sabandija

(redireccionado de sabandijas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sabandijas: gamberros

sabandija

1. s. f. coloquial Cualquier reptil o insecto pequeño, en especial los molestos o desagradables.
2. coloquial Persona despreciable el muy sabandija les ha arruinado con sus negocios.

sabandija

 
f. Cualquier reptil pequeño o insecto, esp. de los asquerosos y molestos.
fig.Persona despreciable.

sabandija

(saβan'dixa)
sustantivo femenino
1. insecto o reptil pequeño y molesto y de aspecto desagradable No le gusta acampar porque hay sabandijas.
2. digno persona despreciable Es una sabandija que engaña a todos.
Traducciones

sabandija

bug, louse

sabandija

SF
1. (= animal) → bug, creepy-crawly
sabandijasvermin sing
2. (= persona) → louse
3. (Argentina) (= diablillo) → rascal
Ejemplos ?
Abriose la puerta y apareció en el quicio, con un candil en la mano que alumbraba su rostro, una vieja tan decrépita y tan horrenda, que el pobre niño dio, horrorizado, tres pasos atrás. Rodeábala un ejército de lagartos, salamanquesas, cucarachas, arañas y otras sabandijas.
Acudieron en seguida a empaparse en ella todas las sabandijas, que eran las personas que habían ido allí con el mismo intento que había llevado el niño, por lo cual todos los lagartos se volvieron caballeros andantes; las lagartijas, princesas; los grillos, músicos; los cigarrones, danzantes; las chicharras, periodistas; las arañas, doncellas; las curianas, estudiantes; los escarabajos, doctores; los mosquitos, cantantes; las moscas, viudas, y los gorgojos, niños.
Aves hay: pavas graznaderas, faisanes, tórtolas. Sabandijas ponzoñosas: víboras, culebras, alacranes; las más ponzoñosas son las víboras.
La vieja hizo una mueca, que significaba una sonrisa burlona, y respondió: -Bien; pero ahora es tarde; mañana irás; entra, y dormirás con estas sabandijas.
Las vicuñas y huanacos de la Puna andaban abobadas y se metían entre la gente y murieron muchísimas. Las sabandijas de la tierra no quedó ninguna.
Respecto a los que preguntan con demasiada curiosidad si de las sabandijas más pequeñas...
Los cuarteles, incluso el de la gran ciudadela, los cuerpos de guardia que había en contorno de la muralla, abandonados los unos el resto abunda de inmundicia y de toda clase de sabandijas; no hay en ejercicio, un solo establecimiento de recreo; y en esa proporción todo lo demás que presenta a Montevideo como una colonia lóbrega colmada de miseria, en donde las gentes viven en un perfecto aislamiento, casi sin dar más muestras de racionalidad que los edificios con se libran de la intemperie ”.
Sólo así encenderemos esas dos luminarias que regirán la vida de los nuevos hombres, pues, hundidos en la animalidad, los pocos sobrevivientes que pueblan la tierra, escondidos como sabandijas, como gusanos, como ajolotes, como culebras sin plumas, yacen abandonados a la esclavitud de las oscuridades.
Su principio, pues, es ser hechura del Señor; pues no hay naturaleza alguna, aun entre las más viles y despreciables sabandijas del mundo, que no la haya criado y formado aquel Señor de quien procede toda formación, toda especie y hermosura, todo el orden de las cosas, sin el cual no puede hallarse o imaginarse cosa alguna criada, cuanto más la criatura angélica que en dignidad de naturaleza excede a todas las demás que Dios crió.
La causa del Diluvio la refiere el Espíritu Santo de esta manera: «Viendo el Señor, dice, que se había multiplicado la malicia de los hombres en la tierra, y que cada uno no maquinaba en su corazón sino maldades, y esto continuamente, pensó Dios cómo había criado al hombre sobre la tierra, y, reflexionando, dijo: «Destruirá al hombre que crié sobre la tierra; desde el hombre hasta las bestias, y desde las sabandijas y reptiles que andan arrastrándose, hasta las aves del cielo; porque estoy enojado de haberlas criado.» CAPITULO XXV.
Pero hoy dicen las niñas que el agua pudre la raíz del pelo, y no estoy de humor para armar gresca con ellas sosteniendo la contraria. También los borrachos dicen que prefieren el licor, porque el agua cría ranas y sabandijas.
Peces.- En el rio se crían camarones y unos pececillos que llaman sardinillas y mojarras. Sabandijas venenosas.- Hay muchas víboras y muy dañosas y un género de culebras muy ponzoñosa; llamanlas sangas, son de una vara de largor y tienen ocho colmillos muy agudos.