Nada –respondióme en un mugido– Sólo que acaba de pasar ella, acompañada de un bribón, de quien ya me han noticiado como novio suyo.... –¿Cómo? –aducíle sarcásticamente– ¿Y usted? ¿Y sus diez años de amor?
Y mientras en su alma se producía el desgarramiento de la ilusión, sus labios profirieron, atropellada, sarcásticamente, estas palabras: -Adiós, Marcela...
Los ritos que se han de observar en esa festividad anual, y que son presentados sarcásticamente por Voltai­re, se hallan especificados en el Éxodo (XII, 8-11).
Apio comentó sarcásticamente que deberían considerar que gracias a él tenían un cónsul verdaderamente capaz de hablar, en vez del tartamudo que era antes.
Paralelamente, Jon Pareles, de la revista estadounidense Rolling Stone, señaló, sarcásticamente, que era tiempo de «decir adiós a la Britney virginal», pues no había duda de que Britney Spears quería que In the Zone fuera un álbum de estudio «erógeno».