san Beda el Venerable

Beda el Venerable, san (Baeda)

 
(673-735) Benedictino y erudito inglés. Considerado el hombre más culto de su época. Es autor de obras teológicas y exegéticas, las Homilías ; y científicas, Sobre la naturaleza de las cosas y Sobre la razón de los tiempos.
Ejemplos ?
Casi todo lo que se conoce de Justo y su carrera se deriva de la Historia ecclesiastica gentis Anglorum de san Beda el Venerable, de principios del siglo VIII.
Numerosas fuentes posteriores afirman poder ofrecer información fiable acerca de este período. El primero en intentarlo fue el monje san Beda el Venerable, que escribió a comienzos del siglo VIII.
También destacó la escuela irlandesa (San Columbano, San Beda el Venerable) y la carolingia (Alcuino de York, Teodulfo de Orleans, Rabano Mauro).
Más adelante, paralelamente a la divulgación de las narraciones de las gesta martyrum, se sintió la necesidad de sintetizarlos en relatos sucintos, englobándolos en los martirologios más conocidos en aquel entonces; los compuestos por San Beda el Venerable en el siglo VIII y Floro de Lyon, Adón y Usuardo en el siglo IX.
Su erudición e importancia para el Catolicismo fueron reconocidas en 1899 cuando fue declarado Doctor de la Iglesia reconociéndolo como San Beda el Venerable.
Francisco escogió como lema y escudo papales los mismos que tenía como obispo y cardenal. Su lema, Miserando atque eligendo ('Lo miró con misericordia y lo eligió'), proviene de una homilía de san Beda el Venerable.
En este punto, insiste también en la importancia de acoger el mensaje cristiano sobre el estado de naturaleza caída, con sus heridas, según san Beda el Venerable (ignorancia, malicia, debilidad y concupiscencia).
La lista completa de doctores se acrecentó hasta la actualidad, en la que cuenta con treinta y seis nombres: En 1720 Clemente XI incorporó a San Anselmo de Canterbury; en 1722 Inocencio XIII, a San Isidoro de Sevilla; en 1729 Benedicto XIII, a San Pedro Crisólogo; en 1754 Benedicto XIV, a San León I Magno; en 1828 León XII, a San Pedro Damián; en 1830 Pío VIII, a San Bernardo de Claraval; Pío IX incluyó a San Hilario de Poitiers (1851), a San Alfonso María de Ligorio (1871), y a San Francisco de Sales (1877); en 1883 León XIII añadiría a San Cirilo de Alejandría, a San Cirilo de Jerusalén y a San Juan Damasceno, y en 1899, a San Beda el Venerable...
El primer arzobispo de la catedral fue San Agustín quien antes había sido el abad de la Abadía benedictina de San Andrés en Roma, enviado a Inglaterra por el Papa Gregorio Magno, llegando a la isla en el año 597. San Beda el Venerable (en La historia eclesiástica de los ingleses) registra cómo la Catedral fue fundada por San Agustín, el primer Arzobispo.
Los temas sobre los que los doctores han escrito varían marcadamente; además de teólogos sistemáticos, como Santo Tomás de Aquino, San Anselmo de Canterbury o San Alberto Magno, se cuentan entre ellos epígrafos y predicadores, místicos, como San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Ávila, y aun historiadores y eruditos como San Beda el Venerable, cuya Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum es una extraordinaria fuente de información sobre la Inglaterra medieval.