sainete


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sainete: entremes, zarzuela

sainete

1. s. m. LITERATURA, TEATRO Obra teatral divertida, de carácter popular, que se representa en uno o más actos, como función independiente.
2. LITERATURA, TEATRO Pieza dramática divertida, de carácter popular, que se representaba en un acto como intermedio de una función o al final de ella.
3. CAZA Trozo de comida que se da a las aves de cetrería al cobrarlas.
4. COCINA Bocadito muy gustoso al paladar.
5. Cosa que realza el mérito de otra, ya agradable por sí misma.
6. INDUMENTARIA Y MODA Adorno especial en los vestidos u otras cosas.
7. Argent. coloquial Acontecimiento grotesco o ridículo.

sainete

 
m. Dim. de saín.
Salsa que se pone a ciertos manjares.
fig.Bocadito delicado y gustoso.
Lo que realza el mérito de una cosa.
Adorno especial en los vestidos y otras cosas.
teat. Pieza dramática de carácter popular.

sainete

(saj'nete)
sustantivo masculino
1. literatura teatro pieza teatral breve y cómica de tema popular sainete musical
2. hecho ridículo o grotesco La cena fue un sainete.
Sinónimos
Traducciones

sainete

comedy sketch, sketch, spicy

sainete

Burleske

sainete

farsa

sainete

farce

sainete

фарс

sainete

farce

sainete

farsa

sainete

Farsa

sainete

φάρσα

sainete

闹剧

sainete

鬧劇

sainete

Fraška

sainete

farce

sainete

פארסה

sainete

茶番

sainete

광대

sainete

fars

sainete

SM
1. (Teat) → one-act farce, one-act comedy
2. (Culin) (= salsa) → seasoning, sauce; (= bocadito) → titbit, delicacy
SAINETE
A sainete is a humorous short, generally one-act, verse play sometimes performed as an interlude between the acts of a major play. Sainetes were developed in the 18th century by playwrights such as Ramón de la Cruz, and were largely based on satirical observations of ordinary people's lives and reflected this in the language they were written in. They were still being written by authors such as Carlos Arniches well into the 20th century.
Ejemplos ?
Innovador es el humor de Juan Pérez Zúñiga, y en el teatro destacaron las parodias teatrales de Salvador María Granés junto con una pléyade de autores desconocidos y aún mal estudiados que constituyen el llamado «teatro por horas» y el género chico del sainete y la zarzuela, entre los que destaca Vital Aza.
En 1953, Troilo formó un dúo con el guitarrista Roberto Grela para actuar en la obra de teatro El patio de la morocha (más parecida a un sainete que a un musical) de Cátulo Castillo, donde Troilo interpretaba el papel del bandoneonista Eduardo Arolas tocando junto a Grela.
Represéntase una comedia nueva; una parte del público la aplaude con furor: es sublime, divina; nada se ha hecho mejor de Moratín acá; otra la silba despiadadamente: es una porquería, es un sainete, nada se ha hecho peor desde Comella hasta nuestro tiempo.
La antipatía, el odio se puede decir, que mutuamente se profesaban los sabios incógnitos crecía tanto de día en día, que los disimulados testigos de su malquerencia llegaron a temer que el sainete acabara en tragedia, y aquellos respetables y misteriosos vejetes se fueran a las manos.
Abríle con curiosidad, y vi que, en efecto, era un sainete, cuyo argumento se reducía a poner de relieve algunas escenas muy parecidas a las que acabo de referir, presenciadas por dos forasteros, asaz pulcros y timoratos, que de vez en cuando salen de entre bastidores, donde están ocultos, a lanzar al público una andanada de muy saludables, pero muy pedantescas observaciones, contra la profana costumbre de las Buenas Glorias .
Figúrate a Petrita Artías, con aquella cara fúnebre, y rebosándole la alegría por dentro, de verse rica y libre... Y aquel cuadro de sainete de Lara...
La servilleta a este otro lado, en el suelo las botellas, va trayéndonos la moza las viandas; se conversa un rato; se bebe siempre que los gaznates se secan o se atraviesa el bocado; si empalagan las menestras, a la izquierda está la fruta, y el cascajo a la derecha; se hace boca al hipocrás, y, sin voces ni etiquetas, cenamos como señores...» Estos versos, de un lindo sainete de don Ramón de la Cruz, expresan gráficamente, aunque sólo sea en proyecto, las puras alegrías que disfrutan los clásicos manolos y chisperos de Madrid durante la noche llamada buena.
Venía luego el Alcalde torero o algún sainete de Ramón de la Cruz, y sólo se retiraba el espectador después de aplaudir la tonadilla, especie de zarzuela en andadores.
No tardó en estrenarse un sainete donde un asno rebuznaba, acompañando y parodiando la endecha de un enamorado ridículo: Cleto fue contratado también para la romanza del jumento.
«Perdonadme mi talento», nos imploran. Es el sainete de la modestia, el miedo a la envidia. Y el orgullo, o sea el valor de los que se niegan a fingir, es el que sucumbe, no a los ruidosos golpes del destino, sino al sordo roer de lo mediocre, a la infección de los hombres microbios.
Me acuerdo de que esta conversación fue el sábado antes de Carnaval, y el domingo convidé yo al teatro a toda la oficina. Nos reímos como benditos con el gracioso sainete Los pantalones; hasta Picardo se reía.
Es el que rinde marquesas locas; muerde las fresas de bellas bocas de las devotas de las Salesas; todas le quieren, todas le admiran y sonrientes todas le miran desde los tronos de sus calesas. Es Don Sainete prócer burlesco y aunque muy noble, muy picaresco.