sacristán

(redireccionado de sacristanes)

sacristán

(Del bajo lat. sacristanis.)
1. s. m. RELIGIÓN Persona encargada de ayudar al sacerdote en el servicio del altar y cuidar de los ornamentos y aseo de la iglesia y sacristía.
2. RELIGIÓN Dignidad eclesiástica que se encarga de la custodia y guarda de los vasos, vestiduras y libros sagrados. sacrista
3. INDUMENTARIA Y MODA Faldellín con aros que servía para ahuecar las faldas. tontillo
4. sacristán de amén coloquial Persona que sigue de forma ciega el dictamen de otro es un sacristán de amén que dirá lo que diga su jefe.
5. sacristán mayor RELIGIÓN El que manda a todos los dependientes de la sacristía.
6. ser alguien bravo o gran sacristán coloquial Ser muy sagaz y astuto engañando a los demás en provecho propio.

sacristán, -tana

 
m. f. catol. Persona que ayuda al sacerdote en el servicio del altar y cuidar de los ornamentos y de la limpieza de la iglesia y sacristía.

sacristán, -tana

(sakɾis'tan, -'tana)
sustantivo masculino-femenino
religión persona que cuida de los objetos para la celebración de la misa El sacristán es responsable de vestir el altar.

sacristán, -tana

(sakɾis'tan, -'tana)
sustantivo masculino-femenino
religión persona que cuida de los objetos para la celebración de la misa El sacristán es responsable de vestir el altar.
Traducciones

sacristán

sacristain, sacristaine

sacristán

Küster

sacristán

Sexton

sacristán

SMverger, sexton, sacristan
Ejemplos ?
Los hermanos gabrieleños, fieles a su carisma inicial, se dedican a la formación y educación cristiana de los jóvenes en escuelas, colegios o institutos superiores. Colaboran además en las parroquias donde se encuentren como sacristanes.
La Casa del Fuero Viejo acoge la gran Aula Romeros. Por su parte, en la Casa de los Sacristanes se encuentra el Decanato de la Facultad de Derecho y el acceso a la cafetería.
Traspasada la Casa de los Sacristanes, se llega al Patio de Comendadores, donde se encuentra el edificio del Rectorado, que destaca por su fachada con celosías de madera.
Y más adelante: “Estoy persuadido que usted escribirá la historia con la imparcialidad que se requiere, y aunque estoy muy pobre de documentos, porque todos los papeles de mi padre se perdieron entre curas y sacristanes, sin embargo, entregué al señor Calvo un documento con algunas apuntaciones que pueden interesar”.
Según refiere el erudito escritor del Diario de Lima, en los números del 4 y 5 de octubre de 1791, hubo procesión de penitencia, sermón sobre el texto de David: Exurge, Domine, et judica causam tuam, constantes rogativas, prisión de legos y sacristanes, y carteles fijando premios para quien denunciase al ladrón.
Nacida en la iglesia, yo vivía, por decirlo así, más bien en ella que en nuestra casa; ayudaba a mi madre a colocar las sillas, secundaba a los sacristanes en sus diferentes faenas, hubiera ayudado a decir misa si hubiese sido necesario, aunque sólo había cumplido cinco años.
Para lograr este fin, sacaron una mañana a Ursulita de su casa, y seguida de una turba de muchachos y curiosos la condujeron sacristanes y monacillos a la catedral.
Los que, por ser avarientos o por otra cualquiera causa o razón que sea, como no nazca de fuerza o necesidad (que no se; deben guardar leyes en los tales casos) cuando van a la plaza compran de lo más malo por más barato, como si no fuera mas caro un médico, un boticario y un barbero todo el año en casa curando las enfermedades que los matos mantenimientos' causan, condenámoslos en desgracia general de sí mismos, declarándolos, como los declaramos por profesos, y los mandamos no lo hagan, o serán por ello castigados de los curas, sacristanes y sepultureros de su parroquia, más o menos conforme al daño causado por su necedad.
Dijo ansimismo que, aunque ella no deseaba venir en conocimiento de su ofensor, que si a sus padres les parecía ser bien conocelle, que por medio de aquella imagen podrían, haciendo que los sacristanes dijesen en los púlpitos de todas las parroquias de la ciudad, que el que hubiese perdido tal imagen la hallaría en poder del religioso que ellos señalasen; y que ansí, sabiendo el dueño de la imagen, se sabría la casa y aun la persona de su enemigo.
Y ordenamos a los vicarios, rectores, capellanes y sacristanes y a cualesquiera otras personas religiosas o eclesiásticas que consideren.
Combatiendo la crasa ignorancia y necedad del boticario chapucero, dice el doctor Navarro que acatar las supersticiones astrológicas, tan bien acogidas por el pueblo, no redunda sino en descrédito del médico y regalo para curas y sacristanes.
¿Qué piden las pobrecitas? trapos que llevan hasta las hijas de los sacristanes. -Papá, creo que vienes regañando por lo que vas a comprar.