sainete

(redireccionado de sainetes)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sainetes: opera

sainete

1. s. m. LITERATURA, TEATRO Obra teatral divertida, de carácter popular, que se representa en uno o más actos, como función independiente.
2. LITERATURA, TEATRO Pieza dramática divertida, de carácter popular, que se representaba en un acto como intermedio de una función o al final de ella.
3. CAZA Trozo de comida que se da a las aves de cetrería al cobrarlas.
4. COCINA Bocadito muy gustoso al paladar.
5. Cosa que realza el mérito de otra, ya agradable por sí misma.
6. INDUMENTARIA Y MODA Adorno especial en los vestidos u otras cosas.
7. Argent. coloquial Acontecimiento grotesco o ridículo.

sainete

 
m. Dim. de saín.
Salsa que se pone a ciertos manjares.
fig.Bocadito delicado y gustoso.
Lo que realza el mérito de una cosa.
Adorno especial en los vestidos y otras cosas.
teat. Pieza dramática de carácter popular.

sainete

(saj'nete)
sustantivo masculino
1. literatura teatro pieza teatral breve y cómica de tema popular sainete musical
2. hecho ridículo o grotesco La cena fue un sainete.
Sinónimos
Traducciones

sainete

comedy sketch, sketch, spicy

sainete

Burleske

sainete

farsa

sainete

farce

sainete

фарс

sainete

farce

sainete

farsa

sainete

Farsa

sainete

φάρσα

sainete

闹剧

sainete

鬧劇

sainete

Fraška

sainete

farce

sainete

פארסה

sainete

茶番

sainete

광대

sainete

fars

sainete

SM
1. (Teat) → one-act farce, one-act comedy
2. (Culin) (= salsa) → seasoning, sauce; (= bocadito) → titbit, delicacy
SAINETE
A sainete is a humorous short, generally one-act, verse play sometimes performed as an interlude between the acts of a major play. Sainetes were developed in the 18th century by playwrights such as Ramón de la Cruz, and were largely based on satirical observations of ordinary people's lives and reflected this in the language they were written in. They were still being written by authors such as Carlos Arniches well into the 20th century.
Ejemplos ?
En Marcel Proust, novelista también, la figura de la madre ocupa muchas páginas de las novelas El camino de Swan y A la sombra de las muchachas en flor. Aquí, en la Argentina, el que le ha dado una importancia extraordinaria a la madre es Discépolo en sus sainetes.
El jefe verdadero -es decir, la mamá- es una de esas cuyas siluetas trazaron con sal y donaire Luis Taboada en artículos y Vital Aza en sainetes.
El amor es fuente perenne de farsas, sainetes, comedias, tragicomedias y tragedias, porque es lo menos conocido del hombre, siendo la pasión que más lo esclaviza y domina.
de la clase tenida por baja; la gente de los barrios; los protagonistas de los cuadros de Goya y de los sainetes de don Ramón de la Cruz.
Otra mira se llevó en esto: los sainetes tienen el inconveniente de halagar casi siempre las costumbres de nuestro pueblo bajo, por los términos en que están escritos, en vez de tender a corregirlas y suavizarlas, poniéndolas en ridículo; todo lo que fuese proponerse ese fin, sustituyendo a los palos, a las alcaldadas y a las sandeces de los payos rasgos agudos y delicados de ingenio, era laudable.
Ramón sentía lágrimas en los ojos cuando oía aquellos chismes de lacayos, en que las tragedias domésticas se tomaban como sainetes por la servidumbre, que se vengaba así, a escondidas, de su humillación constante...
Quince días de procesiones, calles encintadas, árboles de fuego, mojigangas, toros, sainetes e incesante repique de campanas: quince días de aristocráticos saraos, y en los que las limeñas lucieron millones en trajes y pedrerías: quince días en los que se iluminó la ciudad con barriles de alquitrán, iluminación que, para la época, valía tanto como la del moderno gas: quince días en que el fervor religioso rayó en locura, y...
Figúrese vuestra serenidad: de primera entrada veinte y tres comedias, nueve follas, cinco tragedias, dos loas, cincuenta y dos sainetes tabernarios.
Los oficiales de marina, principal galardón de la sociedad gaditana, finos y caballeros como ahora, pero ricos y galantes más que ahora, habían formado una alegre hermandad, a cuya cabeza estaba la oficialidad del navío San Francisco de Paula, que se titulaba, con alusión al monte del Santo, Charitas bonitas, la devota hermandad de las caritas bonitas. Dábanse en el teatro las piezas nacionales de nuestros poetas, y entusiasmaban los sainetes de D.
Celos tuve, mas, querida, de los celos me burlaba: antes en ellos hallaba sainetes para la vida; ya, sola y aborrecida, Tanta en sus glorias soy; rabiando de sed estoy, ¡ay, qué penas!
Y si acaso me preguntan, fácil será responderles que soy uno de los que son entrantes y salientes, sin que sepan ellos mismos por qué van ni por qué vienen; a los cuales, un autor de chistes y de sainetes, no halló más definición, que llamarles mequetrefes.
Es una suerte de novedad que se presenta para impactar psicológicamente en un público que es víctima del actual sistema político; pero, que solamente ha ocasionado que, a nombre de “justicia comunitaria”, se imponga la prepotencia de los caciques sindicales de una localidad e impere más injusticia, con la aplicación de linchamientos sin juicios, o, por lo menos, con sainetes de juicios.