sacabuche

sacabuche

(Del fr. saqueboute.)
1. s. m. MÚSICA Instrumento musical de viento parecido a una trompeta, que se alarga y se acorta para conseguir la diferencia de voces.
2. s. m. y f. MÚSICA Persona que toca este instrumento.
3. NÁUTICA Bomba de mano para extraer líquidos en los toneles de la bodega de una embarcación.
Traducciones

sacabuche

Sackbut

sacabuche

Sacqueboute

sacabuche

Sackbut

sacabuche

Sackbut

sacabuche

Sackbut

sacabuche

Sackbut

sacabuche

SMsackbut
Ejemplos ?
Volví en mí, sané y cumplí la promesa, y caséme con una mujer que saqué de pecado; púsela a ser placera; ha salido tan soberbia y de tan mala condición, que nadie llega a su tabla con quien no riña, ora sobre el peso falto, ora sobre que le llegan a la fruta, y a dos por tres les da con una pesa en la cabeza, o adonde topa, y los deshonra hasta la cuarta generación, sin tener hora de paz con todas sus vecinas ya parleras; y yo tengo de tener todo el día la espada más lista que un sacabuche, para defendella; y no ganamos para pagar penas de pesos no maduros, ni de condenaciones de pendencias.
Si el perro muerto no es dado con estratagema hace que le sigue y vuelve de allí a un poco, saca los derechos de su faltriquera y demudada la color y la daga, dice: «Tome uced este dinero y pártase de aquí adelante, de suerte que no andemos cada día con el sacabuche en la mano».
Si bien se solía fabricar en diferentes tamaños formando toda una familia instrumental, que incluía los pequeños bajoncillos para las tesituras más agudas, el modelo más típico reforzaba la línea del bajo de la polifonía en las capillas renacentistas (función de la que procede su nombre), sonando junto al resto de instrumentos de viento de los ministriles (cornetto, chirimía, sacabuche, flauta de pico) y acompañando a los salmistas en los oficios eclesiásticos.
En la Biblioteca Nacional de París hay un manuscrito de 1457 con una miniatura donde se ven trompetas graves en forma de sacabuches. Sacabuche proviene de los verbos franceses “saquer”, que significa tironear, y “bouter”, presionar; es decir, literalmente significa tirar y presionar, para representar el movimiento de la vara.
Trombón tenor (el más usual) Trombón bajo Trombón contrabajo Trombón Buccin Sacabuche (alto, tenor y bajo) Boquilla o embocadura: pieza pequeña y hueca que se adapta al tubo del trombón para que el intérprete sople, de modo que los labios se apoyen en los bordes, vibren y produzcan el sonido primario.
El otro es recto y de madera clara.(no confundir con el cornetto muto, también recto, pero con la boquilla directamente tallada en el propio instrumento) - un ejemplar de cornetto tenor (con forma de s). También muy común en la época Sacabuche: Ancestro del actual trombón, y descendiente de la Tromba da Tirarsi.
Ésta consistía en la prolongación de la embocadura en el primer tubo del instrumento de esta forma la embocadura quedaba fija y el resto del instrumento se alejaba o volvía a sí. Se la denominó trompeta de corredera, doble trompeta o sacabuche, entre otros nombres.
Su registro superior suena como el de una trompeta o corneta moderna, mientras que su registro grave recuerda al sacabuche que a menudo lo acompaña.
Con la creación de la Capilla de Música a lo largo del siglo XVI y XVII se irá incorporando el oboe y el contrabajo, en perjuicio de la chirimía y el sacabuche.
Su manteo servía de vestido para los desnudos recién llegados, de almohada y de cama para los enfermos. Su intérprete Sacabuche contaba que hubo días en que tuvo que lavar el manteo del padre Claver hasta siete veces.
Los intérpretes puristas del cornetto tienden a usar una boquilla más pequeña de la que necesitarían para poder interpretar instrumentos de metal modernos, ya que otra opción es tornear la base de las boquillas actuales para que puedan calzar en el cuerpo del cornetto. Históricamente, el cornetto fue usado en conjunto con el sacabuche, a menudo para doblar un coro de iglesia.
Entre ellos estaban Domingo Folupo, Andrés Sacabuche, José Monzola o Ignacio Soso, que a veces eran empleados en el colegio para otros menesteres, lo que ocasionó dos cartas de protesta del padre general Vitelleschi, quien apreciaba sinceramente la labor de Pedro.