salvador

(redireccionado de salvadores)
También se encuentra en: Sinónimos.

salvador, a

1. adj./ s. Que salva me rescató y nunca le olvidaré porque fue mi salvador. liberador
2. s. m. RELIGIÓN Denominación que se suele dar a Jesucristo.

Salvador

 
C. del NE de Brasil, cap. del estado de Bahia, junto al Atlántico; 2 056 013 h (aglomeración urbana, 2 472 131 h). Activo puerto exportador de cacao, café, mandioca, tabaco y azúcar. Notable industria. Fundada en 1549 como cap., de la colonia portuguesa. Edificios del barroco lusobrasileño del s. XVI.

salvador, -ra

(salβa'ðoɾ, -ɾa)
abreviación
que evita un peligro a una persona o que le soluciona un problema grave recibir una ayuda salvadora

salvador, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona que evita un peligro o soluciona un problema grave a otra Un bombero fue el salvador de una niña que quedó atrapada en un incendio.
Sinónimos

salvador

sustantivo masculino
Cristo, Mesías.
En esta acepción siempre se escribe con mayúscula.
Traducciones

Salvador

Retter

Salvador

Salvador

Salvador

salvador

Salvador

سلفادور

Salvador

Салвадор

Salvador

萨尔瓦多

Salvador

薩爾瓦多

Salvador

Salvador

Salvador

Salvador

Salvador

סלבדור

Salvador

Salvador

Salvador

SM
1. el Salvador (Rel) → the Saviour, the Savior (EEUU)
2. El Salvador (Geog) → El Salvador

salvador

SM/F
1. (= que rescata) → rescuer, saviour, savior (EEUU)
2. [de playa] → life-saver
Ejemplos ?
Sin embargo, de que el DDT y otros insecticidas fueron aclamados al principio como salvadores de la salud de los pueblos costaneros, librando al hombre de enfermedades temidas como el paludismo y la fiebre amarilla; aumentando la producción de las cosechas al destruir a los insectos, a pesar de ello, por ahora se tiende a desplazar el uso de estas substancias que se las considera nocivas para la vida de animales, plantas y aún del hombre.
Si los pequeños burgueses habían cosechado, como fruto de la victoria de Junio, la bancarrota y la liquidación judicial, los genízaros Genízaros : infantería regular de los sultanes turcos, fundada en el siglo XIV; se distinguía por una crueldad extraordinaria.- de Cavaignac, los guardias móviles, encontraron su recompensa en los dulces brazos de las prostitutas elegantes y recibieron, ellos, «los jóvenes salvadores de la sociedad», aclamaciones de todo género en los salones de Marrast, el gentilhombre de los tricolores, que hacía a la vez de anfitrión y de trovador de la república honesta.
Frente a este pasado, se levantaba una nueva agrupación, con amplísimo programa de principios salvadores, agitando sobre todas las cabezas la hermosa bandera de regeneración moral y política de la República, proclamando con voz tonante la imperiosa necesidad de restablecer las instituciones libres, y de condenar y perseguir con viril energía los vergonzosos escándalos de la época.
Durante el período preconstitucional existió un gobierno de hecho, pero gobierno organizado, y el Primer Jefe del Ejército Constitucionalista puso todo su empeño en que se respetaran las leyes, a fin de que el pueblo fuera realmente en medio de la lucha hacia la libertad y no cayera en el abismo de la esclavitud, porque en el seno de la anarquía llega un momento en que los déspotas aparecen como salvadores.
Así, la mujer que ofrece amor a Jesús, en tanto que los hombres le prodigan odio; la mujer que para escuchar los salvadores preceptos le sigue por arenales y rocas; la mujer que valerosamente le confiesa, cuando un apóstol le vende y otro le repudia; la mujer que en la vía dolorosa le enjuga el sudor y la sangre, al mismo tiempo que sayones le escupen y le abofetean; la mujer que en el suplicio le acompaña y le consuela, mientras los discípulos le abandonan y hasta el mismo Padre le desampara, no recibe del sacerdote más recompensa que el insulto, los anatemas, la servidumbre doméstica y la degradación moral.
Dales, Señor -Teotl Ipalnemohuani- o como quieran nombrarte los humanos, el descanso de haber sido, oh maestros míos, como Yoshua salvadores.
Abanderado— Pablo Murillo. Capitanes— Ramon Francisco Alday, Lucio Salvadores, José Maria Enriquez Peña. Capitan agregado— Miguel Rodriguez.
Invocad también a este hijo de Zeus. CORIFEO. Invoco a los rayos salvadores del Sol. DÁNAO. Y también al puro Apolo, dios desterrado del cielo.
Hijas mías, hay que ofrecer a los argivos, oraciones, sacrificios y libaciones, como a unos dioses del Olimpo, por­que han sido salvadores sin vacilar.
Acaso porque piensan que por lo menos ese mito hay que rescatarlo en bien de la ingenuidad terrenal. Ante el acabóse de la modernidad y el neoliberalismo, hoy los Santos Reyes son esperados como los salvadores del mundo.
No era el extranjero quien así procedía: eran sus propios hermanos, los que se decían salvadores del pueblo, y a quienes en nada habían ofendido.
Al morir ese día todos los pobladores de San Andrés estaban a la orilla allí los cogió la noche y nadie quería moverse, esperando de un momento a otro ver surgir en el mar el chasquido de los remos, alguna luz o las voces de los perdidos o de sus salvadores.