sábana

(redireccionado de sábanas)
También se encuentra en: Sinónimos.

sábana

(Del lat. sabana < gr. sabanon, toalla de baño.)
1. s. f. Pieza de tela que, junto con otra de la misma clase, cubre la cama y entre las que una persona duerme o se arropa puso unas sábanas blancas bordadas.
2. RELIGIÓN Sabanilla de altar.
3. HISTORIA Manto que usaban los hebreos y otros pueblos orientales.
4. sábana bajera La que se pone sobre el colchón.
5. sábana de agua Lluvia muy densa.
6. sábana encimera La que cubre el cuerpo.
7. sábana santa RELIGIÓN Aquella en que envolvieron a Cristo para ponerlo en el sepulcro, según los textos bíblicos.
8. pegársele a alguien las sábanas coloquial Levantarse más tarde de lo que debe o acostumbra se le deben haber pegado las sábanas, porque se retrasa mucho.

sábana

 
f. Cada una de las dos piezas de lienzo que se ponen en la cama para colocar el cuerpo entre ambas.
Manto que usaban los hebreos y otros pueblos de Oriente.
Pegársele a uno las sábanas. fig. Levantarse más tarde de lo que debe o acostumbra.

sábana

('saβana)
sustantivo femenino
cada una de las piezas de tela que se colocan en las camas para dormir entre ellas cambiar las sábanas
quedarse dormido o remolonear hasta tarde Se le pegan las sábanas y llega siempre tarde al trabajo.
Sinónimos

sábana


pegársele las sábanas locución dormirse, hacerse el remolón.
Traducciones

sábana

שק שינה

sábana

シーツ

sábana

laken

sábana

lençol

sábana

lakan

sábana

drap

sábana

prostěradlo

sábana

lagen

sábana

lakana

sábana

plahta

sábana

시트

sábana

ark

sábana

ผ้าปูที่นอน

sábana

çarşaf

sábana

chăn

sábana

被单

sábana

SF
1. [de cama] → sheet
la Sábana Santa de Turínthe Holy Shroud of Turin
encontrar las sábanasto hit the hay
se le pegan las sábanashe oversleeps
ponerse en la sábanato strike it lucky
sábana de aguasheet of rain
2. (Rel) → altar cloth
3. (= dinero) → 1000-peseta note
media sábana500-peseta note
sábana verde1000-peseta note

sábana

f sheet, bedsheet
Ejemplos ?
Un momento mis ojos encontraron los ojos de la niña, que asustados y compasivos, se alzaban de mi brazo amarillento donde se veía el cárdeno agujero de la bala. Sor Simona le advirtió en voz baja: —Maximina, que pongas sábanas de hilo en la cama del Señor Marqués.
De sus rebujadas sábanas por entre los claros hilos, veían sus ojos tranquilos el mágico resplandor de la mística aureola que la cabeza circunda, y el alma de luz inunda de los santos del Señor.
La noche se cubría con las blancas sábanas del amanecer para dormir indifente ante al glamuroso día que como siempre llegaba temprano y frígido.
Respondió él riendo: “¡Hideputa!” Yo, aunque bien mochacho, noté aquella palabra de mi hermanico, y dije entre mí “¡Cuántos debe de haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a sí mesmos!” Quiso nuestra fortuna que la conversación del Zaide, que así se llamaba, llegó a oídos del mayordomo, y hecha pesquisa, halloóe que la mitad por medio de la cebada, que para las bestias le daban, hurtaba, y salvados, leña, almohazas, mandiles, y las mantas y sábanas de los caballos hacií perdidas, y cuando otra cosa no tenía, las bestias desherraba, y con todo esto acudía a mi madre para criar a mi hermanico.
Con fama de mujer apasionada, que al éxtasis trasladas al afuerino; que entre tus piernas bien proporcionadas, dejó escapar algún suspiro. La noche de Valparaíso es intensa, entre las sábanas de un prostíbulo, donde un amante de una hora.
«Enterado, enterado», pensó el 36, ya entre sábanas; y se figuraba que la hora, sonando con aquella solemnidad, era como la firma de los pagarés que iba presentando a la vida su acreedor, la muerte.
Para él todos los tiempos del año le eran dulce y templada primavera; tan bien dormía en parvas como en colchones; con tanto gusto se soterraba en un pajar de un mesón, como si se acostara entre dos sábanas de holanda.
Pisé ricas alhombras, ahajé sábanas de holanda, alumbrábame con candeleros de plata; almorzaba en la cama, levantábame a las once, comía a las doce y a las dos sesteaba en e l estrado, bailábanme doña Estefanía y la moza el agua delante.
Llevónos a un aposento estrecho, en el cual había dos camas tan juntas que parecían una, a causa que no había espacio que las dividiese y las sábanas de entrambas se besaban.
En una mesita situada al pie de una gran cama con dosel cubierto de tela estampada con personajes que representaban a turcos, había dos cubiertos con vasos de plata. Se percibía un olor a lirio y a sábanas húmedas que salía del alto armario de madera de roble situado frente a la ventana.
Todo eso, por fortuna, más aseado que lo de los mejores hoteles del mundo, probablemente. Las sábanas gruesas de la cama huelen a campo y los muebles relucen como acabados de barnizar.
Hubiera querido conocer sus vidas, penetrar en ellas, confundirse con ellas. Pero temblaba de frío. Se desnudó y se arrebujó entre las sábanas, contra Carlos, que dormía. Hubo mucha gente en el desayuno.