sacro

(redireccionado de sacros)
También se encuentra en: Sinónimos.

sacro, a

(Del lat. sacer, sacra, sacrum.)
1. adj. De la divinidad o de su culto. sagrado
2. adj./ s. m. ANATOMÍA Se aplica al hueso formado por la extremidad inferior de la columna vertebral, antes del cóccix, que tiene forma de pirámide invertida.
3. adj. ANATOMÍA De la región del cuerpo donde está situado este hueso nervios sacros.

sacro, -cra

 
adj. Sagrado.
Relativo al hueso sacro o a la región donde está situado.
m. anat. Hueso triangular, curvo, formado por la soldadura de cinco vértebras, que constituye la extremidad inferior de la columna vertebral y contribuye a formar la pelvis.

sacro, -cra

('sakɾo, -kɾa)
abreviación
de la divinidad o de su culto música sacra

sacro


sustantivo masculino
anatomía hueso del extremo inferior de la columna vertebral Tiene una lesión en el sacro.
Sinónimos

sacro

, sacra
adjetivo
sagrado*, divino. profano, maldito, profanable.

sacro:

hieráticosagrado, santo,
Traducciones

sacro

heilig

sacro

ιερού

sacro

сакрума

sacro

骶骨

sacro

骶骨

sacro

仙骨

sacro

korsben

sacro

A. ADJ [arte, música] → sacred
Sacro Imperio RomanoHoly Roman Empire
B. SM (Anat) → sacrum

sacro

m. sacrum, the large triangular bone formed by five fused vertebrae that lies at the base of the spine between the two hip bones.

sacro -cra

adj sacral; m sacrum
Ejemplos ?
Ni sella (no te asombres) esta losa a un devoto, que cantando himnos al Hacedor en compungido tono y clamor doliente, pálido, cabizbajo y penitente dejaba el templo, y sus dineros sacros derramaba en profanos simulacros...
Tantos de breve fábrica, aunque ruda, albergues vuestros las abejas moren, 920 y Primaveras tantas os desfloren, que, cual la Arabia madre ve de aromas sacros troncos sudar fragantes gomas, vuestros corchos por uno y otro poro en dulce se desaten líquido oro.
PROMETEO Aunque mis plantas Con ignominia Sujete el hierro, Vendrá algún día En que el monarca De los felices Saber pretenda Lo que yo oculto: Quién de su trono honores sacros Le arrojará.
Por el rastro de escombros junto al Tíber Hoy busca el caminante Del sumo Jove la ciudad triunfante; Rompe el arado la fecunda tierra, Que cual lóbrega tumba Los sacros restos de Hércules encierra; Y si Pompeya en pie mira sus muros, Los siglos carcomieron su cimiento; Y al respirar el viento, Tiembla sobre su planta mal seguros.
Tú en la sagrada Cuzco, en la radiante casa del Sol divina, mereciste, con singular decoro, sacros honores y aposento de oro; y allí, de muro a muro dilatada, tu imagen fiel resplandeció gloriosa, con el propio matiz y la luz misma con que hoy a mi mirada brillas, del claro Sol inmenso prisma.
Isis, que habitas Paretonio y las feraces tierras de Canopo, con Menfis y Faros ceñida de palmeras, y las llanuras en que el rápido Nilo abandona su vasto lecho y por siete bocas tributa sus aguas al mar, te ruego por tu sistro y por la veneranda cabeza de Anubis, y así el pío Osiris acepte siempre gozoso tus sacrificios, la serpiente aletargada se deslice con lentitud en torno de las ofrendas, y Apis, con sus cuernos de oro, acompañe tu pompa, que vuelvas a esta parte tus miradas, y con la salvación de Corina salves a dos, pues tú darás a ella la vida y ella a mí. Con frecuencia la viste celebrar sentada tus sacros festejos a la hora en que los sacerdotes Galos se ceñían de laureles.
Hoy los cuatro caballos sacros las fogosas narices hinchan, como en versos y simulacros, huellan nubes, al sol relinchan, y a un más allá se encaminan marcando el cielo de huellas; mientras otros astros declinan ellos van entre las estrellas por obra de la ley eterna que el ritmo del orbe gobierna.
Tan hombres como todos, pero más hombres que los que se creen muy hombres, tremendos hombres adheridos al azar nunca tramado por ellos, fugitivos de su tiempo, raros odiados amados, acaso diferentes por el cerco donde presos deambulaban sus dialécticas burlonas, sin proponerse más allás que su inmediato acá, trascendieron sus grandezas al revuelo del asombro envueltos en sus halos de Mesías y no vieron las perversas tracaladas que en verdad los elevaron hasta el trono de los sacros.
Lo que más concierta a los genios que se creen muy sacros usufructuando el pecado y que nadan muy bien entre sus sectas, más acá de lo mejor, lejos de peores, es clausurar la casa vieja, sancto sanctorum y construir la nueva, casa neo-sancta, para según las conveniencias del manejo, hacerle un grande boom a la que crezca y entonces presentar con otro nombre, la misma estructura disfrazada de rituales apariencias.
Que todas las monedas estén ajustadas.26 Que se vele con piedad sobre las posesiones que van agregándose a lo eclesiástico27, con intervención de ministros de su Santidad28 y con medios lícitos y aprobados por los cánones sacros y letras sagradas.29 Que no se permita ministro interesado de cualquier profesión o estado que sea.
Recíbeme y piadosa divierte mi dolor, templa mi pena. Alza mi corazón al infinito, El velo rasga de futuros tiempos, Templa mi lira, y de los sacros vates Dame la inspiración.
«Mirad: la primavera -dijo Platón- con sus templadas lumbres ya de la azul esfera bajó de Grecia a las desiertas cumbres; ya de las urnas de los sacros ríos brotó el caudal sonoro, y en los valles umbríos, cabe las fuentes, las risueñas ninfas danzan en raudo coro, sus pies mojando en las fugaces linfas.