sórdido

(redireccionado de sórdida)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sórdida: RAE

sórdido, a

(Del lat. sordidus.)
1. adj. Que está sucio o es muy pobre su celda era un cuchitril sórdido. miserable
2. Que es deshonesto o escandaloso. indecente, inmoral
3. Que es tacaño. avaro generoso
4. MEDICINA Se aplica a la úlcera que segrega un líquido seroso.

sórdido, -da

 
adj. Sucio (con manchas).
fig.Impuro, indecente.
Mezquino, avariento.

sórdido, -da

('soɾðiðo, -ða)
abreviación
1. lujosorico que es miserable y sucio Vivía en una choza sórdida.
2. generoso que es tacaño e indecente tener intenciones sórdidas
Sinónimos
Traducciones

sórdido

unflätig

sórdido

sordid, mean, nasty

sórdido

brudny

sórdido

sórdido

sórdido

smerige

sórdido

الدنيئة

sórdido

卑鄙

sórdido

卑鄙

sórdido

sordid

sórdido

ADJ
1. (= sucio) → dirty, squalid
2. (= inmoral) → sordid
3. [palabra] → nasty, dirty
Ejemplos ?
El deseo de honor incluso en su sórdida época impulsaba notoriamente a los hombres a un esfuerzo más desesperado que al que podría impulsarles el amor al dinero.
Morán, que con la promesa aquella había en­gañado sólo a medias a su conciencia, irritóse al recordársele su sórdida transacción.
Y no me consolaba el darme cuenta de la diferencia existente entre ella y el miserable personaje, con su chaqueta marrón, pues sentía que el mayor peligro estribaba precisamente en aquella diferencia, en la pureza y la abnegación del alma de Agnes y la bajeza sórdida de la de Uriah.
Para que el señor Leterio se determinase a mantener una boca..., su cuenta le tendría. Confirmando las habladurías del barrio, a los dos o tres años la tienda sórdida se transformó.
Toda su vida había lidiado doña Maura con la escasez... Siempre prisionera en el tenducho, echando cuentas y más cuentas; siempre trabajando, para no salir de una estrechez sórdida.
Las revelaciones del viejo, su sórdida miseria y las mismas enfermedades, que se estaba notando que le abrumaban bajo su peso, infundían a Silveria repulsión poderosa; pero, en su noble espíritu, podía más la compasión, y la excitaba a no abandonar al desvalido hasta que le dejase en salvo.
Cosa baja es la estulticia (era para los estoicos lo contrario a la sabiduría) cosa abyecta, sórdida, servil, sometida a un conjunto de pasiones, y de pasiones crueles.
Vértigo de asambladura y amapola de sadismo: ¡yo sumaré a tu guarismo unitario de Gusana la equis de mi Nirvana y el cero de mi ostracismo! Carie sórdida y uremia, felina de blando arrimo, intoxícame en tu mimo entre dulzuras de uremia...
Sí, lo confieso: soy inútil. No trabajo por arrancar a otro su pitanza; no bajo a hacer la vida sórdida de ciertos previsores. Y no ahorro ni en seda, ni en champaña, ni en flores.
La leyenda atribuye a todas las grandes personas que ha tenido la humanidad en forma de conquistadores, aventureros, políticos, genios de la guerra, tiranos de pueblos o asesinos sueltos, la característica de la mirada: aguda, acerada, punzante, fría, sórdida, escrutadora, de águila, en fin.
Era y es de ruin fachada: de mezquino aspecto por fuera, de angustiado portal, fétido y húmedo; pero si se ascendía la escalera negruzca y se lograba cruzar la segunda puerta, recia y resguardada interiormente por fuertes cerrojos, que daba acceso a la vivienda, se comprendía desde el primer instante que ésta no era ni reducida ni muy pobre. Era sórdida, que es distinto.
Mejor dicho (conviene ser exactos), aquel menaje de obreros habituados a la vida sórdida y angustiada, en que si no falta el pan del todo, no hay nunca de sobra; reñido con el jabón y el aseo, en la promiscuidad y estrechez del domicilio, creía firmemente que eso de rapar a los chicos es una manía de burgueses metidos a filántropos que distraen el aburrimiento inventando molestias a cambio de problemáticos beneficios.