sanguijuela

(redireccionado de sanguijuelas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sanguijuela

(Del lat. vulgar *sanguisugiola.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Gusano anélido de cuerpo negro y aplastado, dotado de una ventosa bucal que utiliza para succionar sangre de los animales a los que se agarra y que se usó en medicina para sangrar a los enfermos.
2. coloquial Persona que poco a poco se gasta o se apodera de los bienes de otra este niño mimado es la sanguijuela de la familia.
NOTA: También se escribe: sanguisuela, sanguja

sanguijuela

 
f. zool. Nombre común de numerosas especies de anélidos hirudíneos, de dimensiones pequeñas, cuerpo deprimido, segmentado y con una ventosa en cada extremo. Son hematófagos.
sanguijuela común Anélido hirudíneo del orden gnatobdeliformes (Hirudo medicinalis), de cuerpo recorrido en su parte superior por seis bandas rojas.
com. fig. y fam.Persona que poco a poco va sacando [a uno] el dinero, alhajas y otras cosas.
Sinónimos

sanguijuela

sustantivo femenino
sanguisuela, sanguja.
Traducciones

sanguijuela

Egel, medizinische Blutegel

sanguijuela

sangsue

sanguijuela

sanguessuga

sanguijuela

βδέλλα

sanguijuela

水蛭

sanguijuela

水蛭

sanguijuela

Leech

sanguijuela

거머리

sanguijuela

ปลิง

sanguijuela

SFleech

sanguijuela

f leech
Ejemplos ?
Y tienen razón, y si no, dígame el que se atreva: ¿qué es lo que se inventa en Madrid ni en toda España?, en sacándonos de nuestro puchero a mediodía, pare usted de contar. A ver si hemos inventado una porción de cosas útiles, como el gran sistema, de las sanguijuelas y del agua gomosa.
¿Cómo habíamos de haber dado nosotros, que somos españoles, en que los hombres no padecen nunca más enfermedades que las que dimanan del vientre, y que para toda clase de enfermedades y enfermos, en todos los climas y países, había de bastar forrar al doliente con sanguijuelas y echarle agua de goma en el cuerpo como en una cuba sin hondón?
Como nos lo habíamos propuesto y oportunamente anunciado, después de los dos primeros años de esfuerzos de muchos sacrificios de los más responsables, disciplina de algunos y a pesar de rémoras y sanguijuelas.
¡Sí!, lancheros; sobre las grandes embarcaciones chatas y negras; colgándose de la cadena que rechina pendiente como una sierpe de hierro del macizo pescante que semeja una horea; remando de pie y a compás; yendo con la lancha del muelle al vapor y del vapor al muelle; gritando: ¡hiiooeep!, cuando se empujaban los pesados bultos para engancharlos en la uña potente que los levanta balanceándolos como un péndulo; ¡sí, lancheros!, el viejo y el muchacho, el padre y el hijo; ambos a horcajadas sobre un cajón, ambos forcejeando, ambos ganando su jornal, para ellos y para sus queridas sanguijuelas del conventillo.
Empero, lo que chuparen las infames sanguijuelas judías se desaparece y huye y se retrai en el poder de todos Vuestros enemigos; y lo que es detestable, enemigos de nuestra santa fe.
cebados en corrales premurosos, pre-muros que han de encerrarlos, pre-juicios que han de alienarlos, pre-textos que han de marcarlos, preámbulos necesarios para embaucarlos a la orden de voraces sanguijuelas que dominan las jugadas de la abeja y de la hormiga, en convenios fabricados por el zángano agresivo y la reina matriarcal que los resella.
Estoy harto de rodar al mismo sitio sin voz que me precise a los oídos tiesos. Estoy harto de cadenas sanguijuelas que me prestan vida y la cobran al precio dolor y el miedo.
ESTOS, EN VEZ DE APLICARLES A SUS SUBDITOS IMPUESTOS TEMPORALES, VIENEN A PEDIRLES PRESTAMOS A NUESTROS BANQUEROS. LOS EMPRESTITOS EXTRANJEROS SON SANGUIJUELAS DE LOS ESTADOS.
POR TAL, NO HABRA OBLIGACIONES SOBRE EL ESTADO. SE EXCEPTUARAN ALGUNOS COMPROMISOS AL 1% A FIN DE EVITAR QUE EL PAGO DE INTERESES ALIMENTE LA VORACIDAD DE LAS SANGUIJUELAS.
-No veo medicamento, porque no veo enfermedad. Si la hay es en la «sustancia gris», y yo allí no sé cómo se ponen las sanguijuelas ni cómo se aplican los revulsivos.
Con lo que, a costa del generoso heredero y del tío que en mal hora pasara a mejor vida, hicieron su agosto esas hambrientas sanguijuelas que el Diccionario de la lengua llama albaceas.
A éste le ofende su amor propio el verse desairado por aquellos a quienes se dirige, y vuelve a su tienda a cantar sus coplas en la vihuela, a afeitar a sus parroquianos y a mudar el agua a las sanguijuelas; teniendo para sí que los empresarios y los Poetas están envidiosos de su saber, y de las buenas partes de sus obras.