sátira


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con sátira: satirico

sátira

(Del lat. satira.)
1. s. f. LITERATURA Composición literaria, en prosa o en verso, de carácter crítico moralizador o irónico, que ridiculiza o censura la realidad cotidiana y a sus personajes. apología
2. Dicho agudo y mordaz con el que se pretende criticar o censurar a una persona o cosa dedicó una sátira al presidente. elogio

sátira

 
f. Composición escrita para censurar acremente o poner en ridículo a personas o cosas.
lit. Discurso o dicho agudo y mordaz, que censura o ridiculiza a alguien o algo. Las principales manifestaciones tienen que buscarse en Grecia: Menipo, Aristófanes, etc. En Roma brillaron en este género Lucilio, Horacio, Marcial y Juvenal. Durante la Edad Media aparece la sátira alegórica y la sátira moral, dirigida a diversas clases sociales. Desde el s. XVII es un género cultivado por un gran número de autores: Quevedo, Gracián, Iriarte, Molière, Voltaire, Ariosto, Alfieri, Huxley, etc., hasta la era moderna, en que destacan figuras como Chesterton o Bertold Brecht.

sátira

('satiɾa)
sustantivo femenino
literatura discurso o composición literaria que critica las costumbres o vicios de alguien para moralizar o como burla Numerosos sonetos de Quevedo son sátiras.
Sinónimos

sátira

sustantivo femenino
Traducciones

sátira

Satire

sátira

satire

sátira

satire

sátira

satire

sátira

sátira

sátira

satyra

sátira

сатира

sátira

讽刺

sátira

諷刺

sátira

Satira

sátira

Satire

sátira

סאטירה

sátira

風刺

sátira

풍자

sátira

Satir

sátira

SFsatire
Ejemplos ?
Vulgaridad insolente E impia ademas de necia, Pues quien á morir camina Por Dios que no representa; Que no hay en ello mas paso De sátira ó de comedia Que el perdon que él da á una turba Que está para él sorda y ciega.
En 1898 se reimprimió, como apéndice, en la obra titulada Flor de Academias. de sus composiciones, no serían desdeñadas por el inmortal vale de la sátira contra el matrimonio.
Alto; somos de palacio; trasnochar, ir a dormir al amanecer, vivir de prisa, y morir de espacio. Si el cielo no lo remedia, la sátira encaja aquí; mas no ha de haber cosa en mí de lacayo de comedia.
4 y 7) vio vestidos a los fieles.” “Avicena, In 2 canone et libro de Viribus cortis dice que el azafrán tiene la propiedad de ensanchar el corazón.” “Si creemos a Herodoto y Pompeyo; pero Temistocles...” De todo esto, se concluye que el espíritu rabelesiano tomó elementos de tres grandes fuentes que lo conformaron: los autores griegos y latinos; los autores bíblicos; el francés Villón, poeta de intensa vida con rasgos irónicos en su obra. Aunque nunca aparece citado, su influencia es clara en su sátira social.
Este virrey, tan apasionado por el cáustico y libertino poeta de las adivinanzas, no pudo soportar que el religioso de San Agustín fray Juan Alcedo le llevase personalmente y recomendase la lectura de un manuscrito. Era éste una sátira, en medianos versos, sobre la conducta de los españoles en América.
Pope «empezó a hablar en versos»: su salud era mísera y su cuerpo deforme, pero por más que le doliera la cabeza, los versos le salían muchos y buenos. El que había de idear La Borricada volvió un día a su casa echado de la escuela por una sátira que escribió contra el maestro.
Hay una pintura del siglo diecinueve en la Galería de Arte que representa una muchedumbre de gente bajo la lluvia, cada uno llevando su paraguas sobre sí y su mujer, y mojando a sus vecinos con el agua que gotea, que él aduce que debe de haber sido hecha por el artista como una sátira de su época." Entrábamos ahora en un gran edificio al cual acudía la gente a raudales.
Y pues quieres titirambos, toma titirambos; es decir, que pues el señor Carnerero exige los mismos grados de lógica y en los mismos términos de una pieza dramática, de una sátira, de un periódico, de una obra de Teología, de un folleto ligero, démosle lógica, y conozcamos que de su artículo número 35 se infiere que discurre de este modo para defender al Correo y acriminar al Duende.
Su poesía escasa de imaginación y entusiasmo en la oda, sin vivacidad ni soltura en la sátira, solamente es recomendable por la pureza del estilo y de la dicción, libres enteramente de los vicios monstruosos, que entonces inundaban la Poesía y Eloqüencia.
En el libro tercero, que ya finalmente lleva el nombre del autor, pues los anteriores habían sido atribuidos a uno autor llamado ALCOFRIBAS NASIER y que no era otra cosa que un anagrama de Francois Rabelais, la sátira se encuentra en torno al tema del matrimonio.
Si las quieren a sus damas lo más que les dan es un soneto o unas octavas, y si las aborrecen o las dejan, lo menos que les dejan es una sátira.
El primer satírico de quien, rastreando en la oscuridad de los tiempos, hallamos fragmentos, es Aristófanes, que en sus Nubes, sátira dialogada e informe, más bien que comedia, se propuso ridiculizar nada menos que a uno de los primeros filósofos de la antigüedad, el divino Sócrates.