sacio

(redireccionado de sacia)
Búsquedas relacionadas con sacia: dacia, saciada, saciado, saciar

sacio, -cia

 
adj. Saciado, harto.
Ejemplos ?
"De esta manera transcurrieron algunos meses. Dicen los sabios que el placer sacia al hombre y encadena a la mujer. Una noche, mientras conversábamos en el portal, Turey me preguntó si yo me casaría con ella si su marido llegara a morir.
Vibra y se agita una voluntad perversa en nuestra patria, antítesis regresiva de nuestro devenir histórico, morbo que amenaza con la destrucción y el odio, y que aconseja sin embozo ser cautos como palomas y astutos como serpientes para asaltar el Poder en el momento más propicio, y sacia sus resentimientos y venganzas conforme a sus premeditadas listas negras; porque, torpes manoseadores de los fundamentos de la Revolución y de las reivindicaciones proletarias, que no entendieron ni sintieron, atribuyen a los llamados líderes, lo que no es sino la expresión de las angustias colectivas, lo que no es, sino la expresión de las contradicciones económicas de la sociedad actual, lo que no es, sino la expresión de un momento de la Historia.
Alguien me llamó Domínguez y sonaron tan sonidos los vacíos que yo mismo me reí de mis emblemas de objeto en compraventa, siempre atento al día de pago que me mata el hambre, pero nunca me sacia esta sed que me acrecienta.
El buey se sacia pastoreando poquísimas mojadas; una selva basta para muchos elefantes: el hombre explota tierra y mas para alimentarse.
Si te retraes al vivir privado, todos tus bienes serán más pequeños, pero te llenaran suficientemente, cosa que ahora no hacen bienes mayores que de todas partes fluyen. ¿Preferirás, pues, la pobreza que sacia, o la riqueza que se disipa?
Donde se ve que ese llanto no es tan sólo por la fugacidad del instante amoroso, sino que se va identificando en el devenir de su hablante lírico, con el dolor del mundo, con el íntimo dolor del mundo que habita en los lechos solitarios, en las noches de almohadones húmedos, en los amaneceres del vacío. En esos instantes donde el hambre de la cual también vive el hombre y la mujer, no se sacia.
¡Tu rojo labio en que la abeja sacia su sed de miel, de aroma y embeleso, ha sido modelada por la gracia más para la oración que para el beso!
Por ello la persecución a que fueron someti­dos los protestantes franceses en general no afectó demasiado a los luteranos de Al­sacia.
Rogó para Dalinda el franco gracia, y al fin se le excusó el error presente; y ella haciendo voto, y porque sacia ya era del mundo, a Dios volvió la mente: como monja partió para la Dacia, y Escocia abandonó inmediatamente.
Por darme de amistad buen testimonio Entre treinta que fueron, un billete Me cupo por astucia del demonio. ¡Grande honor para aquel que en su retreta Por costumbre frugal en apetito, Más le sacia el silencio que el banquete!
¡Ve, me gritaban los glóbulos de la sangre, encendida por el deseo; los nervios tendidos por la continencia de tres meses, los músculos vigorizados por la castidad, ve, sacia tu sed en ese puro vaso de nácar que quiere sentir tus labios, bésalos, sáciate, hártate, agoniza de voluptuosidad en sus brazos en un espasmo de interminables vibraciones!...
12 Junto á aquellos habitarán las aves de los cielos; Entre las ramas dan voces. 13 El que riega los montes desde sus aposentos: Del fruto de sus obras se sacia la tierra.