sabio


También se encuentra en: Sinónimos.

sabio, a

(Del lat. sapidus .)
1. adj./ s. Se aplica a la persona que tiene conocimientos extensos y profundos es un hombre sabio tanto en ciencia como en letras. erudito, ilustrado
2. adj. Que instruye o contiene sabiduría seguiré su sabio consejo; tomó una sabia decisión. sensato
3. Se aplica al animal que tiene muchas habilidades tiene un perro sabio y obediente.

sabio, -bia

 
adj.-s. Díc. de la persona que posee la sabiduría.
Cuerdo.
adj. Díc. de la cosa que instruye o que contiene sabiduría.
Los siete sabios de Grecia Nombre dado a cierto número de gobernantes o legisladores de las antiguas ciudades griegas.

sabio, -bia

('saβjo, -βja)
sustantivo masculino-femenino
1. ignorante persona que posee profundos conocimientos en una materia un sabio de las matemáticas
2. persona que muestra prudencia en sus actos La dificultades en la vida nos vuelven sabios.

sabio, -bia


abreviación
que denota o implica sabiduría una sabia decisión
Sinónimos

sabio

, sabia
adjetivo y sustantivo
2 entendido, docto, erudito, bolonio, estudioso, pensador, intelectual.
«Sabio se aplica comúnmente a los que profesan las ciencias. Docto, se aplica particularmente a los que profesan las facultades. Erudito, no supone ni la ciencia profunda del sabio, ni la doctrina profunda del docto, sino una vasta noticia de conocimientos literarios, que requiere mucha lectura, actividad, curiosidad y memoria. Un gran teólogo es docto. Un gran mineralogista es erudito
José López de la Huerta
Traducciones

sabio

sage

sabio

weise

sabio

sábio

sabio

moudrý

sabio

vis

sabio

viisas

sabio

mudar

sabio

賢い

sabio

현명한

sabio

wijs

sabio

klok

sabio

mądry

sabio

vis

sabio

เฉลียวฉลาด

sabio

khôn ngoan

sabio

/a
A. ADJ
1. [persona] (= docto) → learned; (= juicioso) [persona] → wise, sensible
más sabio que Salomónwiser than Solomon
2. [acción, decisión] → wise, sensible
3. [animal] → trained
B. SM/F (= docto) → learned man/learned woman; (= experto) → scholar, expert
¡hay que escuchar al sabio! (iró) → just listen to the professor!
de sabios es rectificarit takes a wise man to recognize that he was wrong
Ejemplos ?
Al mismo tiempo reconocí mi ridiculez al comprometerme con vosotros a celebrar al Amor cuando me llegara el turno, y sobre todo al vanagloriarme de ser un sabio en el amor, yo que no sé alabar nada.
Ya sabes, Echecrates, cuál fue el fin del hombre de quien podemos decir que ha sido el mejor de los mortales que hemos conocido en nuestro tiempo, y además el más sabio y el más justo de los hombres.
Era un anciano maestro de escuela. Los alumnos decían que era muy sabio, que sabía Historia y Geografía y cuanto se conoce sobre los astros.
Pruébase que la efigie es parecida a Marco Bruto, de la epístola 20 del libro XIV de Cicerón a Ático, con estas palabras: Epicuri mentionem facis, et audes dicere Non te Bruti nostri vulticulus ab ista oratione deterret? "Haces mención de Epicuro, y atréveste a decir: el varón sabio no se ha de encargar de la república.
Y vi como el amigo se escondió tras la conveniencia; el héroe se volvió energúmeno; el santo cayó en la hipocresía; el sabio se llenó de oro; los soñadores afilaron los dientes; el compañerismo se despilfarró en ebriedades; el ideal se volvió exhibicionismo.
Esto lo debe a su nacimiento, porque es hijo de un padre sabio y rico y de una madre que no es rica ni sabia. Tal es, mi querido Sócrates, la naturaleza de este demonio.
La diferencia de los artífices destas dos acciones ya está dicha: brevemente la repetiré. Fue, pues, que Junio Bruto empezó tonto y acabó sabio; y Marco Bruto empezó sabio y acabó tonto.
¡Conque en la biblioteca!..., ¿eh? ¡Quién había de decir que el Capitán Veneno se metiese a sabio! Recorrido que hubo aquella persona varias habitaciones, encontrando al paso a nuevos sirvientes que se limitahan a repetirle: El señor está en la biblioteca....
Era un conjunto sabio y armónico de perfecciones físicas y morales, cuya prodigiosa regularidad no entusiasmaban al pronto, como no entusiasman la paz ni el orden, como acontece con los monumentos bien proporcionados, donde nada nos choca ni maravilla hasta que formamos juicio de que, si todo resulta llano, fácil y natural, consiste en que todo es igualmente bello.
Temo, dije a Sócrates, no ser como quisieras que fuese sino más bien, según Homero, el hombre adecuado que se presenta en el comedor del sabio sin estar invitado.
Alarmóse un tanto el gobierno, tan paternal como previsor, del Restaurador, creyendo aquellos tumultos de origen revolucionario y atribuyéndolos a los mismos salvajes unitarios, cuyas impiedades, según los predicadores federales, habían traído sobre el país la inundación de la cólera divina; tomó activas providencias, desparramó sus esbirros por la población, y por último, bien informado, promulgó un decreto tranquilizador de las conciencias y de los estómagos, encabezado por un considerando muy sabio y piadoso para que a todo trance y arremetiendo por agua y todo, se trajese ganado a los corrales.
Hasta he visto un libro titulado: «Elogio de la sal», en el que su sabio autor exagera las maravillosas cualidades de la sal y los grandes servicios que presta al hombre.