ruiseñor


También se encuentra en: Sinónimos.

ruiseñor

(Del occitano rossinhol < lat. vulgar *lusciniolus < lat. luscinius.)
s. m. ZOOLOGÍA Ave paseriforme de plumaje pardo intenso en el dorso y blancuzco en el vientre, cola de color castaño, con un canto muy rico y variado en los machos.
NOTA: Nombre científico: (Luscinia megarhynchos.)

ruiseñor

 
m. zool. Ave paseriforme (Luscinia megarhynchos); de plumaje pardo rojizo, notable por la belleza de su canto. Se alimenta de insectos.

ruiseñor

(rwise'ɲoɾ)
sustantivo masculino
pájaro de plumaje rojizo y canto muy melodioso El ruiseñor canta hasta bien entrada la noche.
Sinónimos

ruiseñor

sustantivo masculino
filomela, filomena.
Filomela y filomena son términos usados poéticamente para designar el ruiseñor.
Traducciones

ruiseñor

nightingale

ruiseñor

Nachtigall

ruiseñor

rossignol

ruiseñor

usignolo

ruiseñor

夜莺

ruiseñor

夜鶯

ruiseñor

ナイチンゲール

ruiseñor

나이팅게일

ruiseñor

Nightingale

ruiseñor

SMnightingale
Ejemplos ?
Dame una voz que por amor arranque su secreto a las ondas encantadas; para encender su faro sólo pido aceite de palabras. "Sé ruiseñor!", dice una voz perdida en la muerta distancia.
-Si la tetera se niega a cantar, que no cante -dijo-. Ahí fuera hay un ruiseñor enjaulado que sabe hacerlo. No es que haya estudiado en el Conservatorio, mas por esta noche seremos indulgentes.
¡Qué bien canta el ruiseñor!” Aquella canción le venía constantemente a la lengua, y ésta era la que cantaba y silbaba en la noche de luna en que, cabalgando por la honda garganta, se dirigía a Weimar a visitar a Molly.
En el mismo momento cantó un pajarillo en el zarzal y le vino a la memoria la vieja trova: - “¡Frente al bosque, en el valle tandaradai! ¡Qué bien canta el ruiseñor!” En la ciudad de su infancia se despertaron multitud de recuerdos que le arrancaron lágrimas.
La oropéndola da un denso grito de su garganta, tan musical que parece una esquirla arrancada al canto del ruiseñor, un son breve y súbito que un instante llena por completo el volumen perceptible del bosque.
Y no reflexionan que no hay pájaro que cante cuando tiene hambre o frío o sufre por cualquier otra causa, ni siquiera el ruiseñor, la golondrina ni la abubilla, de los que se dice que su canto no es más que un efecto del dolor.
Cuando el álamo pomposo Levantó tan orgulloso Su cabeza, Todas las aves del valle Bajaron á celebralle Su grandeza. Cuando por tierra caído, Solo el siniestro graznido Del búho entorno se oía: ¿Qué se hacía el ruiseñor Con sus cantares de amor?
Tiéndelas, pues, ¡oh pensamiento mío!, por la región divina y encantada de la imaginación, y el dulce pío róbale al ruiseñor, que al son del río da al viento su canción enamorada.
Busca, pues, el sosiego dulce y caro, como en la oscura noche del Egeo busca el piloto el eminente faro; que si acortas y ciñes tu deseo dirás: "Lo que desprecio he conseguido; que la opinión vulgar es devaneo." Más quiere el ruiseñor su pobre nido de pluma y leves pajas, más sus quejas en el bosque repuesto y escondido, que agradar lisonjero las orejas de algún príncipe insigne, aprisionado en el metal de las doradas rejas.
las penas que suspira por la noche el ruiseñor y el rayo de la luna sobre el aura temblador, no vierten un igual encanto para mí que el beso de tus labios de coral.
Dos mujeres y un viejo con velones de plata le salen al encuentro. Los chopos dicen: No. Y el ruiseñor: Veremos. SEGUNDA LAGUNA Bajo el agua siguen las palabras.
Si duermes, que tu sueño arrullen las palomas; si velas, que a tu reja te cante el ruiseñor; y que las brisas llenen tu camarín de aromas, y tu alma mis cantares de fe, de paz y amor.