sínodo

(redireccionado de sínodos)

sínodo

(Del gr. synodos, reunión.)
1. s. m. RELIGIÓN Concilio de autoridades eclesiásticas.
2. RELIGIÓN Junta de eclesiásticos que nombra el obispo para examinar a los ordenados y confesores.
3. RELIGIÓN Junta de ministros protestantes encargados de decidir sobre asuntos eclesiásticos.
4. ASTRONOMÍA Conjunción de dos planetas en el mismo círculo de posición o en el mismo grado de la eclíptica.
5. santo sínodo RELIGIÓN Asamblea de la Iglesia rusa.
6. sínodo diocesano RELIGIÓN Junta del clero de una diócesis, convocada y presidida por el obispo para tratar asuntos eclesiásticos.

sínodo

 
m. Concilio (junta).
astron. Conjunción de dos planetas en el mismo grado de la eclíptica o en el mismo círculo de posición.
catol. sínodo diocesano Junta del clero de una diócesis convocada y presidida por el obispo para tratar de asuntos eclesiásticos.

sínodo

('sinoðo)
sustantivo masculino
1. religión cónclave de obispos católicos realización del sínodo anual
2. religión junta de los pastores de la iglesia protestante el sínodo de Utrecht
3. astronomía conjunción de dos planetas en el mismo grado de la eclíptica o en el mismo círculo de posición sínodo astronómico
Traducciones

sínodo

synod

sínodo

sinodo

sínodo

Synode

sínodo

synode

sínodo

Синод

sínodo

synode

sínodo

Synod

sínodo

Synode

sínodo

SMsynod
Ejemplos ?
Titulo Cuarto: De las constituciones de los Sínodos diocesanos. Titulo Quinto: De los actos y ordenaciones Capitulares de las Iglesias Catedrales y Colegiales.
Su liberalidad y agasajo para con los pobres, la severidad que mostró á los usureros y malos jueces, los dos Sínodos celebrados para el mejor régimen del Clero de su Diócesis, la reforma de las órdenes religiosas acabada felizmente, á pesar de infinitos obstáculos que él solo pudiera vencer, su zelo por el aumento de la Religión, y en fin la santidad de sus costumbres le hicieron respetable á los ojos de los hombres, y uno de los mas bellos ornamentos del orbe Christiano.
Titulo Segundo: De las Provisiones Reales dadas y libradas en lo tocante al estado eclesiástico. Titulo Tercero: De las constituciones de los Sínodos provinciales.
36.- Ítem; las Constituciones, Estatutos, Ordenaciones eclesiásticas que se han hecho y por tiempo se hicieren; Bulas, Privilegios, y Concesiones Apostólicas, Previlegios, Cedulas y Provisiones Reales tocantes al estado eclesiástico; Constituciones de Sínodos Provinciales...
Elevado á esta dignidad, al mismo tiempo que llenó todas las obligaciones de su ministerio con una vida exemplar, cuidando del decoro de las Iglesias y aumento del culto, y celebrando dos Sínodos en Alcalá para arreglo de la Disciplina, el uno el año de 1345, y el otro en el de 47, hizo al Rey importantes servicios, dirigiéndole con acierto en medio de las circunstancias peligrosas de su reynado, desempeñando embaxadas de la mayor consideración, y sacándole felizmente con sus consejos y valor de muchas guerras contra los Moros, y señaladamente de la memorable de Tarifa contra Albohacen, en la que le libertó de la muerte arriesgando su propia vida.
Durante su pontificado, Víctor sentó las bases para la celebración de los concilios al ordenar a los obispos del orbe cristiano que se reunieran en sínodos para considerar —confiaba él— la condena de la celebración de la Pascua según la costumbre judía que la celebraba el día 14 del mes de Nisán aunque no coincidiera en domingo.
El proceso de conformación de lo que actualmente se conoce como Biblia es el siguiente: La Iglesia católica dio la lista de los libros que se consideraban inspirados por el Espíritu Santo, la que fue declarada por la autoridad de los papas Damaso I, Siricio I e Inocencio I, y por los siguientes concilios y sínodos: Sínodo Romano en el año 382, Concilio de Hipona en el año 393, III Concilio de Cartago en el año 397 y IV Concilio de Cartago en el año 419.
Las reuniones de sínodos deberían celebrarse con tranquilidad, sin alborotos del clero, interrupciones de discursos, tumultos, charlas frívolas, risas o gritos ruidosos, y se decidió que se castigaría a los que no cumplieran estas indicaciones con la pena de expulsión de la reunión y excomunión por tres días.
Debía castigar al asesino de su antecesor, en su caso. Convocaba los Concilios y algunos Sínodos. Exponía a los Concilios los temas que quería que se tratasen.
Como resultado de los sínodos de de Tiro (335) y Jerusalén (336), el emperador terminó desterrando esta vez al obispo anti-arriano Atanasio de Alejandría (aunque posteriormente se le dejó volver), el cual fue acusado de usar los envíos de grano que salían de Egipto hacia Constantinopla como chantaje para resolver una discusión sobre teología especulativa.
A principios del siglo XIV debía de estar constituida una comunidad cristiana según se desprende de la relación de rectores de las parroquias que acuden a los Sínodos de la catedral de Valencia el año 1310, entre los cuales se encuentra el de Teulada.
Se fijó la fecha de los sínodos provinciales anuales para el 1 de noviembre de cada año, tal como venía haciéndose, a pesar de que la norma vigente desde el IV Concilio fijaba su celebración en mayo, y se reafirmó que debía celebrarse al menos uno al año en cada provincia.