sacamantecas

sacamantecas

s. m. Criminal que destripa a sus víctimas después de asesinarlas.
NOTA: En plural: sacamantecas

sacamantecas

 
com. fam.Criminal que despanzurra a sus víctimas.
Ejemplos ?
uan Díaz de Garayo Ruiz de Argandoña, más conocido como El Sacamantecas (San Millán, Álava, 9 de julio de 1821 - Vitoria, 11 de mayo de 1881), fue un asesino en serie que nació y vivió en Álava, España, en el siglo XIX.
En la Edad Media y ya avanzado el siglo XIX y comienzos del XX, se hizo tremendamente popular el apodo de sacamantecas a toda aquella persona relacionada con el llamado hombre del saco.
En la novela Cuerda de presos, Tomás Salvador narra el traslado del "Sacamantecas" desde León, donde fue capturado, hasta Vitoria, donde estaba reclamado para ser juzgado.
Se le acusó de asesinar a sus victimas y sacarles el sebo o unto para venderlo, naciendo así la leyenda del Sacamantecas. ALREDEDORES: Eco-espazo do Rexo (en Requeixo, a 3,5 km al este de Allariz): Espacio diseñado por el artista vasco Agustín Ibarrola, que decoró varias piedras y árboles a orillas del Arnoya, formando varias figuras.
Uno de los más famosos conocidos como sacamantecas fue Manuel Blanco Romasanta, a quien se le atribuyeron varios asesinatos de niños y adultos en Galicia.
Hay una entrada es combinada para todos ellos, así como para el Museo Galego do Xoguete.:: Leyenda del hombre lobo o sacamantecas: Manuel Blanco Romasanta (1809-1962) asesino finalmente capturado en Nombela (Toledo) y juzgado en Allariz, por una sucesión de crímenes acaecidos mayormente en Argostios y Redondela.
La Basca estaba constituida por las Piltrafas del arroyo: El Emosiones, más conocido como Tío Emo, o Emo a secas, esquizo donde los haya, mala sangre y borde; Morgan, gigantesco anormal al que se le va la olla de mala manera; El Cuco, sacamantecas, desaprensivo y vicioso a la antigua; El Niñato, el más joven de la basca que dio también lugar a su propia serie de comics en El Víbora.
Una figura similar, el sacamantecas, figura en el imaginario popular castellano en los cuentos con los que se metía miedo a los niños.
Marie-Monique Robin, Voleurs d'yeux (premio Albert Londres de 1995). Carla Del Ponte Harry Wu Jan Harold Brunvand Leyendas urbanas Pishtaco Sacamantecas Trasplante
El primero debido a Pío Baroja que llega a asegurar que Mayoral se estrena con la ejecución de Juan Díaz de Garayo (a) el Sacamantecas, si bien este delincuente fue ajusticiado en 1881, cuando el futuro verdugo sólo contaba 18 años, y por ende, no tenía la mayoría de edad legal exigida para ejercer de funcionario.
En España, encontramos una figura similar al pishtaco en el Sacamantecas, que supuestamente robaba niños para extraerles las mantecas (la grasa corporal), que se utilizaban para aliviar las dolencias de los nobles.
Y añadiré algo sobre el Sacamantecas que destripaba a las españolas como ese Jaque te Riper, de que tanto hablaron los periódicos, lo ha hecho recientemente con las inglesas.