salchichón

salchichón

1. s. m. COCINA Embutido hecho con carne de cerdo y tocino picados, mezclado con sal, pimienta en grano y otras especias, que se seca al aire o al humo y se consume crudo.
2. CARPINTERÍA Prisma formado por otros de maderas de colores, hueso y plata, ordenados geométricamente y encolados juntos.

salchichón

 
m. Aum. de salchicha.
Embutido de jamón, tocino y pimienta en grano, prensado y curado.

salchichón

(salt∫i't∫on)
sustantivo masculino
culinario embutido de carne, tocino y condimentos que se come curado ensalada de salchichón
Traducciones

salchichón

sausage, salami

salchichón

سَلَامِي

salchichón

salám

salchichón

salami

salchichón

Salami

salchichón

σαλάμι

salchichón

salami

salchichón

salami

salchichón

salama

salchichón

サラミ

salchichón

살라미 소시지

salchichón

salami

salchichón

salami

salchichón

salami

salchichón

salame

salchichón

салями

salchichón

salami

salchichón

ไส้กรอกซาลามิ

salchichón

salam

salchichón

xúc xích Ý

salchichón

萨拉米香肠

salchichón

SM salami-type sausage
Ejemplos ?
―¿Sabe que este giñebrón No es para beberlo solo? Si alvierto, traigo un chicholo O un cacho de salchichón. ―Vaya, no le ande aflojando, Dele trago y domeló, Que a reiz de las carnes yo Me lo estoy acomodando.
Pero, al leer las teorías sentadas por gentes que no llevan apolillado el cerebro, nos convencemos que todos los alemanes no son unos seres románticos que se pasean a los rayos de la luna, suspiran con las baladas de Schiller y sueñan con las sinfonías de Beethoven. Por lo visto, el salchichón y la cerveza no dan sentimientos de gacela.
¡Seres dichosos! la gracia eficaz se les introduce con los esporos del aire y las triquinas del salchichón. Otros librepensadores realizan un cambio de frente, sin que en la evolución intervengan enfermedades, muertes ni desgracias: les sobra con un buen matrimonio.
La máquina del Estado se ha consolidado ya de tal modo que frente a la sociedad burguesa, que basta con que se halle a su frente el jefe de la Sociedad del 10 de Diciembre, un caballero de industria venido de fuera y elevado sobre el pavés por una soldadesca embriagada, a la que compró con aguardiente y salchichón y a la que tiene que arrojar constantemente salchichón.
Ya había sorbido él dos o tres mates cuando propuso: —¿Por qué no la mandamo a lo del Turco a buscar salchichón y galleta? —No quiero que vaya a lo del Turco...
Hizo celebrar en la explanada de Satory, cerca de Versalles, grandes revistas, en las que quería comprar a los soldados con salchichón de ajo, champán y cigarros.
–¡Voto va!, ya ha marchado –entra gritando un original cuyos bolsillos vienen llenos de salchichón para el camino, de frasquetes ensogados, de petacas, de gorros de dormir, de pañuelos, de chismes de encender...
Sentáronse a la mesa, y el padre Cándido se tranquilizó un poco viendo que el señor rector, distraído y alegre con los primores con que Mari Cruz la había adornado, no hacía caso del cuchillo, y hasta se decidió el padre Cándido a hacer boca con unas apetitosas rajitas de salchichón, que componían parte de los divertidos entremeses; pero de repente se agitó en su silla y se llevó las manos a las orejas.
Si el auténtico Napoleón sabía animar a sus soldados decaídos, en las fatigas de sus cruzadas de conquista, con una momentánea intimidad patriarcal, el pseudo Napoleón creía que las tropas le mostraban su agradecimiento al gritar: « vive Napoleón, vive le saucisson !» ¡Viva Napoleón, viva el salchichón!
de la Edit.) es decir, «¡Viva el salchichón y viva el histrión!» Estas revistas hicieron estallar la disensión largo tiempo contenida entre Bonaparte y su ministro de la Guerra, d'Hautpoul, de una parte, y, de la otra, Changarnier.
A poquito de que me nombrara el Talegas su primer banderillero conocí en Utrera a una chavalilla más bonita que la Virgen del Carmen, y como un clavo saca otro clavo, pos lo que pasa...: me orvié de la otra y me colé en mis nuevos quereles jasta los mismos gavilanes, y comprendí que a mí la Ecijana nunca me había querío, porque la mujer que quiere a un hombre no lo rempuja a un sitio aonde er día menos pensao lo jacen salchichón o chorizos de Candelaria...
En ellas vienen exhibiéndose millares de bellezas vigorosas, de ingenios peregrinos, de tipos y escenas que hubieran envidiado, para su gloria, los pinceles de Goya y de Theniers; y no obstante, no han logrado una pluma que los ensalce y los sahume, o siquiera los reviste a la faz del público, hoy que en el gran mundo no se come una mala raja de salchichón, ni se hace una cabriola, ni se suelta un vocablo ingenioso, sin que las cien trompas de la fama cuenten, enaltezcan y sublimen el suceso desde el folletín de los periódicos más en boga, y le lleven en alas de éstos hasta el último confín de la tierra.