saciado


También se encuentra en: Sinónimos.
Sinónimos

saciado

, saciada
adjetivo
ahíto, harto, repleto, empachado, empapuzado.
Se trata de quedar de esta manera con comida o bebida.
Traducciones

saciado

satollo, sazio

saciado

ADJ saciado de (lit) → sated with (fig) → steeped in

saciado-a

a. satiated.
Ejemplos ?
¿Qué diré, pues, de aquella derrota horrible digna de admiración, padecida en Cannas, donde Aníbal, no obstante ser cruel, con todo, saciado ya de la sangre de sus enemigos, dice que mandó a sus soldados que los perdonasen las vidas, enviando allí a Cartago tres celemines de anillos de oro, para dar a entender que en el combate había dado muerte a tantos individuos de la nobleza romana, que más fácilmente se pudieron medir que contar; y asimismo para que se conjeturase el estrago del ejército que murió sin anillos, que sería, sin duda, tanto más numeroso cuanto más débil?
13 Levántate, oh Jehová; Prevén su encuentro, póstrale: Libra mi alma del malo con tu espada; 14 De los hombres con tu mano, oh Jehová, De los hombres de mundo, cuya parte es en esta vida, Y cuyo vientre hinches de tu tesoro: Hartan sus hijos, Y dejan el resto á sus chiquitos. 15 Yo en justicia veré tu rostro: Seré saciado cuando despertare á tu semejanza.
Lo cual, después de que ávidamente contemplándolo, la tésala juventud saciado se hubo, a los santos divinos empezó a ceder el lugar.
Y no me olvidaré nunca de que usted me haya hecho el honor de este almuerzo. Ha sido la única vez en mi vida en que me he saciado...
En vano: pues a ti, que insidias a mí me levantas, te tocaré yo primero con una mamada. Y esto, si lo hicieras saciado, yo callaría.
Añade los proveedores, finos conocedores del paladar del amo, que saben cuales sabores le excitan la gana, qué vistas le delectan, con qué novedad le puede despertar de la inapetencia, qué es lo que le asquea de tan saciado, lo que lo gusta aquél día.
La vida está ya provista, pero nosotros buscamos ávidamente sus previsiones; nos parece que nos falta alguna cosa, y siempre nos lo parecerá, pues no son los años, ni los días, sino el alma la que hace que vivamos lo suficiente. Yo he vivido, carísimo Lucilio, tanto como me hacía falta: bien saciado de vivir espero la muerte.
Pues cuentan que otrora, cuando a su nacido, al que con su armada abandonaba las murallas de la divina, a los vientos confiara Egeo, tales mandados, abrazado al joven, le dió: “Mi nacido, para mí que mi larga vida más agradable, único, 215 devuelto en el extremo cabo, poco ha, a mí, de mi vejez, 217 mi nacido, yo al que a dudosos casos obligado me veo a despedir, 216 puesto que la fortuna mía y la tu hirviente virtud te me arrebata, contra mi voluntad, a ti de mí, cuyas lánguidas luces todavía no se han de la querida figura de su nacido saciado...
Una vez hubo saciado su sed, la mosca levantó el vuelo; y después de haber ido y venido, vuelto y revuelto, vio a Francisco asomado a la ventana y le picó en la oreja.
Y cuando, por fin, alguien me deje sin vida los miembros, hiriéndome con el agudo bronce o con arma arrojadiza, los voraces perros que con comida de mi mesa crié en el palacio para que lo guardasen, despedazarán mi cuerpo en la parte exterior, beberán mi sangre, y saciado el apetito, se tenderán en el pórtico.
Y engañado de nuevo, salió el ciervo hacia la cueva. No había más que entrado, cuando ya el león vio plenamente saciado su antojo, procurando no dejar ni recuerdo del ciervo.
No desatemos del yugo los solípedos bridones; acerquémonos con ellos y los carros a Patroclo, y llorémosle, que este es el honor que a los muertos se les debe. Y cuando nos hayamos saciado de triste llanto, desunciremos los caballos y aquí mismo cenaremos todos.