sandía

(redireccionado de sandías)
También se encuentra en: Sinónimos.

sandía

(Del ár. batiha sindiya, badea del país de Sind, en la India.)
1. s. f. BOTÁNICA Planta herbácea cucurbitácea, con hojas divididas, flores amarillas y fruto comestible, muy cultivada en la península Ibérica.
2. AGRICULTURA Fruto de esta planta, de gran tamaño, casi esférico, de color verde oscuro, con la pulpa dulce, rosada y muy jugosa, con pepitas negras aplastadas.
NOTA: Nombre científico: (Citrullus vulgaris.)
NOTA: También se escribe: zandia

sandía

 
f. bot. Planta de la familia cucurbitáceas (Cucumis citrullus), de tallo tendido, flores amarillas y fruto grande, casi esférico.

sandía

(san'dia)
sustantivo femenino
1. botánica planta de huerto que crece a ras del suelo, tiene hojas grandes y vellosas, flores de color anaranjado y fruto comestible una plantación de sandías
2. fruto de esta planta, de gran tamaño, forma esférica, corteza verde y pulpa roja, dulce y jugosa una tajada de sandía
Sinónimos

sandía

sustantivo femenino

sandía:

melón de aguapepón,
Traducciones

sandía

بطيخ أحمر, بَطِّيخَ

sandía

Диня

sandía

síndria

sandía

vandmelon

sandía

kαρπούζι, καρπούζι

sandía

akvomelono

sandía

هندوانه

sandía

vesimeloni

sandía

pastèque, melon d’eau

sandía

אבטיח

sandía

görögdinnye

sandía

semangka

sandía

スイカ

sandía

수박

sandía

tikrasis arbūzas

sandía

vannmelon

sandía

kawon, arbuz

sandía

melancia

sandía

Арбуз

sandía

lubenica

sandía

Лубеница

sandía

vattenmelon

sandía

karpuz

sandía

Кавун

sandía

dưa hấu

sandía

西瓜

sandía

vodní meloun

sandía

lubenica

sandía

แตงโม

sandía

西瓜

sandía

SFwatermelon
V tb sandío
Ejemplos ?
Mientras practicaba estas operaciones, atendía, no fuera que pasase alguien y le viese. Nadie: la carretera desierta; por allí solo se iba a Sandías y al pazo de don Roberto...
Allí en pasmosa abundancia, crecían las sandías, robustas, enormes, cuyo solo aspecto apartaba la idea de la caladura previsora; la sandía ajena, vedada, de carne roja como el lacre, el cucurbita citrullus famoso, cuya reputación ha persistido en el tiempo y el espacio; allí doraba el sol esos melones de origen exótico, redondos, incitantes en su forma ingénita de tajadas, los melones exquisitos, de suave pasta perfumada y de exterior caprichoso, grabado como un papiro egipcio.
La inmensa bondad de estas islas a-trajo a las hordas peruanas, las que se negaron abandonarlas hasta el último momento, pese a que todos sus productos fueron devorados con ansias rapaces, talando sus palmeras de cocos, sus plantas de sandías y algodón; porque los agresores comprendieron de que nada les pertenecía y sólo estaban posesionados transitoriamente para realizar actos de pillaje y atropello a la dignidad nacional.
Una analogía fácil de encontrar hace que el sueño, donde salgan rubios, anuncie dinero; si aparecen fantasmas blancos, muerte; si toros, enamorado; si niños bellos, simpatía; si sandías, preñez.
Y saludan con un bon dia tengui gracioso, entre los cestos llenos de patatas y coles, pimientos de corales, tomates de arreboles, sonrosadas cebollas, melones y sandías, que hablan de las Arabias y las Andalucías.
Cuando entraron a San Bruno, el siniestro jefe de los Talaveras, a Santiago, montado en un burro con las piernas amarradas por debajo de la barriga del animal, los rotos le arrojaban a la cara mitades de sandías...
Esas sandías ya estaban bien comidas y raspadas, y en lugar del antiguo relleno se habían llenado... ¡calculen ustedes con qué! Muchos contemporáneos de la revolución del 20 de abril del 51, que entonces eran niños, recuerdan que cuando el sublevado Batallón Valdivia bajaba de la Plaza a la Alameda por la calle del Estado para arrojar un ataque a la Artillería, entonces, al pie del cerro, los soldados tomaban sandías al pasar por un puesto y las partían sobre sus rodillas, chupando con avidez el jugo para matar la sed de la zozobra y del temor.
Despedazábanse en los corros enormes sandías; hundíanse las botas en tajadas como medias lunas; pringábanse las caras con el rojo zumo; extendíanse los arrugados moqueros bajo la barba para no mancharse, y, al fin, la gente, con el vientre hinchado de agua, sumíase en dulce beatitud, escuchando como angélicas melodías los arañazos de los acordeones.
¡Oh! Si un verano no se dieran sandías en Colina, ni en ninguna parte, los pobres rotos se morirían de tristeza y de rabia. Ellas sí que dejarían un vacío difícil de llenar...
El sistema de las sandías caladas, que retrata mucho al hombre desconfiado y diablo, es el sistema que aplican nuestros, rotos a todos sus asuntos.
Con agilidad saltó la barda que protegía al huerto y muy seguro de sí, caminó hasta donde se veían lucir unas suculentas sandías.
Otro producto notable que ha hecho la riqueza de la zona costanera de El Oro, proveniente de las Islas de Jambelí, han sido los cultivos de extensas zonas de cocos y sandías, al igual que la pesca en cantidades apreciables para el consumo nacional, tanto como esa otra riqueza millonaria que se traduce en objetos arqueológicos, aún inexplotados y por estudiar.