sátiro

(redireccionado de sátiros)
También se encuentra en: Sinónimos.

sátiro, a

(Del lat. satyrus < gr. satyros.)
1. s. Persona que se comporta con lascivia o lujuria su jefe es un sátiro que la acosa a todas horas.
2. s. m. MITOLOGÍA Divinidad campestre de la mitología grecorromana, con figura de hombre, patas y orejas de cabra y cola de caballo o de chivo.

sátiro

 
m. Hombre sensual, lujurioso o lascivo.
mit. Monstruo o genio silvestre, con el cuerpo velludo y cuernos y patas de macho cabrío, muy dado a la lascivia. Es propio de la mitología griega y tiene muchas analogías con el fauno de la mitología romana.
teat. Composición escénica lasciva.

sátiro

('satiɾo)
sustantivo masculino
1. ser mitológico grecorromano, mitad hombre y mitad cabra El sátiro representa el culto a la naturaleza.
2. casto hombre que actúa con lascivia o lujuria Ese profesor es un sátiro.
Traducciones

sátiro

sátiro

sátiro

satyr

sátiro

satiro

sátiro

Satyr

sátiro

satyre

sátiro

Satyr

sátiro

色狼

sátiro

色狼

sátiro

Satyr

sátiro

Satyr

sátiro

サテュロス

sátiro

Satyr

sátiro

SM
1. (Literat) → satyr
2. (= hombre lascivo) → sex maniac
Ejemplos ?
Me alejé, y en un gabinete contiguo, donde no había nadie, me puse a admirar unos cuadros de ninfas y sátiros, en paisajes frescos y densos, a lo Rubens.
Por lo demás, había el salón griego, lleno de mármoles: diosas, musas, ninfas y sátiros; el salón de los tiempos galantes, con cuadros del gran Watteau y de Chardin; dos, tres, cuatro, ¿cuántos salones?
Sus antecesores, los sátiros, corriendo ágiles con sus patas nervudas, de dura pezuña y brioso jarrete; descansando en frescas grutas y repuestos boscajes, bebiendo de los cristalinos arroyos y tumbándose para la siesta con el vientre bombeado por el hartazgo de bellotas, eran felices; pero hoy el fauno y el semicapro han de poseer su cabaña, cubrirse con ropas nuevas o haraposas, encender su fuego, no cortejar a la hembra sino cuando ella lo permite...
¡Cámaras de los curetes y sagrados recintos cretenses en que Zeus nació; cuevas en que los coribantes de tres cascos me inventaron este arco con su piel bien tensa, y mezclaron a las fiestas báquicas el sostenido dulce soplo de las flautas frigias, y pusieron en manos de la madre Rea lo que llevaría el compás para el canto de las bacantes! Y los sátiros enloquecidos llegaban ante la diosa madre y a las danzas se unían trienales con las que Dioniso goza.
123 Vimos a Omero tener en las manos la dulçe Ilíada con el Odisía; el alto Virgilio vi que lo seguía Ennio con otro montón de romanos: trágicos, líricos, elegïanos, cómicos, sátiros, con eroístas, e los escriptores de tantas conquistas quantas nasçieron entre los humanos.
Pero no se encontrará ninguno entre los antiguos ni entre los modernos que se aproxime en nada a este hombre en sus discursos y en sus originalidades, a menos de compararle, como he hecho, a él y a sus discursos, a los silenos y a los sátiros, porque me olvidé de deciros al empezar que sus discursos tienen también un perfecto parecido con los silenos que se abren.
Las Bacas y los Sátiros te siguen, 25 y el viejo que con la caña, ebrio, sus titubantes miembros sostiene, y no fuertemente se sujeta a su encorvado burrito.
Vos, altos promontorios, entretanto, con toda la Trinacria entristecida, buscad alivio en desconsuelo tanto. Sátiros, faunos, ninfas, cuya vida sin enojo se pasa, moradores de la parte repuesta y escondida, con luenga esperiencia sabidores, buscad para consuelo de Fernando hierbas de propriedad oculta y flores: así en el ascondido bosque, cuando ardiendo en vivo y agradable fuego las fugitivas ninfas vais buscando, ellas se inclinen al piadoso ruego y en recíproco lazo estén ligadas, sin esquivar el amoroso juego.
La hiedra que ciñe las sienes de los doctos me aproxima a los dioses inmortales; la fría espesura de los bosques y las alegres danzas de las Ninfas con los Sátiros me apartan del vulgo, y si Euterpe no me niega su flauta, si Polihimnia me consiente pulsar la cítara de Lesbos, y tú me colocas entre los poetas líricos, tocaré con mi elevada frente las estrellas.
Solícita Junón, Amor no omiso, al son de otra zampoña, que conduce ninfas bellas y sátiros lascivos, los desposados a su casa vuelven, 1080 que coronada luce de estrellas fijas, de astros fugitivos, que en sonoroso humo se resuelven.
Lesbia había vuelto a llenar su copa de menta, y humedecía la lengua en el licor verde como lo haría un animal felino. -Dice Alberto Magno que en su tiempo cogieron a dos sátiros en los montes de Sajonia.
PAN, y vosotros, SILENOS, FAUNOS y alegres SÁTIROS, danzad en la alfombra de los umbrosos bosques, en tanto que las NEREIDAS, las Náyades, las bulliciosas ONDINAS y juguetonas NINFAS, esparciendo mil aromosas flores, embellecerán con sus cantos la soledad de los mares, las lagunas, las cascadas y los ríos, y agitarán la clara superficie de las fuentes en sus variados juegos." (Se ponen á danzar las musas, las ninfas, las náyades, etc.