sabor


También se encuentra en: Sinónimos.

sabor

(Del lat. sapor.)
1. s. m. Cualidad de una sustancia que se percibe por el sentido del gusto el agua no tiene sabor ni olor. sapidez
2. Sensación producida en el sentido del gusto por los cuerpos que tienen esta propiedad el vino tiene sabor a rancio; tiene un sabor exquisito ese guiso; el caramelo tiene sabor a menta. gusto
3. Impresión que deja en el ánimo una cosa su llamada me dejó un sabor amargo. sensación
4. Semejanza que tiene una cosa con un estilo determinado un poema de sabor clásico. corte
5. EQUITACIÓN Conjunto formado por los coscojos y la salivera, que se pone en el freno junto al bocado y sirve para refrescar la boca del caballo.
6. dejar algo buen o mal sabor de boca coloquial Dejar una buena o mala impresión en el ánimo me gustó la película porque, a pesar de ser dura, el final deja buen sabor de boca.

sabor

 
m. Propiedad que tienen ciertos cuerpos de afectar el órgano del gusto.
Sensación que producen estos cuerpos mediante el órgano del gusto.
fig.Impresión que una cosa produce en el ánimo.
Propiedad que tienen algunas cosas de parecerse a otras con las cuales se las compara.
Cuenta que se pone en el freno junto al bocado, para refrescar la boca del caballo.

sabor

(sa'βoɾ)
sustantivo masculino
1. propiedad de las sustancias percibida por el gusto sabor dulce
2. impresión que produce algo Su partida me ha dejado sabor a preocupación.
dejar algo un buen o mal recuerdo
Sinónimos

sabor

sustantivo masculino
2 gusto, paladar, embocadura. insipidez, desazón.
Gusto y paladar se utilizan cuando se trata de los que tienen los manjares o las bebidas. Si se trata de vinos se utiliza embocadura.

dar sabor al caldo locución acrecentar, intensificar, acentuar, reforzar, avivar, aumentar.
Se dice de todo aquello que hace que las cosas acrecienten su intensidad o su interés.
Traducciones

sabor

chuť

sabor

smag

sabor

maku

sabor

saveur

sabor

okus

sabor

sabor

sabor

smaak

sabor

smak

sabor

sabor

sabor

smak

sabor

รสชาติ

sabor

tat

sabor

mùi vị

sabor

滋味

sabor

вкус

sabor

טעם

sabor

SMtaste, flavour, flavor (EEUU)
con sabor a quesocheese-flavoured
este caramelo tiene sabor a naranjathis sweet tastes of orange, this sweet's orange-flavoured
con un ligero sabor arcaicowith a slightly archaic flavour (to it)
sin sabortasteless (fig) → insipid
le deja a uno mal/buen sabor de bocait leaves a nasty/pleasant taste in the mouth
sabor locallocal colour, local color (EEUU)

sabor

m. taste; flavor, aftertaste;
v.
tener ___ a, ___ deto taste like.

sabor

m flavor, taste; con — a cereza, con — a plátano, etc. cherry-flavored, banana-flavored, etc.
Ejemplos ?
Ella vive aquí en el centro de la Soledad, muy dentro: casonas de olor a ayer. El barrio sabor a cine sin ningún olor a tíner; aún no es tiempo de Te-vé.
Bien pudo el autor suprimir este capítulo por innecesario. Carece de objeto, y hasta las lige- rísimas apreciaciones tienen sabor á verdades de PerogruUo.
Las flores con igual carácter abundan en el trópico, y ya el sabor de la miel denuncia en la mayoría de los casos su condición; tal el dejo a resina de eucaliptus que creyó sentir Benincasa.
Y Subercasaux dejaba otra vez el machete o la azada para ir a buscar su caballo, que ya sudaba al sol sin moverse. Malas aventuras aquellas, que le habían dejado un amargo sabor y que debían comenzar otra vez.
Lo que le hace falta es cuerpo, un cuerpo sano y dispuesto, y saber atender a sus pucheros, para que no se quemen las papillas. -El sabor a quemado lo quito con carbón -respondió la mujer-, y, cuando tú estás enfurruñado, lo arreglo con un besito.
Pero con la maduración llegó una desagradable sorpresa, ya que toda aquella fruta de opulenta presencia resultó incomible. En vez del delicado sabor de las peras y manzanas, la fruta tenía un amargor insoportable.
Para haber sido un guisado tan rústico, pensé satisfecho, me había quedado delicioso. CAPÍTULO III Aún disfrutaba aquel buen sabor de labios, cuando sin sospecharlo siquiera, aquel sitio principió a oscurecerse.
El pueblo estrenaba príncipe con el sabor de la novedad; mas recordado por los pasquines frecuentes de la tiranía de Tarquino y del castigo que le dio Junio Bruto, y recién desnudo de la libertad, y mal enjuto de la sangre derramada en las guerras civiles, miraba sospechoso el dominio.
Cansado, desfallecido, se echó de espaldas, dejándose llevar por las olas. El sabor de la cena le subía a la boca. ¡Maldita comida, y cuánto cuesta de ganar!
Falaz ensoñación, mayora loca, nos envuelve en sus acordes de esperpento y sus manos agoreras en un cazo nos revuelven de ingredientes tan dispersos que refractan el sabor en apariencias de plato pasional, dulce solemne bocado de los dioses; mus relleno de simple migajón, o sobras.
Y un rictus con sabor a tango se me rebota por la sangre a saltos donde se agolpa por salir a flote la blanca espuma de maduros odres.
En su estudio sobre “El Porvenir del Panamericanismo” escrito cuando todavía es verdad que el propósito atrayente de “la buena vecindad” progresaba – con toda lógica – cualitativa y cuantitativamente porque giraba en base a los principios jurídicos que son absolutos por definición, el conocido internacionalista Yepes ponderó la fórmula arbitral como medio supremo de asegurar la paz y también como solución de sabor americano auténtico en los siguientes términos que comparto y me agrada repetir: “El arbitraje ha sido la bandera que el panamericanismo ha izado desde los tiempos heroicos de Bolívar; en tratados públicos y en Conferencias Mundiales, el nuevo Continente ha afirmado su confianza en una política de conciliación y de paz.