sandía


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sandía: papaya

sandía

(Del ár. batiha sindiya, badea del país de Sind, en la India.)
1. s. f. BOTÁNICA Planta herbácea cucurbitácea, con hojas divididas, flores amarillas y fruto comestible, muy cultivada en la península Ibérica.
2. AGRICULTURA Fruto de esta planta, de gran tamaño, casi esférico, de color verde oscuro, con la pulpa dulce, rosada y muy jugosa, con pepitas negras aplastadas.
NOTA: Nombre científico: (Citrullus vulgaris.)
NOTA: También se escribe: zandia

sandía

 
f. bot. Planta de la familia cucurbitáceas (Cucumis citrullus), de tallo tendido, flores amarillas y fruto grande, casi esférico.

sandía

(san'dia)
sustantivo femenino
1. botánica planta de huerto que crece a ras del suelo, tiene hojas grandes y vellosas, flores de color anaranjado y fruto comestible una plantación de sandías
2. fruto de esta planta, de gran tamaño, forma esférica, corteza verde y pulpa roja, dulce y jugosa una tajada de sandía
Sinónimos

sandía

sustantivo femenino

sandía:

melón de aguapepón,
Traducciones

sandía

بطيخ أحمر, بَطِّيخَ

sandía

Диня

sandía

síndria

sandía

vandmelon

sandía

kαρπούζι, καρπούζι

sandía

akvomelono

sandía

هندوانه

sandía

vesimeloni

sandía

pastèque, melon d’eau

sandía

אבטיח

sandía

görögdinnye

sandía

semangka

sandía

スイカ

sandía

수박

sandía

tikrasis arbūzas

sandía

vannmelon

sandía

kawon, arbuz

sandía

melancia

sandía

Арбуз

sandía

lubenica

sandía

Лубеница

sandía

vattenmelon

sandía

karpuz

sandía

Кавун

sandía

dưa hấu

sandía

西瓜

sandía

vodní meloun

sandía

lubenica

sandía

แตงโม

sandía

西瓜

sandía

SFwatermelon
V tb sandío
Ejemplos ?
El café, que medio cosechaba, se desgració por la falta de agua, y pa‘remate lo pagan a precio ‘e gallina flaca. Mis hijos trabajan de albañiles y yo vendo sandía, por tajadas.
De pronto, detrás de una parva, un vasco horrible, inflamado, sale en mi dirección, mientras otro pone la proa sobre mi compañero, armados ambos del pastoril instrumento cuyo solo aspecto comunica la ingrata impresión de encontrarse en los aires, sentado incómodamente sobre dos puntas aceradas que penetran... ¡Cómo corría, abrazado tenazmente a mi sandía!
Se habían agarrado como gatos rabiosos, clavándose las uñas en el cuello, empujándose, resbalando en las cortezas de sandía y lanzando sucias blasfemias.
La mazorca ostenta su sedosa cabellera; la uva se endulza, como apercibiéndose a la vendimia; el higo ya gotea miel; la aceituna se ennegrece y se ablanda; la almendra cae de su encierro, perfumada por las olorosas gomas; el melocotón ofrece, tras la aterciopelada pelusilla, sus ricas carnes; el melón y la sandía convidan con su frescor, en tales términos, que bien puede llamarse el campo, en semejante estación, el festín de los festines.
Una desagradable impresión de espinas me reveló que había saltado el obstáculo; pero ¡oh dolor!, en el trayecto se me había caído la sandía, que yacía entre las aguas cenagosas del foso.
Con él, el gaucho, lo mismo cortará una huasca, emparejará los vasos de su caballo, partirá la carne, se escarbará las uñas y también los dientes, como degollará un animal y lo desollará, o podará una planta, hará las tarjas del recuento, sangrará su caballo y lo tuzará; de un tajo, partirá la jugosa sandía, y la punta del cuchillo será el tenedor; con el cuchillo, se señala los animales y se pica el tabaco, y también se corta los mazos de paja para techar la choza.
No se vende sandía sin estar calada. El roto no se aventura a perder su diez para que le salga una sandía verde, o desabrida. Se prueba la cala, y si está buena se le mete cuchillo.
La sandía se come también de un modo enteramente nacional, a puro cuchillo; usar para ella tenedor sería una herejía, cosas de gringo seguramente.
Allí en pasmosa abundancia, crecían las sandías, robustas, enormes, cuyo solo aspecto apartaba la idea de la caladura previsora; la sandía ajena, vedada, de carne roja como el lacre, el cucurbita citrullus famoso, cuya reputación ha persistido en el tiempo y el espacio; allí doraba el sol esos melones de origen exótico, redondos, incitantes en su forma ingénita de tajadas, los melones exquisitos, de suave pasta perfumada y de exterior caprichoso, grabado como un papiro egipcio.
Mas en cuanto le vio otra palabra llamada Música, se echó sobre ella y empezó a mesarla los cabellos y a darla coces, cantando así: -Miren la bellaca, la sandía, la loca; ¿pues no quiere llevarme encadenada -con una Preposición, diciendo que yo tengo Filosofía?
¡ Era una ignominia! Llegar al dormitorio y decir: "¡Me ha corrido el vasco, y me ha quitado la sandía!" ¡Jamás! Era mi escudo lacedemonio: ¡vuelve con él o sobre él!
El carretero de pie en la culata de la carreta arroja la sandía a otro de pie en el suelo de la calle, el que a su vez la dispara a su mujer, y ésta a su hijo mayor, que va acumulando el montón, dejando en diversos lados las grandes o de a veinte, las medianas o de a diez, y las chicas o de a cinco.