sangriento

(redireccionado de sangrientas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sangriento, a

(Del lat. vulgar sanguinentus .)
1. adj. Que echa sangre se hizo una gran herida sangrienta en la frente. sangrante
2. Que está manchado o mezclado con sangre escondió las sábanas sangrientas para que la policía no lo acusara. sanguinolento
3. Que es cruel y goza con el derramamiento de sangre han detenido al sangriento asesino. atroz, sanguinario
4. Que causa un derramamiento de sangre la banda terrorista se ha responsabilizado de este atentado sangriento. cruento incruento
5. Que ofende de forma grave fue víctima de una injuria sangrienta. insultante
6. literario Que tiene el color de la sangre.

sangriento, -ta

 
adj. Que echa sangre.
Teñido en sangre o mezclado con ella.
Sanguinario.
Que causa efusión de sangre.
fig.Que ofende gravemente.
De color de sangre.

sangriento, -ta

(san'gɾjento, -ta)
abreviación
1. que mana o echa sangre un tajo sangriento
2. que está manchado o mezclado con sangre El herido traía las ropas sangrientas.
3. incruento que muestra derramamiento de sangre o lo produce una batalla sangrienta
4. que es cruel y despiadado un asesinato sangriento
5. literatura que tiene el color de la sangre El vino tenía un color rojo sangriento.
Sinónimos

sangriento

, sangrienta
adjetivo
1 sanguinolento.
Alude a algo que echa sangre o que está mezclado con sangre.
2 sanguinario, cruel*.
Aplicados a personas.
Traducciones

sangriento

دَمَوِيّ, الدموية

sangriento

krvavý

sangriento

blodig

sangriento

blutig

sangriento

verinen

sangriento

sanglant

sangriento

krvav

sangriento

血まみれの

sangriento

피투성이의

sangriento

bloederig

sangriento

blodig

sangriento

krwawy, Bloody

sangriento

blodig

sangriento

เต็มไปด้วยเลือด

sangriento

kanlı

sangriento

đẫm máu

sangriento

血腥的

sangriento

ADJ
1. (= con sangre) [herida] → bleeding; [arma, manos] → bloody, bloodstained
2. [batalla, guerra] → bloody
3. (= cruel) [injusticia] → flagrant; [broma] → cruel; [insulto] → deadly
4. (liter) [color] → blood-red

sangriento-a

a. bloody.
Ejemplos ?
Porque he visto una corza tachonada, á quien se arrancaba de mis rodillas violentamente y lamentablemente, degollada por las uñas sangrientas de un lobo.
Salud. Garras Sangrientas”, dijeron al avanzar. De todos descubrieron los rostros, nombraron todos sus nombres; no hubo ni un nombre omitido.
¡jamás! Tengo horror a esas sangrientas convenciones sociales, restos de la barbarie, que deben desaparecer de nuestras costumbres.
Y prueba luego, en su exposición, la confirmación de su hipótesis de trabajo y llega a la siguiente conclusión: :“Exageraré, para ser breve, la conclusión que debe coronarla como extracto o resumen interpretativo: Para mí, por lo expuesto aquí a grandes rasgos y que en todo momento estaré obligado a aclarar y detallar más, el juntismo americano de 1810 debe definirse como un modo o solución patrióticamente salvadora de tremendas reacciones sangrientas contra gobernantes locales de acción que reputábase intolerable.
El marido de doña Tomasa no dejará de venir, él también, de vez en cuando, a jugar un partido y convidar a los amigos; y en la duda de cuántas copas son, siempre se apuntan algunas más, y la libreta se va llenando de garabatos, de manchas sangrientas, y de sumas cada vez más abultadas.
(Pronuncia las Palabras siguientes con tono profético y exaltado.) Veo a los príncipes y a la nobleza, revestidos de su noble armadura, avanzando hacia aquí para combatir a un pobre pueblo de pastores. Se libran tremendas batallas, y más de un desfiladero adquiere celebridad con sangrientas victorias.
De esta manera, lastimados los pies y los ojos de ver y andar por ruinas que aún humean, reentra en sí el poeta lírico, que siempre fue, en más o en menos, poeta personal, –y pone los ojos en las batallas y solemnidades de la naturaleza, aquel que hubiera sido en épocas cortesanas, conventuales o sangrientas, poeta de epopeya.
Si el monarca, en vez de prestar oídos al cortesano, hubiera sentido el alma de la Francia que rugía en aquellos alaridos, si hubiera auscultado sus vibraciones que exigían libertad, igualdad, fraternidad, habría ahorrado para su pueblo las sangrientas, las horrendas y dolorosas escenas del terror; sus conciudadanos, la posterioridad y la humanidad entera, le habrían levantado de un momento perenne de gratitud y de admiración, y habría perpetuado el recuerdo de la redención pacífica y grande, un pueblo tan grande como sus anhelos.
“¿Quién os picó. Garras Sangrientas?”, le dijo Dientes Sangrientos. Así fueron nombrados sus nombres; todos se nombraron el uno al otro; así, manifestaron sus rostros; al nombrar sus nombres, siendo nombrado cada uno de los capitanes por el otro; el nombre de uno, sentado en el rincón, fue dicho.
La antipatía entre dos naciones las predis­pone con mayor facilidad a insultar y agraviar, a ser altivas e intratables cuando sobreviene alguna disputa, por leve que sea. De aquí resultan choques frecuentes y feroces guerras, envenenadas y sangrientas.
¡Qual ventura seríe esta si ploguiesse al Criador que assomasse essora el Çid Campeador! Tanto las majaron que sin cosimente son, sangrientas en las camisas & todos los çiclatones.
Jesucristo -mediante su copiosa redención- no suprimió en modo alguno las diversas tribulaciones de que esta vida se halla entretejida, sino que las convirtió en excitaciones para la virtud y en materia de mérito, y ello de tal suerte que ningún mortal puede alcanzar los premios eternos, si no camina por las huellas sangrientas del mismo Jesucristo: Si constantemente sufrimos, también reinaremos con El 2 Tim.