san Agustín de Hipona

Agustín de Hipona, san (Augustinus)

 
(354-430) Filósofo y teólogo. Fue obispo de Hipona. Proyectó por primera vez en el pensamiento occidental la reflexión humana hacia el mundo interior. Anticipándose a los siglos, supo contemplar la realidad de Dios no solo en hipótesis fundadas en la razón, sino en la intimidad profunda de la conciencia. Desde el punto de vista teológico, se planteó el problema de eliminar la antinomia libertad-necesidad. Lo resolvió conciliando la gracia con la predestinación. Obras: Sobre la música, Confesiones (400) y Sobre la ciudad de Dios (412-426), su obra más importante, entre otras.
Ejemplos ?
Benedicti Regula et religiosorum rituum antiquitates varie dilucidantur de Benedict van Häften, escrita en el siglo XVII sostiene que era frecuente en la etapa temprana de la orden. En época de San Agustín de Hipona, los bautizados adultos vestían el cilicio simbólicamente durante parte de la ceremonia.
A su vez eran percibidos con una mezcla de desprecio, temor y esperanza (retrospectivamente plasmados en el influyente poema Esperando a los bárbaros de Constantino Cavafis), e incluso se les atribuyó un papel justiciero (aunque involuntario) desde un punto de vista providencialista por parte de los autores cristianos romanos (Orosio, Salviano de Marsella y San Agustín de Hipona).
Teólogos de la Iglesia Católica abrazan la idea del libre albedrío, pero generalmente no ven el libre albedrío existiendo aparte o contradiciendo la Gracia divina. San Agustín de Hipona y Santo Tomás de Aquino escribieron extensamente sobre el libre albedrío, con Agustín concentrándose en la importancia del libre albedrío en su respuesta a los Maicéanos, y también en las limitaciones de un concepto de libre albedrío ilimitado como negación de gracia, en sus refutaciones de Pelagio.
Dos siglos después de su muerte, Aulo Gelio lo comparó con Varrón, considerando a ambos los mayores eruditos de aquella época. Nigidio Figulo fue citado por Apuleyo en su Apología, 42 y por San Agustín de Hipona en De civitate Dei, V, 3.
Dijo que influenciaron fuertemente su vida pensadores tales como San Agustín de Hipona, William Blake, Blaise Pascal, Leon Tolstoy, Dietrich Bonhoeffer, Søren Kierkegaard y Fyodor Dostoevsky.
Igualmente, se refiere a Fiódor Dostoyevski como una fuerte influencia literaria. En cuanto a los Padres de la Iglesia, estudió con interés a san Agustín de Hipona.
Esto no es inmoral en lo absoluto. Las consecuencias del pecado original fueron cuestionadas por Pelagio y San Agustín de Hipona.
Perteneciente a agosto. Patronímico de Augusto. Este nombre fue popularizado por san Agustín de Hipona. 28 de agosto: San Agustín de Hipona.
En 393 el emperador Teodosio I prohibió los Juegos Olímpicos por influencia de Ambrosio, al considerarlos paganos. Convirtió y bautizó a San Agustín de Hipona.
A falta de datos escriturísticos acerca del tema, se tiende a recurrir al pensamiento de los Padres de la Iglesia para comprender la posición de la iglesia cristiana primitiva acerca del tema en ese momento, algunos de ellos, como San Gregorio Nacianceno (PG 36,385-390) y San Agustín de Hipona (PL 40,275), consideraban el limbo como una respuesta «piadosa» para evitar a estos inocentes las penas del infierno.
Según el Catecismo de la Iglesia Católica el Padre nuestro es el resumen de todo el Evangelio. San Agustín de Hipona escribió: «Recorred todas las oraciones que hay en las Escrituras, y no creo que podáis encontrar algo que no esté incluido en la oración dominical.» Santo Tomás de Aquino dice en su Summa Theologiae lo siguiente: «Que la oración dominical es perfectísima...
Polk tenía la intención de expandir los territorios de ese país y así tener hegemonía sobre cualquier potencia europea basado en la Doctrina Monroe de su predecesor. Villa de San Agustín de Laredo fue nombrada en honor de Laredo, Cantabria, España y en honor de San Agustín de Hipona.