santiguarse


También se encuentra en: Sinónimos.

santiguarse

(santi'γwaɾse)
verbo pronominal
1. religión hacerse la señal de la cruz sobre el pecho santiguarse al entrar a la iglesia
2. demostrar alguien asombro, extrañeza o escándalo por algo Se santiguó cuando apareció su hijo que creía muerto en la guerra.
Sinónimos

santiguarse:

persignarsehacer la señal de la cruz,
Traducciones

santiguarse

cross

santiguarse

segnare
Ejemplos ?
Y ¿quién le ha dicho a usted que yo rezaba? -¡Toma! maraco ¡Yo, que le he visto a usted quitarse el sombrero y santiguarse! -Pues, ¡qué demonio!, hombre...
-exclamó. Y volvió a quitarse el sombrero y a santiguarse. Estábamos bajo unas higueras cubiertas ya de hojas, y a la orilla de un pequeño torrente.
Su Ilustrísima, al verlo, con el susto se empezó a santiguar como era justo, pero mientras más daba en santiguarse, más veía aumentarse por varas a la vista su avión, sin saber en qué consista.
-dijo- cualquiera creería que eso es el diablo en persona. Y volvió a santiguarse. Pero el bulto crecía, crecía, hasta dejar ver el gran tenedor dorado que llevaba en alto, y el gorro puntiagudo que, rojo como todo su traje, le cubría la cabeza.
Después de santiguarse, y en chanclas y envuelto en el capote, se dirigió al jardinillo; y el corazón le dio tan gran vuelco que casi se le escapa por la boca junto con el taco redondo que lanzó.
Alzó ella los ojos, sus mejillas se tiñeron de carmín y... ¡Dios la haya perdonado! se olvidó de hacer la cruz y santiguarse. ¡Cosas del demonio!
Los dos antagonistas guardan muchos puntos de analogía, salvo que el Dictador de 1879 se reviste de hipocresía para estrangular con la mano izquierda y santiguarse con la derecha, en tanto que el Jefe de la Breña denuncia los instintos del hombre prehistórico y tiene sus francas y leales escapadas a la selva primitiva.
Y llegando a ella, abrió, y volviendo a cerrar, sin haberla sentido nadie, o por estar vencidos del sueño, o porque participaban todos del encanto, se echó en su cama, que así como estuvo en ella, la vela que estaba en casa de don Diego, ardiendo, se apagó, como si con un soplo la mataran, dejando a don Diego mucho más admirado, que no acababa de santiguarse, aunque lo hacía muchas veces, y si el acedia de ver que todo aquello era violento no le templara, se volviera loco de alegría.
Escena VI Óyese órgano interior. LA SUPERIORA, que sale por la izquierda, entra en la primera celda, después de santiguarse, y luego en el interior de la misma.
Se comenzaba por los palotes, se seguía con los perfiles, se pasaba á primera y así sucesivamente hasta llegar a ser experto de letra española. Al llegar á la puerta de la escuela acostumbraban los alumnos santiguarse.
El Papa y sus sirvientes se sientan entonces a cenar, Fausto y Mefistófeles, invisibles, alborotan alrededor de la mesa, gritando y moviendo los platos, por lo que los otros piensan que hay un fantasma en la habitación. El Papa comienza a santiguarse, para mucha diversión de los alborotadores.
Refiriéndose a Diego López de Haro, dice lo siguiente: «Era Don Diego López de Haro muy buen montañero, y estando un día en la parada aguardando que viniese el jabalí, oyó cantar en muy voz alta a una mujer encima de una peña; y fuese para ella muy fuertemente y preguntóle quien era; y ella le dijo que era una mujer de muy alto linaje, y él le dijo que pues era mujer de muy alto linaje que casaría con ella, si ella quisiese, porque él era señor de aquella tierra; y ella le dijo que lo haría, pero con la condición de que le prometiese no santiguarse nunca, él se lo otorgó, y ella se fue luego con él.