rumoroso

(redireccionado de rumorosos)
Búsquedas relacionadas con rumorosos: Eduardo Pondal

rumoroso, a

adj. Que produce rumor el viento rumoroso mecía las hojas de los árboles.

rumoroso, -sa

(rumo'ɾoso, -sa)
abreviación
que produce rumor Con su voz rumorosa le cantaba a los niños para dormirlos.
Traducciones

rumoroso

loud

rumoroso

ADJ (liter) → murmuring; [arroyo] → babbling
Ejemplos ?
De especial relevancia en la diáspora gallega, mostró durante los años que permaneció en Buenos Aires un compromiso constante con la comunidad gallega, que se reflejó en muchos aspectos de su obra y en su participación como director de diversas agrupaciones corales, como el coro Os Rumorosos do Centro Betanzos de Buenos Aires, el coro Alborada da Casa de Galicia de París, el Coral Rosalía de Castro de la Asociación Galega y los coros del Centro Gallego de Buenos Aires.
En 1946, aproximadamente, se hace cargo de la dirección de la Coral Polifónica Os Rumorosos del Centro Betanzos de Buenos Aires, cargo que desempeñó durante más de treinta años.
ni las noches románticas de julio, magníficas, espléndidas, cargadas de silencios rumorosos y de sanos perfumes de las eras; noches para el amor, para la rumia de las grandes ideas, que a la cumbre al llegar de las alturas se hermanan y se besan...
Gracias a mí, sus oídos se inundaron de música, en el Teatro Real y en los conciertos, y su vista gozó de las playas orladas de espuma y de los bosques rumorosos, cuando la hube enviado a veranear, porque la encontraba paliducha y decaída.
Por las tardes, juntos, entre sus maizales rumorosos mientras los papeles hinchaban el surco en una fecundación pródiga y hermosa, y la tierra se rajara y sus venas crecieran sobre el fruto que se hinchaba, ellos, bajo la paz honda del cielo, adorarían al Sol y bendecirían al Inca que tanta felicidad dispensaban.
Esto es grave porque añade tensiones irracionales y específicas a procesos generales que ocurren en todo el mundo, que están ocurriendo ahora. Que no se asuste o disminuya nuestra voluntad ante la magnitud de los problemas ni la anulen egoístas, violentos o rumorosos.
Quizá en la opulenta Europa, incógnito transeúnte, en rumorosos paseos, entre inmensa muchedumbre, con miradas distraídas a tu lado pasar pude; ¡y nada me dijo el alma y tu presencia no supe!
speras Asturias, que os alzais gallardas a la vera vera de la mar salada; olas turbulentas, férvidas resacas que azotáis sus rocas y laméis sus playas; bosques rumorosos, prados de esmeralda que sacude el viento y acaricia el aura; valles apacibles, rígidas montañas, pinos de sus cumbres, flores de sus faldas: desde las llanuras por el sol tostadas, de aridez cubiertas, de verdor escasas, donde Manzanares, entre arenas pardas, su raudal mezquino bebe a Guadarrama, peregrino errante vine a esta comarca, sin vigor, sin fuerza, sin quietud, sin calma.
Ni tu espejo, río, empaña, Ni enrojecen tus cristales ::Rumorosos, Ya el caballo de campaña, Ni la sangre de guerreros ::Generosos; Ni ya turbantes, ni escudos Arrastran al mar soberbio ::Tus corrientes, Ni los puñales agudos De Toledo, y la corazas ::Esplendentes.
Al llegar al predio donde están los saltos del Tabay, una tupida vegetación recibe a los visitantes, con los más diversos y añosos ejemplares, enormes árboles y plantas autóctonas, donde se respira el ambiente selvático único de la tierra colorada, para luego asombrarse con el esplendoroso espectáculo de los numerosos saltos rumorosos, despeñándose sobre las piedras en cascadas de espumas y borbollones, atrapando por su magnificiencia en un espectáculo multicolor al visitante más indiferente o al ávido turista.
El potencial turístico de San Rafael del Paraná es importante, y las bellezas naturales de la zona ofrece un marco adecuado para la sana expansión al aire libre, a orillas de rumorosos arroyos de lecho de piedra, algunos rápido, y el caudaloso Río Paraná en cuyo caudal numerosas especies de peces constituyen una atracción para los amantes de la pesca deportiva, deportes acuáticos y navegación.
El motivo central del himno es que Galicia despierte de su sueño y emprenda el camino hacia la libertad, escuchando, para ello, la voz de los rumorosos pinos, que simbolizan al pueblo gallego.