salmo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con salmo: salmon

salmo

(Del lat. psalmus < gr. psalmos.)
1. s. m. LITERATURA, RELIGIÓN Composición o cántico de la religión hebrea y cristiana, que contiene alabanzas a Dios los fieles cantaban el salmo.
2. RELIGIÓN Cada una de estas composiciones que se encuentran recogidos en la Biblia.
3. cantarle los salmos coloquial Reprender, advertir o amonestar a una persona este niño consentido necesita que alguien le cante el salmo. leerle la cartilla
4. saber su salmo coloquial Saber una persona lo que le conviene.

salmo

 
m. liturg. Composición o cántico que contiene alabanzas a Dios.

salmo

('salmo)
sustantivo masculino
literatura religión composición poética de alabanza a Dios de los cristianos y los hebreos libro de salmos
Sinónimos
Traducciones

salmo

psalm

salmo

psaume

salmo

salmo

salmo

Psalm

salmo

psalm

salmo

salmo

salmo

Psalm

salmo

Salme

salmo

賛美歌

salmo

시편

salmo

Psalm

salmo

SMpsalm
Ejemplos ?
Al borde de la tumba cantaron un último salmo, que sonó armoniosamente; las lágrimas asomaron a los ojos del muchacho; rompió a llorar, y el llanto fue un sedante para su dolor.
Leíase en una parte: «Y oí de su boca mesma Decir esto á Constantino De su madre Santa Elena.» En otra parte decia, «Copia de las cifras negras Con que escribió en una gruta David su salmo cincuenta.
allá el muezzín que murmura una sura del Korán: allá lejana campana de cristiana catedral: allí la audaz gritería de insurrección popular; allá arrullo de palomas; allí el fragor de un volcán; allí la trompa de guerra, un mandolín más allá: aquí el brindis de la boda, allí un salmo funeral… todo el rumor de la tierra; más lejos… el de la mar…; más lejos… los ruidos vagos del aire en la inmensidad: una aura que en él suspira… un eco que en él expira… un átomo que en él gira… un vagido…, un son fugaz que en él vaga, que vacila, que se apaga, que titila, que se queja, que se aleja, que se va; que perdido ya no da son ni ruido… ¡Se fué ya!
Estevan, un consejo te quiero aún dar, Estevan, es consejo que deves tú tomar: mándote cada día un salmo recitar, "Beati inmaculati..." bien bueno de rezar.
En medio de esta desigualdad, común á todos nuestros escritores, en el libro sobre el Salmo Audi filia &c, asunto que trata con alteza y magestad, resplandece la mayor gravedad de nuestra lengua, y la fuerza mas patética de la eloqüencia del Autor, cuya pluma parece que escribía lo que le dictaban la caridad y el dolor: dos fuentes de donde nacían la vehemencia y el calor del estilo.
Si tú cada mannana esti salmo rezares, e tú a las eglesias los tuertos enmendares, ganará la tu alma Gloria quando finares, escusarás las penas e los graves logares".
Sobre la obediencia a la autoridad véase Romanos, 13, 1: «Todos debéis estar sometidos a la autoridad.» ¿Qué puedo yo hacer si al poder le gusta caminar sobre piernas torcidas? Para mí el mejor pastor será siempre aquel que conduce sus ovejas a la vega más verde Cita del Salmo 23,1-2: «Mi pastor...
Señor, mirando a Vuestras grandes y admirables virtudes, me atrevo a deciros aquellas palabras del salmo, decentes por ser de rey para rey, graves y misteriosas por ser de rey profeta y santo.
Por ello, lo que en griego se dice Pnoen, los nuestros lo interpretan algunas veces soplo, otras espíritu, otras inspiración o aspiración, y otras también alma; pero la palabra Pneuma siempre es espíritu, ya sea del hombre, como cuando dice el Apóstol: «¿Qué hombre puede saber lo que está encerrado en el pecho del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él?»; ya sea de las bestias, como se lee en el Eclesiastés: «¿Quién sabe si el espíritu del hombre sube al cielo, y si el espíritu de la bestia baja a la tierra, y perece juntamente con el cuerpo?»; ya sea este espíritu corpóreo, que también llamamos viento, porque este nombre se halla en el salmo...
De ellos es, con ellos habla nombrándolos y mandándolos que atiendan y llamándolos, como su rey, su pueblo (salmo 77): "Atended, pueblo mío" En todo este salmo encarece su dureza, su desagradecimiento, su obstinación, su olvido, sus maldades, su ceguera, su idolatría.
Cada una de las partes de la misa y el oficio deben conservar musicalmente el concepto y la forma que la tradición eclesiástica les ha dado y se conservan bien expresadas en el canto gregoriano; diversa es, por consiguiente, la manera de componerse un introito, un gradual, una antífona, un salmo, un himno, un Gloria in excelsis, etc.
No dudo que la mano sacrílega que suscribió los carteles y la lengua precita que los dictaba padecerán. David, rey santo y profeta rey, lo asegura en el salmo 51: ¿Por qué te glorificas en malicia, tú, poderoso en la maldad?.