sáfico

(redireccionado de sáficos)

sáfico, a

(De Safo, poetisa griega.)
1. adj. POESÍA Se aplica al verso griego o latino que se compone de once sílabas distribuidas en cinco pies.
2. POESÍA Se refiere a la estrofa que está compuesta de tres versos de este tipo y uno adónico.
3. POESÍA Se aplica a la composición formada por estrofas de esta clase.
4. POESÍA Se aplica al verso de la poesía española que consta de once sílabas, cuyo acento métrico recae en la cuarta y octava sílaba.
5. POESÍA De dicha poetisa griega.
6. Del safismo o lesbianismo.

sáfico, -ca

 
adj.-m. métr. Díc. de cierto verso de la poesía clásica.
métr. Díc. del endecasílabo de la poesía española acentuado en la cuarta y octaba sílabas.
Ejemplos ?
La estrofa sáfica, denominada así en honor a Safo, se compone de cuatro versos, los primeros tres son endecasílabos sáficos, mientras que el último es un pentasílabo que recibe el nombre técnico de adónico.
llegó el momento) La resolución (¿Nunca de blanda paz y de consuelo) Los recelos (¿Por qué, adorada mía) Niágara (Templad mi lira, dádmela, que siento) Oda a la noche (Reina la noche: con silencio grave) Oda al cometa de 1825 (Planeta de terror, monstruo del cielo) Sáficos (Dulce memoria de la prenda mía) Vuelta al sur (Vuela el buque...
Y en brazos de los Césares dormía, al rumor de los sáficos de Horario, enervada y tranquila, cuando sintió tronar en el espacio el rudo casco del corcel de Atila!
on las sedas de Persia mal velados el seno impuro y la marmórea espalda, y al par mustios y ajados el color de la tez y la guirnalda, que en el festín ciñó, de húmeda yedra, la matrona del Lacio, las rosas ve con que el umbral de piedra cubre de su palacio cada noche el amor, de su honra insulto; mézclase al coro de los himnos griegos, que a Isis consagra el vergonzoso culto, y murmurando sáficos de Horacio, del circo acude a los sangrientos juegos o ama del foro el popular tumulto.
Todo lo que puede desgastarse con el uso, ¿no era ya desde un principio torcido o romo? : Los poemas sáficos tienen que ser desarrollados y hallados.
Dio además en el artificio de encerrar en setenta y nueve versos sáficos las setenta y nueve ciudades españolas que disponían de ceca, esto es, derecho de acuñar moneda, e imprimió el texto en Bolonia el 21 de noviembre de 1781; cuatro años después se reimprimió en Valencia.
En la literatura española el género fue aclimatado por Esteban Manuel de Villegas en el siglo XVII, imitando la métrica de los sáficos adónicos con una combinación estrófica de rima libre en tres versos endecasílabos y un pentasílabo.
Sus hazañas fueron incluso objeto de inspiración literaria para escritores cultos y eruditos, como lo demuestra el Carmen Campidoctoris, un himno latino escrito hacia 1190 en poco más de un centenar de versos sáficos que cantan al Campeador ensalzándolo como se hacía con los héroes y atletas clásicos grecolatinos.
Las dos obras son polimétricas: están escritas en metros y estrofas muy variados, desde el verso suelto de once y siete sílabas, hasta sáficos, liras, sextinas y sonetos.
Maneja las sílabas cuantitativamente y usa metros sáficos, adónicos, anacreónticos, etcétera, en lugar de las formas corrientes en español.
Es conocido sobre todo por sus obras históricas sobre el Delfinado, siendo la primera obra sobre la historia del Delfinado que ha sido publicada, así como por siete diálogos sáficos y eróticos titulados L'Académie des dames, ou les Sept entretiens galants d'Alosia («La academia de las damas o los sitete diálogos galantes de Alosia»).
«L'Escarmouche» («La Escaramuza») o preparación para el matrimonio. «Tribadicon» («El amor como en Lesbos») que inicia en los placeres sáficos.