sacrílego

(redireccionado de sacrílegas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sacrílego, a

(Del lat. sacrilegus .)
1. adj. RELIGIÓN Del sacrilegio fue excomulgado por cometer actos sacrílegos.
2. adj./ s. RELIGIÓN Que comete sacrilegio.
3. RELIGIÓN Que sirve para cometer sacrilegio.

sacrílego, -ga

 
adj. rel. Que comete o contiene sacrilegio.

sacrílego, -ga

(sa'kɾileγo, -γa)
abreviación
1. religión que entraña sacrilegio acto sacrílego
2. religión persona devoto que comete sacrilegio mercaderes sacrílegos
Sinónimos
Traducciones

sacrílego

sacrilège

sacrílego

sacrilegious

sacrílego

sacrilegious

sacrílego

ADJsacrilegious
Ejemplos ?
Estas benéficas propuestas se reputaron sacrílegas; por todas partes pululaban enérgicas reclamaciones a favor de la ley prohibitiva; se usurpó el lenguaje del celo más puro y se estableció como principio: que era el más grave atentado contra los intereses y derechos de la Metrópoli, abrir la puerta a la introducción de aquellos efectos.
Sus osadas y sacrílegas afirmaciones eran más escandalosas, sí, pero no de distinto género que otras muchas que se habrán hecho ya en aquel recinto, en los clubs y en la Prensa poco antes, todas ellas como consecuencia natural de los primeros actos de la revolución.
La Iglesia de Cristo no puede comenzar a gemir y a lamentarse solamente cuando se destruyen los altares y manos sacrílegas incendian los santuarios.
Dice: «El vendrá a manos inicuas e infieles. Darán a Dios bofetadas con manos sacrílegas, y de sus inmundas bocas le arrojarán venenosas salivas.
Todos los cuales infortunios, sin duda, nos los atribuyeran si entonces tuvieran ellos noticia de nuestra religión, o les vedase sus sacrílegas oblaciones: este punto, a lo que creo, le hemos explicado bastantemente en el libro segundo y tercero.
Otro dice poco más o menos: Dios no lo permita; no consulto a los hechiceros, no interrogo a los poseídos, no practico adivinaciones sacrílegas, no voy a adorar a los demonios, no sirvo a los dioses de piedra, pero soy del partido de Donato: ¿De qué os sirve no ofender al padre, que vengará a la madre a quien ofendéis?
Finalmente, cuando estas deidades mandaron restaurar los juegos escénicos, pidiendo cosas torpes, se manifestaron asimismo malignos con los daños que causaron quitando a Tito Latino un hijo y postrándole en una penosa y peligrosa dolencia, solamente porque rehusó cumplir su mandato; mas Platón, sin embargo de ser tan inicuos, es de dictamen que no se les debe temer, antes perseverando constante en su opinión, no duda en desterrar de una República bien ordenada todas las sacrílegas futilezas y ficciones de los poetas, de las que los dioses, por lo que participan de la abominación y de la torpeza, se complacen y deleitan.
Busqué el amor, y una mujer, un ángel A mi turbada vista se presenta Con su rostro ofuscando a los malvados Que en torno la cercaban, y entre risas De estúpida malicia se gozaban, Que en sus manos sacrílegas pensando La flor de su quietud marchitarían Y de su faz las rosas...
Después de haber examinado a todos, y viendo no le mostraban otro camino, se encolerizó Lolonois de tal modo, que tomó uno de los españoles y con su alfange le abrió toda la parte anterior, arrancándole el corazón con sus sacrílegas manos, mordiéndole con sus propios dientes, y diciendo a los otros: -"Yo os haré lo mismo si no me descubrís otro camino".
Porque de sus ceremonias sagradas o, por mejor decir, sacrílegas, conque creyeron que los debían reverenciar, y de sus juegos y fiestas abominables, donde celebran sus culpas y torpezas, con que se persuadieron que debían aplacarlos, siendo ellos mismos los autores de tales y tan grandes ignominias, bien claramente se puede echar de ver quiénes son los que adoran.
Algunos apuntaban a que se trataba de los judíos para prácticas sacrílegas, otros que eran moros que los llevaban como esclavos al rey de Granada, otros que eran turcos disfrazados de mercaderes que los llevaban a su Sultán, o también que eran venganzas familiares entre la familia de los Ponce y de los Guzmanes.
Contó que su confesión y comunión cuando el llamado del vicario, fueron sacrílegas, porque calló pecados muy horribles; que ese mismo día, mientras él le contaba los dineros del entable, le robó el cuaderno de los Santos Evangelios; que desde entonces lo llevaba pegado al pecho con una faja, para librarse de bala, de puñal, de picadura de culebra y de maleficios de toda laya.