síntoma


También se encuentra en: Sinónimos.

síntoma

(Del lat. symptoma < gr. symptoma, coincidencia.)
1. s. m. MEDICINA Fenómeno propio y revelador de una enfermedad.
2. Indicio de una cosa que está sucediendo o que va a suceder la fuga de divisas es un síntoma de la inestabilidad económica . señal

síntoma

 
m. med. Cada una de las manifestaciones subjetivas de una enfermedad.
Fenómeno revelador de una enfermedad.
fig.Indicio de una cosa que está sucediendo o va a suceder.

síntoma

('sintoma)
sustantivo masculino
1. medicina alteración del organismo que evidencia o anuncia una enfermedad La fiebre es síntoma de una infección.
2. señal de algo que está por realizarse Un síntoma de la actividad cultural es la apertura de salas de teatro independientes.
Sinónimos

síntoma

sustantivo masculino

síntoma:

señalindicio, representación, signo, huella,
Traducciones

síntoma

symptom, sign

síntoma

símptoma

síntoma

symptom

síntoma

Symptom

síntoma

sümptom

síntoma

oire

síntoma

symptôme

síntoma

תסמין

síntoma

tünet

síntoma

gejala

síntoma

症状

síntoma

രഗലകഷണ

síntoma

symptom, symptop

síntoma

objaw

síntoma

sintoma

síntoma

symptom, symtom

síntoma

semptom, belirti

síntoma

triệu chứng

síntoma

症狀, 症状

síntoma

sintomo

síntoma

příznak

síntoma

simptom

síntoma

증상

síntoma

อาการของโรค

síntoma

симптом

síntoma

症狀

síntoma

SM
1. (Med) → symptom
2. (= señal) → sign, indication

síntoma

m symptom
Ejemplos ?
El deshielo aumentaba, y el hombre de nieve decrecía. No decía nada ni se quejaba, y éste es el más elocuente síntoma de que se acerca el fin.
El síntoma de los valores máximos es la ilimitación Hace poco tiempo — una tarde de primavera, caminando por una galiana de Extremadura, en un ancho paisaje de olivos, a quien daba unción dramática el vuelo solemne de unas águilas, y, al fondo, el azul encorvamiento de la sierra de Gata —, quiso Pío Baroja, mi entrañable amigo, convencerme de que admiramos sólo lo que no comprendemos, que la admiración es efecto de la incomprensión.
El que ahora se haya transformado en un concurrido puerto comercial creo que es síntoma no despreciable de la nueva sensibilidad barroquista.
Además, el señor Maura, cuando el señor Cambó en las Cortes últimas pedía que se rompiera para siempre el turno de los partidos, fue el defensor del turno de los partidos, síntoma típico de la Restauración; el señor Maura no ha defendido la competencia; el señor Maura cree en los jesuítas.
No podemos acercarnos al cuerpo liberal; exento de ideas y aun del respeto a ellas, presenciamos estos días su caída, que es la de un cuerpo muerto. Ningún síntoma de los que hallamos en él lo califica de aficionado a las cosas que aspiran a vivir sanamente.
Y siempre que tropecemos con un gran poeta, señora, sucederá lo mismo. Y o diría que el síntoma de un gran poeta es. contarnos algo que nadie nos había antes contado, pero que no es nuevo para nosotros.
Síntoma curioso de la mutación que en ideas y sentimientos experimenta la conciencia europea — y hablamos de lo que acontecía aún antes de la guerra — es el nuevo rumbo que toman nuestros gustos estéticos.
El revivir del carlismo no es más que un mero síntoma del revivir del regionalismo en cierto modo socialista, o del socialismo regionalista.
Este caso se presenta en la vida real tan a menudo, que ya debe incluírsele entre las enfermedades de marcha fija, de crisis pronosticable, según las observaciones de la ciencia. Rodriguito enfermó de mucho cuidado, siendo claro síntoma de la calentura el ansia de sublimar, de divinizar a la generala.
Algunos ahorran en su casa, pero fuera se inflan con toda ostentación, viciosa desigualdad, síntoma de un alma vacilante, que aún no ha encontrado su tenor de vida.
Había alcanzado a percibir el fugaz rostro de la joven cuando se inclinaba hacia abajo, y aquella broma le pareció un síntoma favorable en su desairada situación.
Orientando como hemos orientado todos los temas de esta conferencia en la oposición de una época restauradora y una época que parece como que quiere venir, yo os diría que el problema de Marruecos se presenta, ante todo, como un síntoma ejemplar de cosas que ocurrieron en la Restauración: generales que van y vienen; victorias que lo son, pero que a algunos les parecen derrotas; una lluvia áurea de recompensas que el cordón de cierta real orden trae y lleva de lo más alto al último sargento.