Ejemplos ?
a Quebrada de Llanganuco es un desfiladero de alta montaña, de origen glaciar conformado por las doslagunas enlazadas: Orconcocha y Chinancocha, flanqueadas por los montes nevados Huascarán, Huandoy, Pishqo, Chacraraju, Yanapaccha y Chopicallqui (Cordillera Blanca), el sendero de María Josefa y la Quebrada Demanda, formando parte del Parque Nacional Huascarán y la Reserva de la biósfera del Huascarán, localizados en la Provincia ancashina de Yungay en el Perú. Su nombre provendría de las voces de Runa Simi I llanka: color de jaspe, piedra verdusca y uku: interior, fondo.
El nombre huallanca, ya castellanizado en su escritura, procede de la voz wallanka (Opuntia Sp.) del Runa Simi, que denota una planta cactácea.
En Santiago del Estero actualmente una parte de la población habla un dialecto del quechua sureño (o runa simi) llamada la quichua.
La producción literaria del período prehispánico en el territorio centro-andino (que abarca territorios de las actuales repúblicas de Perú, Ecuador, Bolivia y Chile), está especialmente vinculada al Imperio de los Incas, siendo su principal vehículo de transmisión el idioma quechua o runa simi, que los incas impusieron como lengua oficial.
Navidad del niño Jesús, se celebra el 24 de diciembre con una misa en la cual participan sus danzas típicas como: los pastores de Belén, pastores del Niño ayacuchano, de ángeles, pastores: llamados cataymi (runa simi: qataymi = 'es la techada').
Los ingredientes varían según las regiones o localidades, respecto al chairo cusqueño leemos en el diccionario quechua castellano La palabra chairo está registrada en diccionarios del idioma aymara y en diccionarios del Runa Simi (quechua), como chayru, con significado de sopa, con ingrediente nuclear: chuño.
De este modo los lípe y los chicha están más transculturados por los quechuas -entre los principales rasgos de esta transculturación se destacan el uso del idioma runa simi y la celebración de ciertas festividades procedentes de los Andes Centrales (tantanakui, fiesta de la pacha-mama, tinkunaku, corpachadas etc.).
Juríes o Xuríes fue la trascripción que los españoles hicieron de la palabra quechua o runa simi surí, que en ese idioma es el nombre que se le da al ñandú, mote despectivo que los quechuas durante su invasión dieron a los pueblos lule y toconoté, los lules habitaban la mayor parte de la actual provincia de Tucumán, ubicándose los toconoté en el oeste de la provincia de Santiago del Estero.
Sin embargo se explica fácilmente el uso de la toponimia quechua -generalmente hibridada con el castellano- (en las sierras de Córdoba y San Luis etc.) porque los misioneros católicos usaron frecuentemente el runa simi o quechua como lengua vehicular o en todo caso como lengua general en casi todo el Cuyo, Noroeste Argentino y las Sierras Pampeanas.
Tiene una campiña que produce maíz, cebada, poroto (hacha pushku en quechua), trigo, cebada, alfalfa; manzana, naranja, durazno, lima, limón, higo, capulí,tuna, guayaba, entre otras frutas; molle, espinares, quichi, (kitsi en Runa Simi) huarango (waranqu), carrizo, la planta huillca; árboles como flor de mora y eucalipto desde 1965, aproximadamente.
Sin embargo, esta lengua o lenguas está virtualmente indocumentada y actualmente en el territorio que habitaban abunda la toponimia en runa simi o quechua; esto debido a que los conquistadores españoles desde el siglo XVI impusieron el runa simi (dialectizado) como lengua general para comunicarse con las muy diversas etnias aborígenes ubicadas en el Cuyo, Córdoba, Santiago el Estero, y Noroeste Argentino.
Tolkien para ambientar las historias de su legendarium; o a el runa simi, o quechua sureño, una lengua indígena de Sudamérica empleada por unos siete millones de personas en el sur del Perú; el hatun runa, la denominación de la clase social del pueblo trabajador en el antiguo imperio Inca; las runas armanen, un conjunto de runas ideadas como oráculos en 1902 por el ocultista y místico regeneracionista del paganismo germánico Guido von List; la freguesía de Runa, en Torres Vedras (Portugal); el río Runa, antigua denominación del río Arga, que cruza la ciudad de Pamplona; o a Runa (2003), novela del escritor argentino Rodolfo Fogwill.